Ciclo De Cine Express: Rockumental

Por Abraham Bojórquez

@abrahambr

El cine de no ficción, también llamado documental, fue en los albores del cine el único género, y así como el género de ficción o narrativo ha ido engendrando con los años subgéneros, ramos y estilos, también el documental ha diversificado en corrientes y temas. Uno de los temas más recurrentes es la música.

Y aún dentro del tema musical, las películas alrededor del rock and roll y géneros afines han acaparado atención y premios, y el “rockumental”, como improvisadamente se le llama al subgénero, ha echado raíces en los itinerarios de producción cinematográfica alrededor del mundo.

Durante los años sesenta, los documentales de rock comenzaron a surgir uno tras otro retratando a leyendas como los Rolling Stones, The Who y Bob Dylan. Esta aceleración podría deberse a que el género de no ficción tiene sus raíces en el periodismo, y el rock and roll era una de las historias más emocionantes e interesantes que estaban sucediendo en aquel entonces. En todo caso, la música y los personajes crearon combinaciones inolvidables que desde entonces han sido emuladas y reinventadas por realizadores en las décadas siguientes. El subgénero, así, ha sido explorado desde ángulos diversos -desde materiales promocionales y poco profundos hasta intrigantes registros de dolorosas crisis como la que se observa viviendo a la banda Metallica en la cinta Some Kind Of Monster.

El rockumental es un testimonio de una fusión entre dos artes que funciona. La música ha inspirado tomas y cintas completas que son piezas memorables y registros certeros de la época a la que pertenecen. Y así como la misma música ha sufrido transformaciones importantes, los formatos audiovisuales que la han acompañado también han cambiado, especialmente durante los últimos años.

Los rockumentales, lejos de morir, viven otro momento de aceleración con la simbiosis del internet y las accesibles herramientas de creación audiovisual. A través de internet circulan intentos que van de lo casero a lo profesional y de lo soso a lo conmovedor. Como suele suceder, el mar de contenido ha terminado por extender los polos de la calidad pero a la vez por diversificar el género y adoptar formatos incluso interactivos. Algunos músicos han optado por crear sus propios videos documentando sus giras y procesos creativos y recibir retroalimentación directa de sus seguidores vía internet.

Este Ciclo de Cine Express está dedicado a algunos de los mejores rockumentales que se han hecho.

Don’t Look Back es un registro de los años mozos de Bob Dylan, cuando el músico comenzaba a probar el éxito y se encontraba en una transición sonora de lo puramente acústico a la incorporación de sonidos eléctricos en su trabajo. Se trata de un privilegiado vistazo a una ventana en la vida de uno de los personajes más interesantes de la historia del rock. (En inglés sin subtítulos)

Gimme Shelter de los legendarios hermanos Maysles captura a los Rolling Stones en las semanas finales de su gira por Estados Unidos en 1969, e inesperadamente culmina con la tragedia de Altamont, un concierto gratis durante el cual se registró un homicidio y varias muertes accidentales más. (En inglés sin subtítulos)

End Of The Century es una retrospectiva sobre The Ramones, una de las bandas más emblemáticas del punk. La película cuenta las mieles y contradicciones de una banda exitosa pero conflictiva como los Ramones. (En inglés sin subtítulos)

Fearless Freaks viaja por la historia y las vidas de los integrantes de The Flaming Lips, y principalmente del frontman Wayne Coyne. (En inglés sin subtítulos)

Como bonus, This Is Spinal Tap es la genial sátira del rockumental magistralmente realizada por Rob Reiner. Una hair band ficticia y absurda llena la pantalla de humor involuntario mientras los estereotipos más gastados del rock and roll sufren una burla constante y sistemática. (En inglés con subtítulos en inglés)

 

Originally posted 2012-12-05 20:00:55. Republished by Blog Post Promoter

Rock para mil generaciones: de Músicos y Músicas

Hace no muchos años, hubo un grupo de jóvenes músicos rebeldes que se burlaban de las reglas, jugaban con los sonidos y no les importaba si su música rayaba en lo satánico. Influenciados principalmente por el jazz, la música folk y el blues, estos jóvenes se llevaron la distorsión de la guitarra eléctrica a sus cocheras, las mamás se escandalizaron y ellos se encerraron en su mundo donde podían hacer todo lo que no debían.

¿Qué piensas cuando te digo “ROCK”? La semana pasada, varios jóvenes participaron respondiendo esta pregunta y entre las respuestas coincidieron las siguientes palabras: “rebeldía”, “vale madres”, “juventud”, “espíritu”, “energía” y “cabello largo”. Si tomamos estas respuestas, podemos definir al roquero como una persona con espíritu  joven, lleno de energía, rebelde, con el cabello largo y valemadrista. Podemos variar un poco el orden de las palabras o bien podemos transformarlas, como lo haría un psicólogo, y entonces decir que un roquero es una persona enojada que no quiere dejar de ser joven y canaliza su energía rompiendo las reglas y haciendo como que no le importa nada.

images (1)

Muchos describen a los roqueros como rebeldes sin causa, pero ¿de verdad no tienen causa?, ¿por qué están enojados?, ¿por qué comenzaron a rebelarse?, ¿por qué gritaron “¡Me vale madres!” y se metieron en el mundo de las drogas, el sexo y los excesos?, ¿de qué reniegan? Quizás todo se deba a un moda de decir NO que por alguna extraña razón, después de casi un siglo, sigue viva.

Así como de pronto todos querían ser “gatos Jazz”, llegó un momento en el que todos querían ser un Beatle, un Rolling Stone o un Who rompiendo su guitarra, la batería y las bocinas, brincando y gritando en el escenario mientras en su mente sólo repetía “I don’t care!”, un John Entwistle que abrazaba su bajo frente a un público que enloquecía.

Actualmente, en la comunidad de este género, entre músicos y escuchas, podemos encontrarnos con una gran cantidad de personas que cuidan de su salud tanto o más que un monje budista. Entre las respuestas que dieron los jóvenes a la pregunta del segundo párrafo, alguien dijo que pensaba en músicos con dinero. En palabras de Los Redondos de Ricota en:

“Roqueros bonitos, educaditos, con grandes gastos, educaditos”

La autora de esta nota piensa que los músicos bonitos y educaditos también protestan a su manera. Quizás nadie logre ser un Ozzy Osbourne, un Jimmi Hendrix, una Janis Joplin, un Frank Zappa o un Bob Dylan, pero como todos querían roquear y sabiendo que somos tan diferentes, surgieron distintas ramas del Rock: Rock clásico, Glam Rock, Rock alternativo, Rock Psicodélico, Heavy  Metal, Rock progresivo, Metal Gótico, Rock Sinfónico, Rock Punk, Rock Latino, etcétera. Gracias a esta diversidad podemos escuchar a una infinidad de bandas del mundo entero y darnos cuenta de que tienen la misma raíz. El rock hermana naciones.

El Roquero es, entonces, un protestante por la guerra, por el gobierno, por el sistema, por las reglas y principalmente por el apocalipsis que implica crecer y descubrir la verdadera realidad que nos rodea. Quitemos de en medio el éxito y la mercadotecnia. El buen roquero no se limita a hablar de desamor.

Esa ronquera de la guitarra, de la flauta, del teclado y de la voz; esa oscuridad del bajo, la pesadez de los tambores y la explosión de los sonidos entre luces y perdición, propaga vibraciones cargadas de emoción que expulsan del espíritu millones de tensiones. Porque nuestros padres nos han dicho que no gritemos ni en la casa, ni en la calle, ni en la escuela y mucho menos en las bibliotecas o los museos aunque nuestro dolor nos esté matando, porque desde niños nos gritan para que bajemos la voz, por eso el roquero grita tanto, por eso el Rock es un género que sobrevivirá siempre a pesar de sus múltiples transformaciones.

 

Originally posted 2013-12-04 15:17:19. Republished by Blog Post Promoter