Una anti-Barbie muy real

diciembre 8, 2014

Por:

Críticas, Extras, Ilustración, Imagenes, Medios, Vista

No hay comentarios

Types-of-Barbie-Dolls

Ya han pasado 55 años desde que Barbie salió al mercado, años que han acompañado a generaciones de niñas a la hora de jugar, años en los cuales el estereotipo de cómo debe ser una mujer se ha mantenido constantemente.

013 Desde la aparición de Bild Lilli Doll, la antecesora no muy famosa de Barbie, la figura femenina ha sido la misma: chicas rubias, altas, delgadas y bonitas. Sin embargo, cada día se cuestionan más los estereotipos y roles que deben seguir las mujeres para encajar en el molde de mujer perfecta, no sólo a partir de esta muñeca, también a través de la televisión y revistas de moda.
Como bien dirían las abuelas… los tiempos han cambiado y con ellos también el cómo se ven ahora las mujeres dentro de la sociedad. Aceptar las normas establecidas desde hace años es cada vez más difícil, así como es difícil creer que las mujeres no deban tener imperfecciones o sencillamente ser diferentes, únicas.

Pero para suerte de muchos y dolor de cabeza de otros llego Lammily, una muñeca creada a principios de este año por Nickolay Lamm, un diseñador que cansado de esta vieja escuela perfeccionista e irreal creó una Barbie normal.

 Lammily rompe por completo el estilo puro de Barbie, es más baja de estatura, sus proporciones corporales se asemejan al cuerpo real de una joven de 19 años, pero sobre todo, incluye estampillas para personalizar cada muñeca a manera de agregarle celulitis, rasguños, moretones, cicatrices, estrías, acné, entre otras cosas, todo esto para hacerla más real.

 El recibimiento para Lammily fue mejor de lo que se esperaba, en la preventa las ventas alcanzaron los 220.000 dólares, y los niños quedaron muy satisfechos con ella, prueba de ello es este video, el cual muestra como Lammily es identificada como una persona real, que puede ser una hermana, tía, profesora, etc.



Jessica Fernández Hernández

Periodista con alma de músico y mente de escritor.