El almacén de la imagen: La fotografía de Robert Doisneau

El Museo Nacional de Bellas Artes alberga actualmente la exposición La belleza de lo cotidiano en la que se exhiben 79 fotografías (de los 44 años de trabajo) del francés Robert Doisneau. La fotografía de Doisneau es de gran relevancia no sólo por su desempeño como fotógrafo de modas para la revista Vogue, sino también por su trabajo para la revista Life durante los años cincuenta del siglo XX. Pero gran parte de su obra es influenciada por la street photography, con la que lograba captar y a la vez crear momentos en los que se vislumbra la cotidianidad parisina.

 Mucho se ha dicho del trabajo de Robert, pero es importante mencionar que sus fotografías forjaron el imaginario social parisino del siglo XX. La fotografía documental de Doisneau no busca la objetividad, pretende crear imágenes-menciona la historiadora de arte Patricia Mendoza.

 Sin duda alguna, el espacio es el protagonista en la fotografía de Doisneau, pues es en dónde acontece la vida y el humor. La famosa fotografía Le baisser de l’hotel de Ville es prueba concisa de que Doisneau no pretendía captar la realidad tal cual era, ni buscaba registrar los acontecimientos de la vida parisina tal como lo hubieran hecho los fotógrafos documentalistas del siglo XIX. Más bien intentaba construir una realidad distinta y erigir con ello idearios sociales específicos.

“The marvels of daily life are so exiting; no movie director can arrange the unexpected that you find in the street.”  Robert Doisneau

Robert Doisneau, Le baisser de l’hotel de ville, 1950
Robert Doisneau, Le baisser de l’hotel de ville, 1950

La fotografía documental de Eugène Atget y Robert Doisneau

Para entender mejor el trabajo de Doisneau hace falta compararlo con los fotógrafos pioneros de la fotografía documental y del street photography, pues a partir de esta comparación es que se puede encontrar el humor, la gracia y lo cotidiano en la fotografía documental del mismo.

 Uno de los pioneros de la fotografía documental fue el fotógrafo francés Eugène Atget, que apareció en la escena de la fotografía a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX. El ojo documental de Atget captó calles, avenidas, puertas, esquinas, edificios, columnas, puentes y comercios parisinos, principalmente. Él, a diferencia de lo realizado por Doisneau, no retrato el humor, ni la cotidianidad en París. Incluso en sus fotografías se puede observar una ausencia de gente casi fantasmagórica. Atget muestra a París a través de su arquitectura, de vistas topográficas, de las ferias, del espectáculo y del urbanismo en el que los patios, las calles, los parques, las tiendas son el eje principal de su obra. Al igual que en las fotografías de Robert Doisneau, el espacio se convierte en el actor principal.

Eugège Atget, Cabaret de l'enfer, 1910
Eugège Atget, Cabaret de l’enfer, 1910

 

Robert Doisneau, L’enfer, 1952
Robert Doisneau, L’enfer, 1952

 Sin embargo el trabajo de Atget se desarrolla en una temporalidad en la que la fotografía decimonónica documentalista permeaba en los temas de la fotografía de finales del siglo XIX. Mientras que la fotografía moderna artística empezaba a perfilarse en las primeras décadas del siglo XX. La mirada de Doisneau nos presenta un toque de gracia, nos muestra París; pero también expone lo que significa ser parisino, lo que uno se puede encontrar en distintas esferas sociales en la ciudad del amor.

 Si quieren conocer más del trabajo de Doisneau pueden visitar la exposición La belleza de lo cotidiano que se encuentra en las salas: Justino Fernández y Paul Westheim en el Museo Palacio de Bellas Artes.  La curaduría fue hecha por las hijas de Robert: Francine Deroudille y Anette Dosineau. En donde nos muestran una selección importante de fotografías en las que se presentan rasgos de la vida cotidiana en París del siglo XX. Aprovechen porque la exposición se extiende hasta el 13 de julio. Vale muchísimo la pena, pues la exposición está ambientada con música de Edith Piaf, lo que hace que uno se transporte a un París en tiempos remotos.

 

Eugène Atget, Le rue de Seine, 1924
Eugène Atget, Le rue de Seine, 1924

Robert Doisneau, Les tabliers de la rue Rivoli, 1978

Robert Doisneau, Les tabliers de la rue Rivoli, 1978
Robert Doisneau, Los peatones de la plaza de la Concordia, 1973
Robert Doisneau, Los peatones de la plaza de la Concordia, 1973

House of Holland Vs Holly Futton

Por: @Knuxxvomica

En la presentación de las colecciones para la temporada de Invierno de 2013 en París, las marcas House of Holland y Holly Futton sobresalieron por el increíble uso de colores, estampados, explosivas combinaciones e impecables cortes de cada una de las prendas que se caracterizan por llevar líneas que se adecúan al cuerpo y se ponen en movimiento caleidoscópico al compás del mismo.

Estos sellos se conectan visualmente  por su inspiración vintage, los cuales parten de puntos diferentes pero terminan en una conexión casi invisible con el espíritu joven, dándose a notar en los animal prints y el contraste de telas que en un frío invierno resalta con brillantes tonos que contrarrestan la idea del uso de colores opacos para las temporadas frías haciendo de cada uno de los outfits una sinfonía a la creatividad y el estilo. ¿cuál es la colección que usa mejor este recurso de “Máquina del tiempo”? Decídan por ustedes mismos.

 

House of Holland

 

Holly Futton

House of Holland

Holly Futton

House of Holland

Holly Futton

House of Holland

Holly Futton

House of Holland

Holly Futton