Día Internacional de los pueblos indígenas

  Los sentidos se estremecieron al entrar al lugar, en el espacio dominaba un fuerte olor a incienso, entre los pasillos se encontraban miradas sabias, manos ingeniosas, pies firmes, cubiertos de una vestimenta que no sigue modas sino una razón de existir para quienes la portan. La música de Wixarika del municipio de Mexquitic, Jalisco, suena como lo hace en su tierra, los instrumentos son la extensión de su cuerpo y es la música quien habla por ellos.

Foto: Sergio Alberto Ramos Medrano/ flickr
Foto: Sergio Alberto Ramos Medrano/ flickr

En el escenario hay dos micrófonos y ningún cantante, dos hombres se han colocado enfrente pero sus voces no son requeridas, se ven otros rostros en el proscenio con sonrisas dibujadas y comienza la música, aquellos hombres tienen pulmones llenos de soplo, una coordinación perfecta, las flautas suenan y los tambores estallan. La danza de sonajeros de Tuxpan, Colima se apodera de las miradas, cada paso es firme, se escuchan pisadas idénticas, llenos de color en su ropa, con sombreros y contagiados por el orgulloso de sus raíces.

La Comisión Nacional de Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), en la delegación Puebla, ha traído el 4to. Encuentro Intercultural de Música y Danza Indígena con sede en el Centro de Convenciones los días 23, 24 y 25 de agosto. Son veintitrés estados los que participan, entre los que destacan Michoacán, Chihuahua, Sonora, Tlaxcala; más de trescientas personas, entre danzantes, músicos y artesanos, además de curanderos, quienes practican la medicina tradicional. Recetas caseras, masajes, limpias, libros, talleres artesanales y artesanías, así se ha vestido el Centro de Convenciones Puebla.

  encuentro_profodeci_pueblaLas mujeres hermosas con sus faldas de manta y sus blusas llenas de flores bordadas, con la cabeza adornada de esos colores que viven en la naturaleza, que a veces se olvidan o se ignoran, orgullosas de su piel morena y del cabello negro, con sus pies pertenecientes a su pueblo, totonaco, nahua, mixteco, popoloca, zapoteco o pa ipai, entre otros, pero sobre todo orgullosas de sus mentes libres. Al parecer la gente que visita es la más sorprendida, camina con la sombra de lo desconocido, pero el rostro se le ilumina cuando tiene en sus manos una pieza de arte hecha en México.

Muñecas-Oaxaca-México-870x435

Originally posted 2013-08-26 12:49:47. Republished by Blog Post Promoter

El Diosero

“Y ya tenemos ante nosotros al nuevo dios que ha brotado de sus manos mágicas. Es más basto éste que el anterior, pero menos hermoso. El lacandón lo eleva hasta la altura de sus ojos y lo contempla unos instantes; parece estar muy engreído con su creación.”

rojas-gonzalez-francisco

No me atrevería a afirmar y decir que son pocas las veces en que se trabajan las letras de maneras tan profundas y, sobre todo tan mexicanas.Puede mencionarles algunos autores mexicanos que han sobresalido y marcado la literatura tanto en México como en América.

la negra

Por ejemplo: Juan Rulfo, el mejor narrador que se nos ha ofrecido, tanto así, que se asegura que al escucharlo, parecía que se estaba leyendo uno de sus relatos; Octavio Paz, un “mexicanólogo” distinguido por la precisión de sus letras y su irrefutable erudición; Alfonso Reyes, uno de los intelectuales fundadores junto con José Vasconcelos del Ateneo de la Juventud, responsable de grandísimas labores en la difusión cultural; Fernández de Lizardi, escritor y periodista considerado el iniciador de la novela en América; Jaime Sabines, que sin lugar a duda es uno de los mejores poetas del siglo XX; Rosario Castellanos, Edmundo O’Gorman, Alí Chumacero, Carlos Monsiváis, Daniel Cosío Villegas, Francisco Rojas González…

 Éste último, gran escritor, cuentista y etnólogo galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 1944. Entre sus múltiples obras –“La negra Angustias”, etcétera- la más pasional y aguda lleva por nombre El Diosero.

 El Diosero está conformado por 12 cuentos (“Hículi Hualula”, “Las vacas de Quiviquinta”, “La triste historia del pascola Cenobio”, por nombrar algunos) en los cuales se aprecia el remarcable ejercicio antropológico sobre aspectos sociales, políticos, religiosos -o quizá mágicos- dentro de ciertas poblaciones indígenas en nuestro país.

 Durante la lectura, se descubre el inquietante y complejo mundo de los otomíes, yoremes, huicholes, chinantecos, mazahuas; recorriendo grandes y pequeñas regiones, desde San Marcos Yólox, hasta Bataconcica, Tezompan o Nequetejé.

 La creación de escenas y detalles ligados a las raíces indígenas más puras y sinceras proporcionan una excelente forma para conocer y valorar culturas que se extienden desde el norte al sur.

 El gran problema al enfrentarnos a este tipo de lectura, atañe prejuicios y falta de conocimiento por nuestra parte. Sentimos que no pertenecemos ni tenemos algo que ver con aquellos indígenas que de alguna u otra forma, han participado en la historia y han moldeado el presente de nuestra tierra.

libro-el-diosero-francisco-rojas-gonzalez-fce-3757-MLM53818543_2462-O

 Anteriormente mencioné el descubrimiento de un mundo complejo. A decir verdad, más que complejo, bien podría ser desconocido.

 En uno de los cuentos, Rojas González escribe en la voz de un indígena huichol: “Nos es más fácil nosotros comprender el mundo de ustedes, que a los hombres de la ciudad conocer el sencillo cerebro de nosotros”. El autor nos permite entrever las dificultades que atraviesan los foráneos para introducirse al mundo indígena pero, ¿no será acaso que las dificultades se las ponen ellos mismos, los hombres de ciudad, justificando su egoísmo en la supuesta civilización?

 El Diosero es uno de los pocos libros que representan una fiel observación e investigación, inmersa de historia, fantasía y cultura mexicana. Los relatos presentan tramas que bien podrían ser situaciones reales, lo cual refleja que el autor conocía y abundaba bien sobre el tema.

Originally posted 2014-04-28 01:22:16. Republished by Blog Post Promoter

La negación ante el olvido de los indígenas en la época moderna


La belleza de México radica en la peculiaridad de su arquitectura social y cultural. Un sentido histórico que define la identidad del mexicano se encuentra detallada de una manera ancestral; pluralidad y un concepto autóctono describe la pertenencia y el conocimiento de nuestras raíces típicas –ricas en emblemas culturales-. En ese sentido, alrededor del mundo se reconoce el legado patrimonial de las culturas indígenas de nuestro país, entonces ¿Por qué el mexicano se empeña en olvidar la magia de su ascendencia? ¿Dejó de ser importante? Preguntas que merecen ser analizadas y comprendidas en un contexto social.

 Una de las posibles respuestas se centra en el hecho de la desvalorización paulatina del sentido de identidad del mexicano, a partir de la adopción –según estereotipos sociales- , de la concepción de otras tendencias extranjeras (lo cual no está mal) sino que en ese afán por querer “modernizar ciertas cuestiones de la vida” se deja de lado la importancia de la cultura nativa; es más hasta se le ha llegado a degradar con adjetivos como “naco”, “ignorante”  y otros que se le asemejen. Los pueblos originarios son los que han aportado gran trascendencia a todo el mundo… y la mayoría se empeñan en su olvido.

wik
Pueblos Wixaritari.
indigena
México es de aquí.

 “Del dicho al hecho hay mucho trecho”. Éste refrán puede utilizarse en el sentido de dar mención a la contradicción prevaleciente entre los que dicen sentirse orgullosos de su país y de su nacionalidad, pero en realidad esto sólo representa el reflejo de un estado de solidaridad consigo mismo, es decir, quedar bien con los demás y fingir que conozco el sentir de mi nación. ¿En realidad te duele tu país? Es un suplicio tener que lidiar con hechos tan mordaces como es la discriminación hacia nuestros hermanos, ellos viven el calvario de ser para el mundo, los olvidados.

 La historia ha demostrado en un sinfín de ocasiones -conforme a la evolución del mexicano-, que el oriundo del país del maíz olvida lo que le conviene, piensa lo que cree conveniente. Es un absurdo olvidar la magia de las comunidades indígenas, el aporte hacia la cultura de la nación ha sido gracias a la formación que han tenido los compañeros durante todo el proceso de formación, que va desde el declive de un imperio hasta la lucha para la emancipación humana. Éste México, era un pueblo guerrero – la esencia y la humildad aún describe en la actualidad el pensar de inigualables personas que adoran a sus semejantes-. ¿Por qué olvidarlas? ¿Su delito es ser pobres en un país que va en la búsqueda del tinte burgués? El delito es de la nación por no recordar la gran importancia de la cosmogonía de las comunidades más hermosas y francas de este país lleno de color; son pobres en dinero, pero no en pensamiento y actitudes, de ellas siempre podrás aprender a través de la humildad que tanto le falta al mexicano.

“El río pasa, pasa:
nunca cesa.
El viento pasa, pasa:
nunca cesa.
La vida pasa…
nunca regresa.”

Poema otomí.

hui
Indígena huichol.

 El orgullo que invade el espíritu al sentirse parte del florecimiento de una cultura exquisita en detalles, se ha quedado atrás del hermano y parece no recordar la importancia, se desatiende y los colores brillantes de este país se han opacado en otorgarle un poderío a una semblanza del olvido. Mercancías por doquier y miles de despilfarros hacen su aparición en el siglo XXI para minimizar la esperanza de los caídos,de los que les duele un país sombrío y cansado de seguir y no encontrar la luz al final de túnel tan interminable.

“El indígena descalzo…el burgués gozoso
El pobre lucha…el burgués calla.”

 Mientras se carece de fraternidad, México lindo y querido parece desquebrajarse ante cualquier tumulto que ofrezca mayor sentido de vanguardia, mientras que un pueblo olvidado llora que se le haya exiliado de su tierra llena de flores y tradiciones, llena de manjares nacionales. El rostro indígena, es la más bella y sincera de la humanidad y de la semblanza de la historia de una nación que ha sufrido tragedias y olvidos. Todo el tiempo se le pisa, pero la lucha de los más aguerridos y de los pueblos originarios sigue en la esencia de una nueva perspectiva de vida, donde los intereses por tratar de no recordarlos ya no existe.

indigenas-620x400
Indígenas en el Estado de México.

El guerrero no es alguien que pelea,

no tiene el derecho a tomar la vida de otro.

El guerrero, para nosotros,

es aquél que se sacrifica por el bien de los demás.

Su tarea es cuidar

a los mayores,

a los indefensos,

a aquellos que no pueden hacerlo por su cuenta,

y por sobre todo,

a los niños,

Futuro de la humanidad.

-Toro Sentado.

 El México aguerrido por pueblos originarios, por comunidades llenas de bellos sentimientos aún viven en las entrañas de la tristeza que cae a cántaros del cielo. Un pueblo que lucha por seguir en el camino con personas tan soberbias que no reconocen el corazón tan excelso que describen a nuestros hermanos los indígenas. Ellos son la luz para los que han dejado se soñar, ellos son la guía para este mundo gris; respeto y amor siempre para ellos. Este país les debe eso y más, por sobre todas las cosas, nunca será exterminada la llama reveladora de los que han forjado el sentimiento de una historia llena de lucha.

Originally posted 2014-11-13 09:00:51. Republished by Blog Post Promoter

Migrar: se vive, se escribe, se dibuja

“Así, un día, mi mamá puso sus cosas en una bolsa, nos tomó de la mano y dejamos nuestra casa.”

De vez en cuando (porque cuando no se quiere, el tiempo se cuenta de cuando en cuando), el espíritu de un niño se ve obligado a endurecerse, a no sentir, a no llorar. El cuerpo del niño tiene que migrar.

 Antes de asistir al destino obligado, los pies se encontraban desnudos, llenos de tierra con olor a semilla recién sembrada. Las bocas están tan rojas como una sandía joven y hermosa; y esas sandías se ríen a carcajadas porque la vida es verde. Los ojos sonríen y se mojan con el único propósito de dormir bajo aquella luz encargada de alumbrar los troncos oscuros.

 Migrar es un tributo, una memoria para todos aquellos que en el intento de ir a las grandes ciudades en busca de una sola oportunidad, desaparecen junto con la esperanza. Migrar es una consciencia latente, eterna

Este libro nos dice que alguien se acuerda de los que todos se olvidan, que alguien los quiere y los extraña. Nos repite que ellos tienen el derecho y la necesidad de ser recordados, “de existir”.

migrar pedazo

 Llegado el tiempo, todo se termina. El campo muestra la otra cara. Aquel pueblo lleno de todo, se queda sin nada; poco a poco dejan de nacer niños porque las mujeres no tienen hombres. Los pies huelen áridos; en las bocas se seca la fruta; los ojos duermen obligados por tanto llorar.

 La esperanza les dice que afuera hay tierras fértiles, pero la realidad los golpea con el concreto. Una parte de nosotros muere cuando abandona su hogar.

 Saltar, correr, respirar hondo, ahogarse de cansancio deja de ser divertido. Finalmente, ya no se vive, se sobrevive.

 Todos somos lectores e ilustradores; la imaginación juega con el diseño de lo que se va leyendo. Aquí es diferente. Esta obra nos ofrece una lectura doble, cuya finalidad radica en complementarse una a otra. Por un lado, se narra con letras una historia rápida y triste sobre las desventuras de irse al otro lado, y por otro, se lee la misma historia con base en dibujos.

 José Manuel Mateo es un poeta, ensayista y cuentista mexicano, becario por parte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, así como doctor en Letras de la UNAM. Él estuvo encargado de relatar el testimonio de un niño arrancado de su hogar.

 Javier Martínez Pedro, es un artista de Guerrero que colaboró como ilustrador en este innovador libro, realizando su trabajo sobre papel amate, para que quede impregnada parte de la historia indígena que sobrevive sin que se escriba su historia.

“Por eso hicimos este libro, para no olvidar que las niñas y los niños migrantes existen y padecen…y también porque otra realidad reclama fuerte su derecho a existir.”

 Las letras, el dibujo, el papel y el corazón tienen un propósito en este título editado por Ediciones Tecolote.edic tecolote

 Esta editorial fue galardonada con el Premio “Nuevos Horizontes” en 2012 gracias a la publicación de esta obra. Migrar resulta una lectura obligada para todos.