Review: Bob Esponja, un héroe fuera del agua

Han pasado más de 10 años desde que Bob Esponja, uno de los personajes más populares de Nickelodeon, llegara a los cines en su primera película. Este fin de semana el simpático personaje ha regresado a la gran pantalla con una nueva aventura. La pregunta aquí es si este personaje sigue robando el corazón de miles tras varios años de estar al aire, la respuesta es un rotundo sí. Ciertamente la serie ha perdido el encanto para muchos, sin embargo la película de la que hablaré hoy vino a demostrar que los habitantes de Fondo de Bikini aún tienen algo que dar.

__sponge_out_of_water_3-jpg

 Bob Esponja: Un Héroe Fuera del Agua (The SpongeBob Movie: Sponge Out of Water, 2015) es una cinta que rescata lo mejor de esta caricatura y sabe aprovecharlo con lo que la actualidad ofrece. La historia se centra (para variar) en la codiciada fórmula secreta de las Cangreburguer que tras desaparecer misteriosamente provoca un caos en el fondo del mar. Un escenario post apocalíptico, seguramente parodiando cintas como Mad Max (Mad Max, 1979), y un misterio que apunta a Bob Esponja Pantalones Cuadrados como el culpable de aquel cataclismo. Es de ese modo como Bob y sus amigos emprenden la travesía de buscar la fórmula en una historia que nos lleva desde viajes en el tiempo hasta el acercamiento al “extraño” mundo de los humanos.

 En primer lugar destaca el trabajo de arte y animación, el cual es sencillamente sublime. Secuencias de animación 2D genialmente elaboradas, escenarios muy bien diseñados y un trabajo de animación 3D que no pierde calidad en ningún momento. Cabe mencionar también el esplendido trabajo de sincronizar a personajes en CGI con escenarios y personas Live Action, en verdad el espectador olvida que está viendo seres creados por computadora y no tarda en aceptar que todo puede ocurrir en un mismo universo.

 El humor que muestra la película es el esperado, situaciones que rayan en lo absurdo y a veces infantil, pero no por eso volviéndose un fracaso. Es una película que los pequeños adorarán y los adultos disfrutarán mucho. No es necesario ser un seguidor de la serie para entender y disfrutar la cinta, sin embargo debo enfatizar en que aquellos que nunca han encontrado gusto por esta caricatura definitivamente la detestarán. Hay quien dice que la película volvió a la calidad de la serie cuando inició, y debo decir que es cierto aunque con el plus de la animación más evolucionada.

maxresdefault

 Otro punto a favor de la cinta es la actuación de Antonio Banderas, que funge como un villano genérico pero muy funcional en la película. Es evidente que este actor disfrutó y se divirtió en el proceso de producción, y eso se agradece ante el resultado final. Quizá el único punto a mejorar que encontré en la película es el exceso de elementos, es decir, es una película que tiene mundos en destrucción, universos paralelos, viajes en el tiempo, súper héroes y animaciones abstractas que podrían causarle un dolor de cabeza a algunos. Si son capaces de aceptar y querer gozar de todo lo que esta película les ofrece, les aseguro que tendrán una experiencia muy agradable con una cinta que sin llegar a volverse un clásico, cumple con la tarea de entretener, sacar más de una carcajada y dejar más que satisfechos a los seguidores de la esponja.

Nickelodeon y Cartoon Network: patrocinadores oficiales de las mejores infancias

Desde donde mi mente alcanza a recordar, las caricaturas que más me han gustado y que recuerdo perfectamente, incluso algunos diálogos de ellas, pertenecen a estas dos cadenas. Y no sólo yo, amigos y amigas de mi edad lo recuerdan perfectamente. Ya sea en el Canal 5 o en televisión de paga, todos disfrutamos por años de las caricaturas de Nick y Cartoon. Desafortunadamente, en la actualidad la calidad de su programación ha disminuido de una manera imperdonable. De caricaturas de la talla de The wild Thornberrys, a un triste, aburrido y sin sentido Sam & Kat, Nickelodeon ha dejado de ser un canal respetable. Lo mismo Cartoon y su Ben 10: todo mal.

0B9D64868

 No obstante, no estoy aquí para resaltar las carencias que actualmente inundan a estos dos canales, todo lo contrario: ¿por qué Nick y Cartoon se encargaron de hacer infancias felices a todos nosotros, los actualmente mayores de 20 años? Yo creo que el humor que se manejaba en las caricaturas que nosotros veíamos era un humor extraño. No puedo explicarlo con palabras, pero caricaturas como Coraje el perro cobarde o Aaahh!!! Monstruos, daban como cosita al verlas.  ¿Quién no recuerda esas escenas tan bizarras de Coraje? como cuando Don Justo se convierte en mariposa. Es rarísimo. O Krumm coleccionando uñas de pies humanas en un cofre.

 La Vaca y el Pollito, sin duda era de esas caricaturas que bien no podrían figurar en el género infantil por su contenido ácido e irreverente, pero que nos mataba de risa. Con el simple hecho de que una vaca y un pollo aparecieran como hermanos enfrentando situaciones adversas y graciosas era suficiente, además de esa alegoría al diablo con Trasero Rojo… ¡que belleza!

 Otra característica de una infancia feliz producto de las caricaturas de hace más de diez años, era cuando querías ser como los personajes de las mismas. Por ejemplo, cuando yo veía Rocket Power me entró el deseo de aprender a andar en patineta y patines. Cada que veía un capítulo deseaba vivir en la playa, surfear y pasarla así de padre como en Costa del Océano o patinar en Pueblo Loco, donde por cierto el dueño tenía rastas y era súper relajado. Por otro lado, de Hey Arnold! lo que más nos gustaba a muchos era su cuarto y las cosas tan cool que tenía, como su despertador. Era padrísimo que siempre estaba rodeado de amigos jugando baseball en la calle, además de que era el chico más honesto del vecindario, el cual era parecido a algún suburbio de Nueva York, y todos recurrían a él cuando tenían problemas. Helga era la mejor: era la niña abusiva del grupo y estaba enamorada en secreto de Arnold. Cómo olvidar el altar de él que tenía en su armario o cuando se quedó atrapada en su habitación el día que perdió su diario y cayó en manos de Arnold y Gerald.

Captura de pantalla 2015-01-08 a las 23.17.39

 Creo que he olvidado mencionar a Las Chicas Superpoderosas, quienes fueron las heroínas de muchas niñas de mi edad, y  a Johnny Bravo, cuya historia salía en esas pequeñas cápsulas que se llamaban Biografía Toon, donde también pudimos ver las biografías de Pikachu y Tablón, de Ed, Edd y Eddy. También se me estaban olvidando los Rugrats, cuyos primeros capítulos siempre van a estar entre mis favoritos, ya no tanto su última versión, la de los Rugrats Crecidos. Aunque pareciera que crecimos a la par.

 Creo que podría hacer una lista larguísima de por qué las caricaturas de Nick y Cartoon marcaron la vida de muchos desde la década antepasada. Una mezcla entre humor negro e inocencia era lo que los productores de dichas caricaturas intentaron plasmar por años y que, afortunadamente, muchos de nosotros a veces reproducimos, ¿o me equivoco? Qué gloriosos y felices tiempos.