Tarantino y el Western

 

Quentin Tarantino ha construido una reputación que le coloca aparte, como a muchos otros directores, de la montaña de contenido audiovisual producido en Hollywood.

El audaz realizador se ha preocupado por contar historias clásicas en formatos novedosos. Sus personajes, simples y definidos aunque no por eso unidimensionales, suelen entrelazarse en historias contadas a través de cronologías alternativas a la lineal.

Si Pulp Fiction y Jackie Brown tienen influencias más marcadas del cine de mafiosos, Kill Bill e Inglourious Basterds se acercan más al western por sus temáticas recurrentes como la venganza, los llaneros solitarios y los duelos a muerte. Sin duda, el género interesa e inspira al director originario de California.

Sin embargo, Tarantino nunca se había lanzado a realizar un western cuyo marco escénico de hecho fuese el viejo oeste de aquel ex Estados Unidos conquistado y domesticado sólo a medias. Hasta ahora.

Django Unchained, su más reciente producción a estrenarse mundialmente a finales de diciembre, es un homenaje al género del spaghetti western, que dominó las pantallas en el vecino país del norte durante los años sesenta y setenta del siglo pasado. Eran películas situadas en el viejo oeste y producidas mayoritariamente por italianos.

La cinta de Tarantino lleva el nombre de una de las películas más emblemáticas de la era del spaghetti western (Django, 1966), la cual a su vez inició un frenesí de westerns con el mismo nombre pero con historias y personajes distintos.

Con un elenco estelar que incluye actores como Jamie Foxx, Christopher Waltz, Leonardo Di Caprio y Samuel L. Jackson entre otros, la historia gira alrededor de un esclavo negro (Foxx) recién adquirido y contratado por un cazarecompensas (Waltz) para eliminar por venganza a una pandilla de matones a cambio de su libertad definitiva.

Tarantino ha declarado que quería hacer una película sobre un tema fundamental en la historia de Estados Unidos como la lucha por la libertad de los afroamericanos, pero quería mantenerlo en un marco relajado como el que permite el spaghetti western.

La nueva entrega del carismático cineasta seguramente despertará fuertes aficiones y desprecios. El estilo de Tarantino no siempre gusta y su gusto por la hipérbole visual y la violencia gráfica no es para todos los estómagos. Quizá la única garantía al entrar a la sala de cine a ver un film de Tarantino sea que la película proyectada sin duda será un trabajo con mucho oficio y reflejará preocupación por la construcción de universos detallados y excéntricos personajes.

Trailer de Django Unchained:

Originally posted 2012-11-30 18:00:05. Republished by Blog Post Promoter