Ya nos alcanzaron las despedidas para un verdadero adiós

marzo 4, 2015

Por:

Extras, Literatura, Vista

No hay comentarios

tumblr_njq16kl3Em1tf52xlo1_500

Llueve y tú dices es como si las nubes
lloraran.
 Luego te cubres la boca y apresuras 
el paso. ¿Como si esas nubes escuálidas lloraran? 
Imposible. Pero entonces, ¿de dónde esa rabia, 
esa desesperación que nos ha de llevar a todos al diablo?  Roberto Bolaño

A veces quiero decirles, pero otras no. Es imposible para mí escribir sobre algo que no es real, creo que jamás escribiré fábulas, ni cuentos para niños. Por eso a veces les cuanto de qué humor anda mi emoción, pero me serena la razón y guardo en la más profundo del disco duro los escritos que describen mis últimas andanzas.

 Dejé de fumar nicotina hace ocho meses, ¿pueden creerlo? Yo no.

 Lo que antes parecía sencillo, hoy es una tormenta en cuestión de privacidad. Me siento perseguida, acusada y señalada. Los complejos familiares morales, no deberían ser una regla a cumplir. No puedo dejar que el pensamiento de un padre celoso se convierta en la norma que rija mi manera de sobrellevar los temores y los demonios.

 Dicen que cuando te drogas es porque están tratando de evadir algo, o una pista sintomática de que algo no está en orden. Puede ser verdad, o no.

 Él y yo por fin terminamos de decir adiós. Lo que comenzó como un proyecto fructífero para ambos: la despedida; al fin se culminó.

 Las despedidas por fin nos alcanzaron para un adiós.

tumblr_mx42x3bDvX1qgdw9po1_500

 Siempre pensé que cuando rompiéramos se caerían pedazos de Ana por aquí y allá, que se derramaría la aurora de mis ojos, que me sentiría miserable y todo sería terrible. Pero no, me quedé esperando a que pasara, pero no. Y se siente bien sonreír al escribirlo.

 A veces imagino cómo serán sus días, pero desisto al momento y me alejo de su recuerdo. Canto y bailo frente al espejo; contemplo mi cara, mi cuerpo tatuado, me miro bonita y pienso sólo en mí. Sonrío y sigo.