Yo sólo quería ver el rosa: La pubertad y la cursilería

septiembre 24, 2014

Por:

Arte, Críticas, Medios, Objetos, Reseñas, Tacto, Vista

No hay comentarios


Caminaba entre sueños color rosa, imaginaba un mundo lleno de parejas felices y torpemente, crecí entre la cursilería que tanto me empeñé a ver.Yo nada más, quería ver mi propia película de amor, mi fantasía más conspicua, porque sapo o renacuajo…yo anhelaba que apareciera, total pues ni príncipe ni mendigo; faltaba a todas horas, desde siempre lo andaba esperando -seguro ya sabía- , pero no se dignaba a salir de su escondite.

tumblr_ly3b29wccT1qhttpto1_500

Crédito: Require Art.

 Cinco años, y veía con los ojos desorbitados las zapatillas de todos los colores que utilizaba mi madre – desde las tonalidades dulces hasta las más ostentosas-, veía como mis primas estaban enamoradas de su príncipe azul, como hablaban por teléfono con ellos por horas, cuando lloraban y los mandaban al averno, y también cuando fueron madres.

 Películas, libros, canciones…nada, absolutamente nada, se salva de la cursilería de tener a tu lado el mejor hombre del mundo, el que si tiene barba incipiente lo amarás, y también al que usa lentes fondo de botella y que te hará saber cuánto te quiere, total en gusto se rompen géneros.

ufffffffffffffff

Crédito:Tumblr.

 No hablemos de las primeras citas, porque son temas tan controversiales. Labiales color mírame que la noche nos aguarda, perfume más penetrante que el olor de pápalo en el puesto de tacos, peinado de a Niurka Marcos, y en el peor de los casos el atuendo de la tesorito. ¿Cuántas veces no soñamos con el hecho de que nos invitaran a salir? El nerviosismo, las manos sudadas, la risa de niña fingida, los no me digas…yo también pienso lo mismo, las preguntas más obsoletas, los desaires más desagradables y un sinfín de historias están guardadas en cada una de nosotras.

308208_285313468243945_589628920_n

Crédito:Require Art.

 Adolescente, puberta, dueña del mundo – si mija, ándale pues-, amante de lo imposible.Creces, te maquillas, te depilas, te perforas, amas, te cortan , creces y creces. Todo un camino por recorrer, con dimes y diretes. Luis Miguel, Luis Fonsi, Ricky Martin, Chayanne, Reik son el elemento primordial para darle la bienvenida al enamoramiento ñoño, que si se cae el cielo…tendremos nuestro mundo, y que si te corta, ahora escucha las de Chente –lógica suicidio en vida-.

Scott Fitzgerald fue el autor de todos mis malestares amorosos, soñaba con West Egg, con ese gran caballero, con aquéllos días de ensueño de las big band, de los bailes de Glenn Miller, de la comodidad de tener a alguien a tu lado, de saber que no era tan absurdo el hecho de sólo pensarlo.

“El amor a la vida es esencialmente tan incomunicable como el dolor”

 Cartas de amor, el típico chico que se sigue y tú lo ves con el helado derritiéndose en tu mano, las burlas cotidianas – ahí va el que te gusta- , la fiesta de la amiguita, el ligue entre amigos, cupido por aquí y por allá, el delineado imperfecto con un brote de inmadurez por delante, la garantía por ser absurda de vez en cuando y sobre todo, de parecer que el mundo color rosa estaba cobrando vida; aunque era más oscuro que la noche misma.

 Ademanes superfluos, ideas vertiginosas, conceptos superficiales…no podías escapar de ellos, a menos que fueras una ermitaña sumergida en lo más recóndito de una habitación como lo era Harry Haller en el tiempo de los locos, de los que no entendían la vida ..mucho menos, la muerte en los tiempos que ya no importaba si estaba nublado o templado.

394171_343975969033675_597981013_n

Crédito:Tumblr.

 ¿Qué importaba? ¿Éramos chicas tratando de aparentar? Llega la prepa, y todo parece cambiar de vertiente. Pues, ya no era el peinado de Niurka Marcos, ahora era el de miss universo  (entre más relamido mejor) , maquillaje perfectamente reluciente, pantalones que a la fuerza ni los 20 kilos menos de tamales de exceso los harían subir, las pantorrillas mostrándose con medias que no dejaban nada a la imaginación y los niños ahora empezaban a tener barba y sentían que bailar la cumbia del gigante era lo máximo ; total …nada más le seguíamos el paso.

 Y ahora ya no es Ricky Martin,a la onda retro-vintage-chaca le seguimos la corriente, porque parecemos que no somos, pero somos la copia de cada estilo, de cada estampado, de cada delineado..de cada tendencia. ¡Bah! , de nada sirvió la cursilería en la vida de pubertad.

Alma Torres

El viaje es entre letras y utopías. Estudiante de Economía del IPN. Hagamos de la escritura, la revolución del amor mismo.