Tú eres el próximo o los clichés cinematográficos

El mercado cinematográfico estadounidense está plagado de películas de terror; es una lista larga que abarca producciones que han marcado una época y varias generaciones (Halloween, 1978; The Texas Chainsaw, 2003), pero también es más extensa la lista de aquellas que pasan sin pena ni gloria por la cartelera: Tú eres el próximo (You’re next, 2011) se perfila como una mezcla extraña con elementos sobresalientes y otros muy criticables que se debaten en ser o no ser otra risible película de terror.

Tú eres el próximo
You’re next (2011), Adam Wingard.

Y es fácil: sólo se necesitan los elementos que son el pase directo a una atmósfera tensa y ya clásica en este tipo de cine: casa vieja en medio de la nada, bosque lúgubre, caminos desérticos y una reunión familiar, ¿Hay algún elemento novedoso? Sí, o al menos hay pequeñas muestras que el director Adam Wingard pudo haberlo entendido así.

Los Davidson: una familia neurótica que aparenta ser perfecta, pulcra y unida en una casa con cortineros caros y vajillas de porcelana es el núcleo en donde explota la acción. La tensión se hace evidente y los espectadores tendrán que poner atención al más mínimo detalle para anticipar las razones del por qué en la historia.

De esta manera, Tú eres el próximo pretende hacer una mezcolanza entre el thriller y un cine explicito con sangre y bastante vísceras en donde cada personaje (los miembros de esta familia) deben cumplir los papeles que les corresponden para que poco a poco salgan de escena en una escala del más débil e irrelevante, hasta el más fuerte y decidido.

Cada personaje cumple exactamente el rol que se vislumbra desde su primera línea: el tonto, el valiente, el decidido, el prudente, el miedoso… y un largo etcétera: pocos personajes necesarios en una historia básica y sin complicaciones, pocas locaciones para la historia de una noche de terror, pocos elementos audiovisuales que no van más allá de las peleas (de sobre-vivencia)  espectaculares de Hollywood.

Sí, hasta aquí son clichés; sin embargo, el elemento fuerte de la película es colocar a la misma en un plano más real y humano: aquí no hay fantasmas, no hay demonios ni seres de otras dimensiones, aquí sólo es el hombre enfrentando al hombre, por lo que el espectador puede cuestionarse hasta qué punto el ser humano ha perdido su humanidad o la capacidad de empatía. No hay más.

A pesar de conservar la línea de las producciones más recientes de este cine que pretende ser taquillero, Tú eres el próximo hace una labor destacada en el diseño de arte al disfrazar y hacer un juego de doble interpretación con los personajes malos: unas tiernas y macabras mascaras de conejo y oveja, seres en apariencia inocentes pero que guardan más cosas.

you're next
Sharni Vinson, You’re next.

Cosas inesperadas, los famosos giros de tuerca y el clásico lema “Nada es lo que parece” harán de esta familia el centro perfecto de la neurosis y el miedo.

Tú eres el próximo no es una producción detestable y mala en su totalidad, pues el que los asistentes al cine se rieran en los momentos más explícitos es un indicador de la conciencia y la calidad de humanismo que se tiene dentro y fuera de la pantalla. Hay que disfrutarla, agradecerle al diseño sonoro y pensar en no ser el próximo, al menos no en una circunstancia parecida.

 

 

Regresar al inicio
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com