Tradición mexicana: El legado tamalli

 Elisa recuerda a su padre fuerte y geniudo, por ratos amoroso, por ratos alegre, pero sobre todo sabio sobre la vida. Cuando tenía once años, sus trece hermanos y sus padres la olvidaron afuera de la tienda donde vendía lo que les daba de comer todos los días, a sus cuarenta y cinco años lo recuerda con melancolía, se le dibuja una sonrisa en la cara y suspira.

 Rubén, su hermano mayor, dice que su padre se robo a su madre en la ciudad de México a los quince años, don Jacinto trabajaba para la familia de ella y fue ahí donde aprendió el oficio, a su regreso a la ciudad de Puebla Jacinto y Enriqueta, se establecieron para comenzar a escribir la historia de sus vidas y la de toda una generación de hombres y mujeres dedicados a mantener lo que para don Jacinto fue más que un negocio; para él fue su estilo de vida, su legado, un arte, que como todas muchos dicen conocerla, pero pocos saben hacerla.

 Es un platillo exclusivo del continente americano, predominante en las culturas que habitaron México, quienes llevaron a otras los distintos modos de cocinar y comer el maíz; tenía gran importancia cultural y gastronómica, se servía en ceremonias especiales debido a que su elaboración era de gran esfuerzo, solo comido por los nobles y los sacerdotes. Son salados y dulces, de diversos sabores, con presentaciones diferentes y presentes en las tradiciones.

 Sergio dice que todos sus hermanos, incluyéndolo a él, comenzaron a trabajar muy chicos. Para don Jacinto y doña Enriqueta su jornada laboral comenzaba a las 5:00 a.m, ella ponía a hervir el maíz hasta que estuviera cocido, después iba al molino para traerlo hecho polvo, entonces don Jacinto batía la manteca, el polvo de maíz, junto con sal  o azúcar y agua hasta lograr una consistencia espesa y esponjosa. Luego de casi trece horas de trabajo, el resultado se manifiesta, el aroma se libera mientras el proceso de cocción concluye, una nube de vapor se desprende cuando el recipiente se destapa; después de esperar a que se enfríe un poco, se desenvuelve, entonces miras la textura porosa, saboreas el contenido sin probarlo aún y decides llevar un bocado a tu boca.

 Tamal 1El origen de su nombre proviene del nahuatl tamalli que significa envuelto, en el continente americano tiene infinidad de nombres, en Belice se denomina bollo, en Venezuela hallaca, en Honduras montucas, en México como en la mayoría de los países se les conoce como tamales; es un platillo que tiene de quinientos a cinco mil tipos de tamal y con diferentes nombres según el estado o la región donde se elabore; algunas ciudades  festejan la feria del tamal, que es un orgullo y un arte para las familias que día a día elaboran con sus manos este manjar, que en la antigüedad era ofrecido a los dioses. Don Jacinto y doña Enriqueta dejaron su ausencia en su hogar, ahora sus hijos y sus nietos, se dedican a seguir escribiendo lo que una vez ellos comenzaron.

Originally posted 2013-08-05 16:15:46. Republished by Blog Post Promoter

Regresar al inicio
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com