Una dosis de rock y estarás mejor en la mañana

julio 30, 2014

Por:

Música

No hay comentarios

Cuando algún individuo comenta que es aficionado a géneros musicales como rock o metal, generalmente tiende a se catalogado como “salvaje”, “destructivo” o “satánico”, entre muchos otros adjetivos, pero es extraño que el calificativo inicial y correcto sea “inteligente” o quizás “creativo”.

 Puede parecer un tanto disparatada esta idea, pero la Universidad de Warwick localizada en Inglaterra ha demostrado lo  mencionado anteriormente. Una investigación realizada a jóvenes entre 11 y 18 años (etapa donde generalmente surge el gusto por dichos géneros) arrojó los siguientes resultados: lejos de ser bárbaros bebedores de cerveza, las personas afines a dichos géneros musicales pueden tener características de un mejor entendimiento y recepción de información, así como una inteligencia abstracta, debido a los contenidos metafóricos y abstractos de las melodías y diversos contenidos de los grupos que tienden a escuchar.

 De igual manera se considera que los amantes de esta música pueden sacar tensiones y problemas emocionales escuchando rock. Parece difícil de hilar la relajación con el estruendo generado por una guitarra eléctrica o la voz estridente de un vocalista de metal, pero en realidad esto es benéfico para el ser: con un head banging o una buena dosis de empujones dentro de un mosh pit, toda la tensión acumulada en el cuerpo puede ser desechada; dichos actos dejan al cuerpo en un estado de relajación y satisfacción.

 Cabe mencionar que dichos resultados fueron expuestos en la 18th Annual Conference of the Association for Psychological Science, en la ciudad Nueva York en 2013, pero anteriormente se había dado a conocer lo contrario. Un estudio realizado en la Universidad de California (UCLA) a cargo de Daniel Blumstein, Directo de Ecología y Biología Evolutiva. Él adjunta datos negativos al género del rock, debido a que genera actitudes negativas y salvajes en el ser humano.

 “Este estudio ayuda a explicar por qué la distorsión del rock n’ roll hace emocionar a la gente. Saca al animal en nosotros” afirmó Greg Bryant, quien es asistente de estudios de comunicación en la mencionada universidad. “Los compositores tienen un conocimiento intuitivo de lo que suena atemorizante, sin saber por qué”, dice Bryant. “Lo que generalmente (ellos) no perciben es que están explotando nuestras predisposiciones evolucionadas para excitarse y tener emociones negativas al oír ciertos sonidos”, agregó.

 Considerando los resultados y los sujetos que fueron estudiados durante este experimento, era un grupo que no estaba en relación con el tono musical a estudiar, por ende existiría una inconformidad, a diferencia del estudio realizado en Inglaterra, que afirma que fueron jóvenes los utilizados. Este estudio data de un año anterior al de Warwick, podemos intuir que tal vez fue una respuesta a su antecesor.

 Sería muy tedioso enumerar las diversas afirmaciones que dieron en este estudio que sin dudar tienen su validez oficial, pero me atrevo a opinar respecto al tema: un género musical no genera asesinos o psicópatas, eso tiene relación con el medio y las conductas aprendidas y generadas a lo largo de la historia de cada sujeto.

 Pero sin más sólo queda disfrutar de la música cual sea el género, lo que sin duda es cierto que sin música la vida no sería vida.

 “No tengas miedo de ir al infierno y volver…”

Yoko Ono