Camilo José Vergara: Retrato del olvido y la marginación en Estados Unidos

 Camilo José Vergara es un fotógrafo de origen chileno que posee un talento preciso y reflexivo, mediante el arte y la sincronía de su obra, escogió a Estados Unidos como su objeto de inspiración para contemplar los puntos más desolados y antagónicos del país. Su proyecto se nutre de diversas cuestiones como son la reflexión y la gran cantidad de detalles enmarcados en cada fotografía.

 Logró presentar su trabajo en el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York en el 2013, proyecto que mantuvo su atención sobre los lugares más afectados por la pobreza en sus distintas variantes, encargándose de reflejar la precariedad de algunas zonas en específico y el panorama de región a región, y aunque todas las áreas que se presentaron en su trabajo contaban con la etiqueta en torno a la vulnerabilidad; todas mantenían la singularidad de sus pasos, de su dolor y de su sueño por mejorar algún día esos paisajes desoladores que parecían traídos de una triste película.

bifurcaciones
Crédito:Revista Bifurcaciones en línea.

 Marginación y segregación son los dos padecimientos claves que sufren los sitios plasmados en cada fotografía, cada uno mantiene hasta el más recóndito detalle de su motivo de ser y de parecer. En su recorrido detalla la transformación de cada lugar en su anhelada búsqueda por pertenecer al modelo de desarrollo que impera en el país, donde centro y periferia buscan mezclarse, pero como ajenos se tratan de despedir; porque periferia no cumple los requisitos: Es el excluido.

 En el trabajo del fotógrafo, se refleja que la pobreza no solamente afecta a las zonas estrictamente rurales, sino que también hace su aparición en las zonas urbanas y paradójicamente algunas de sus ciudades son las que más enfatizan las diferencias entre ricos y pobres.

tumblr_n6hwe0iStc1smsd90o2_1280
Crédito:Tumblr.
domusweb
Crédito:Domus Web.
5455_1vergara_eastnysubwayyard198
Crédito:Tumblr.

 La intencionalidad de su trabajo es dar a conocer el hecho que muestra la forma en que se trata de vincular la necesidad con el progreso; donde la trama del paisaje resulta altamente rica en contenido e ilustración.

 Adjetivos calificativos como desolador, triste y sórdido forman parte de un conjunto que logra percibirse en dos palabras: Profunda desesperanza. Casas en ruinas, basura, parques que ahora son cenizas del recuerdo; abruman al espectador que logra captar el mensaje: Un abismo gris.

 La reflexión que se ofrece es dura y a la vez se encuentra cargada de detalles únicos e irreverentes; la toma habla por sí sola: Encarna vida al vincular los desafíos del desarrollo en ciudades como Los Ángeles y Chicago. La sobriedad y pulcritud con las que se manejaron las fotografías, fueron los dos elementos primordiales para darle a la escena lo que necesitaba; la triste y fatídica realidad en el país más próspero en cuanto a progreso se refiere.

 Ya no sólo se reflejaba la pobreza de un individuo, ahora se incluye la miseria de toda una población que sufre las fuerzas caóticas que le impiden adecuarse a un nivel de vida óptimo y que a la vez, busca salir del engranaje de los tabúes y limitaciones. Su gran impedimento es el no poder vincularse a un mundo que no le permite ser, sino solamente aparentar.

 Supuestamente, problemas como la exclusión no formaban parte del panorama de Estados Unidos pero en éste proyecto se demuestra absolutamente todo lo contrario. Si algo padece dicho país, es la ignorancia del dolor y el aullido de sus espacios más olvidados y censurados.

 Como dijo el propio artista:

Mi trabajo no consiste en tomar imágenes de cosas bonitas. Yo no creo belleza, yo creo historias.

 Y la historia se cuenta de varias maneras, pero la más importante es la real y la circunstancial que da pauta a la valoración de los hechos y los cuestionamientos.

 La desigualdad ya no sólo se estima mediante diversos indicadores, ahora también se ve a cualquier hora del día, plasmándose en cada rincón de las ciudades retratadas. No abunda la fraternidad entre zonas, sino más bien la indiferencia se presenta al mundo para hacer de cuenta…Aquí no pasa nada.

 Crea vida, vincula realidad, plasma singularidad y perseverancia, pero también retrata esperanza por llegar a pertenecer a un lugar que parece haber olvidado a su gente más necesitada: los pobres. Los marginados que sufren día a día el exilio en que su propia gente los ha sumergido. Realidad o mito, en dicho proyecto se demuestra que la falsedad no tiene cabida.

Originally posted 2014-08-28 14:41:43. Republished by Blog Post Promoter

Reflexión en torno a “Los Nadies” de Eduardo Galeano


los-nadies
Crédito: Fragmentos de vida.

¿Sabes quiénes son los nadies? ¿Por qué son llamados de esa forma? Los nadies son aquellos a quienes los burgueses han olvidado, los que tratan de salir del calabozo en el que la sociedad los ha inmiscuido y cercado, ellos son el retrato de un corazón blando y casto, sin titubeo alguno, que entregan su vida para dar paso a la creencia de un nuevo orden de inclusión, donde ellos puedan ayudar a los incoherentes en una ardua reflexión.

 Los incongruentes son esos que desprestigian la labor social, los que se esconden bajo el dinero para olvidar todo lo que han propiciado… los que venden patrias por privatizar a diestra y siniestra lo que con tanto esmero trabaja el pueblo día a día; ellos (los incoherentes) deberían de ser los nadies, porque en realidad tienen el deseo de hacer pedazos cada retrato de una nación que sufre.

 Esos que se atreven a llamar “nadies” a los que de verdad han cosechado frutos y esperanzas para un mundo tan frío y ambivalente, deberían mejor de callarse antes de señalar al que de verdad planta semillas en todos los jardines del país, ya que llegan solamente a pisar lo que con tanto esfuerzo se trató de nutrir y hacer crecer. Reciben ese nombre los nadies, porque los egoístas (los verdaderos nadies) piensan que el mundo debe de no temblar ante lo que pase y seguir su rumbo, les aterra pensar que el cambio está cerca. ¿A quién le aterra ese cambio? A los privilegiados, a los que explotan, a los que matan y aniquilan sueños en todos los sitios de un país consternado y sumiso. La subordinación es el alimento principal de los que corrompen y sustentan su beneficio propio, a costa de la benevolencia de los castigados, de los desprestigiados… de esos que se les niega entrar a un hotel de lujo sólo por no cumplir el protocolo de vestimenta. ¿Qué garantizan unos zapatos de marca? Seguramente, la falta de criterio y un gran grado de estupidez humana, que se convierte en heces fecales que deambulan en cada uno de sus corazones –si es que tienen aún–.

nadie-podra-matarte-en-mi-alma_large
Crédito: Blog Surrealista.

 Sobrevaloran un mundo de ostentosidad, celebran la hipocresía, construyen mansiones para ir a derrochar el dinero que trabajaron los nadies, porque a ellos nada les costó; o fue herencia o fue explotación, no hay otra explicación sensata al respecto. Residenciales de ensueños…corazones muertos en vida, automóviles fuera de órbita…soledad que rompe motores, bolsos de pieles…botox en todo el cuerpo; todo tiene un porqué para los que se atreven a llamar nadies a los que labran la tierra, pensando que el fruto será hermoso. Porque las manzanas que los portentosos comen es gracias a que el oficio lo sabe desarrollar el que ama la vida, no el que ve signos de pesos en todas las cosas habidas y por haber.

 ¡Pobretones los ricos! ¡Ricos los pobres! Gran dilema. Los burgueses con desdichados y fríos, soledad es su vía y su muerte es el dinero. Los ricos paradójicamente son los nadies, con un gran corazón y sabiduría para ver la vida, ellos son gratamente nutridos por el alba, y son los dueños de las esperanzas de este frívolo planeta… los nadies son ricos, más millonarios que Carlos Slim y Bill Gates. Los que prenden chispan y colores al panorama, merecen una alegría infinita, ya que no criminalizan, no acusan..sólo viven para luchar y constatar que no todo se ha desquebrajado como los poderosos quieren hacernos saber. Dejen de mentir señores acaudalados, el dinero brilla para ustedes, a nosotros (los nadies) no nos importa, es más, nos vale un sorbete si siguen acumulando. La mente y el corazón se pudre de tanto codiciar… anoten.

diez
Crédito:Fotolog.

 Cara con la belleza de la aceptación y de la creación; los que poseen este tipo de rostro son los que hacen de la naturaleza su vínculo primario, mientras que si la nariz, los labios y los pómulos se ven fuera de contexto, seguramente fueron víctimas los que esperan con ansiedad, el hacer cambios para poder pertenecer a los que todo el tiempo se burlan de los nadies. ¡Qué horror! ¿Tener que ser miembro de los burgueses a costa de tu libertad humana?  Ése podría ser el gran error que de muchos que sólo piensan en la faramalla y en la altura de unos zapatos que muchas de las veces no son ni del color que les gusta. Mercenarios del sueño del nadie, pero conversadores de la gran obviedad del mundo: La perdición. 

 ¿Quiénes son ellos para llamar a los nadies de esa manera? Son los burgueses los que exprimen el último limón del huerto, para deleitarse con sus manjares, mientras que el desdichado espera a que comparta tan sólo una cuarta parte de medio limón; eso nunca sucede, y es cuando más fuerte tiene que trabajar el oprimido, de lo contrario, se le despide y sin prestación.

 Miseria en el corazón, dinero en la mente y los bolsillos, marcas y presunciones de aquí para allá, revistas que presumen del chico más codiciado entre la oligarquía… ¡Qué flojera! ¿Eso es el mundo? Para el 80% tal vez, para el otro 20% la vida se expresa con colores que muestren el legado de la historia y la formación de cada estrella, esa es la existencia. Todos nos vamos, el dinero se queda, el corazón también tiene que partir. Los nadies se tranquilizan porque amaron con todo el poder, los otros, no se sabe, porque vivieron de la pretensión misma.

Originally posted 2014-12-08 10:05:54. Republished by Blog Post Promoter