Ciclo de Cine Express: Distorsión Masiva

Por Abraham Bojórquez

@abrahambr

Hace algunas semanas publicamos un Ciclo de Cine Express sobre las telecracias, término utilizado para referirse a las intervenciones de las grandes corporaciones mediáticas en la vida democrática de las naciones. Hoy presentamos otro dedicado a producciones que estudian las tácticas y los efectos de la manipulación mediática a gran escala.

En Estados Unidos los grandes emporios de la comunicación han desarrollado métodos y fijado estándares en el arte de la tripulación de la información. En aquel país, los medios se han alineado con uno u otro lado del simplista teatro político que las élites administran. Sin embargo, en todos los casos, las lealtades ideológicas de estas empresas terminan en donde empiezan los intereses de los magnates que las poseen. Este modelo ha sido replicado por todo el mundo.

Más grave aún: por obvios motivos, los abusos e ilegalidades que estos medios cometen sólo son cubiertos por aquellos valientes medios independientes cuyo alcance no se compara con la convocatoria masiva de los grandes. Es decir, que los medios masivos de comunicación se han convertido en entidades todavía más impunes que la clase política, debido a que recae en sus manos el paso de la información hacia las multitudes.

Críticos como Noam Chomsky han señalado por años estas fundamentales grietas en el sistema de libertades en el que supuestamente vive la gente en la mayoría de los países industrializados. Sin embargo, los enormes poderes mediáticos mantienen estas críticas en la total oscuridad, y sólo cuando los hechos se filtran y se ven comprometidos se limitan a desmentir y administrar sedantes informativos a su audiencia.

Psywar es un documental que analiza la simbiosis entre los medios masivos y los poderes políticos para presentar como información y hechos lo que en el fondo es propaganda e ideologías diseñadas. (en inglés sin subtítulos)

Weapons of Mass Deception hace un recuento de la justificación mediática de la invasión estadounidense a Iraq en el año 2003. Aunque convincente en su momento, a la distancia los discursos y posturas que pretendían demostrar la validez de la invasión rayan en el absurdo. (en inglés sin subtítulos)

Manufacturing Consent es una revisión de la obra de Noam Chomsky, escritor, académico y filósofo que por años se ha ubicado en la esquina disidente de la ideología yanqui. Chomsky es sin duda el principal crítico de los engaños de los que son presa los ciudadanos ingenuos a mano de los grandes medios. (en inglés con subtítulos en español)

Originally posted 2012-11-14 20:00:08. Republished by Blog Post Promoter

Tiraje de nada

Alguna vez me contaron un chiste. En un principio me dio risa, ya después, no tanto.

El problema de que un chiste sea reflejo de una parte de la realidad es que, con el tiempo, ya no nos cause tanta gracia.

El chiste: ¿Qué habría pasado si Kafka hubiera nacido en México?

La respuesta: Hubiera sido naturalista…

Espero la mayoría haya entendido. Si no es así, quizá formen parte del chiste.

Bueno, el punto es que así es; en México reina el absurdo, y eso nos parece chusco. Que ocurrencias– dicen. Porque sólo aquí, 4 carriles se convierten en 1; el dinero no alcanza para arroz, frijoles y tortillas, pero lo que nunca falla, es el refresco de cola de 2 litros en al mesa; no hay para los útiles escolares; sin embargo, se debe ser fiel al equipo y nunca faltar al partido. Gane o pierda, nos vamos a celebrar. No importa, yo invito-dicen.

 Y si juega la selección, ni se diga. Ahí se va todo el orgullo nacional. Se compran las veladoras, se uniforma al Niño Jesús dirigiendo las plegarias a la victoria del equipo. Dios mientras ganemos- dicen. Si ganamos, todos somos “México lindo y querido”; vivan los héroes que nos dieron patria. Pero si pierde, dejamos de ser uno solo y sólo pierden ellos.

 Así somos. ¿Será acaso que nos hemos vuelto un producto de la cultura popular diseñada por el Estado e implantada por los medios? Para fines nuestros, es importante agregar a otro “presunto causante” de tan atinada maldad: aquellas editoriales (que lejos de cultivar, producen pura cosa transgénica).

 Los medios de difusión masiva son los encargados de la formación, consolidación y deformación de la cultura. La formulación y reformulación del orgullo nacional se basa en dos constantes que encontramos adheridas a nuestro país: religión, fútbol y vacuidad artística contemporánea –a lo que Lipovetsky denominaría nonsense-.

“El arte es la forma más intensa del individualismo que el mundo ha conocido.”Oscar Wilde

 De tal manera, nacen las figuras, ídolos o iconos populares, ya sean religiosos, deportivos, artistas. Algunos (sino es que la mayoría), dependen enteramente de la circulación que se les de en los medios para seguir a la cabeza, dando de qué no hablar (porque, ciertamente, no hay mucho que decir). Mientras, el pueblo depende de ellos, de lo que digan (que no es nada) o lo que se diga (volvemos a lo mismo) de ellos.

“A cada generación le gusta reconocerse y encontrar su identidad en una gran figura mitológica o legendaria que reinterpreta en función de los problemas del momento.” Gilles Lipovetsky

 Para Carlos Monsiváis, la creación del criterio surge a partir de la variedad de puntos de vista. Cierto. Las opiniones enriquecen nuestro conocimiento, nos pone a prueba frente a nuestros argumentos; lo pueden reforzar o bien, tenemos la oportunidad de cambiar el cuadro. ATENCIÓN: las conversaciones fértiles no atentan en contra del receptor. Diría Sabines “no quiero convencer a nadie de nada”.

“Que cada uno llegue a la verdad por sus propios pasos, y que nadie le llame equivocado o limitado (¿Quién es quién para decir “esto es así”, si la historia de la humanidad no es más que una historia de contradicciones y tanteos y de búsquedas?)” Jaime Sabines

 Nuestro criterio surge tras disponer de las opiniones expuestas, principalmente, por parte de las empresas que forman duopolios televisivos, y también, de la falsa literatura tras el sello de un best-seller.

http://throughthetimes.com.my/author-of-the-month-2/

 La mentalidad de los que vivimos aquí se va reduciendo por cada capítulo en donde se vende el portentoso mexican dream; o aquellos 90 minutos donde no nos matamos entre nosotros porque venimos de la misma madre. No es una escapatoria a los problemas, todo lo contrario. Precisamente, ese es el problema. La identidad de una nación no se reduce a un partido, tampoco basta con tener fe ni creer en el nombre detrás de las páginas de un libro.

 No dejemos que manipulen las circunstancias con la moda y el uso de las luchas del momento. O, al menos, que lo intenten con la nuestra.