UN ACTO CRIMINAL

infame

Por Carlos Enrique Saldivar

Lanzar la laptop por la ventana y ocultarse bajo sus sábanas comienza a parecerle a la chiquilla una idea nada descabellada, de modo que se apresta a hacerlo, no piensa en que podría lastimar a un inocente transeúnte. En su mente solo existe una idea: coger el aparato y arrojarlo a la calle con todas sus energías.

 Sin embargo, ella no puede realizar su meta. Es interrumpida; siente, horrorizada, que algo la levanta por el aire y la avienta a través de la ventana, a cuatro pisos de altura.

 Que la tecnología se estresara hasta el punto de cometer dichos actos criminales era solo cuestión de tiempo.

 La computadora portátil se ha escondido bajo las sábanas, asustada por el terrible arranque de furia que la llevó a cometer tamaña fechoría.

 Untitled-5

Texto que podrán encontrar en:

http://issuu.com/revistaliterariainfame/docs/7to_lucidez

Originally posted 2014-07-22 21:53:45. Republished by Blog Post Promoter

¿Dónde está su mundo?

infamePor Diana Beláustegui

Si tuviera que indicar el punto exacto en el que comenzó todo, creo que no podría marcarlo con exactitud, si le preguntasen a Cándida tal vez les hablaría de cuando empezó a sentirse sola y Rocita, la niña mágica, apareció en su vida. Pero contarlo desde esa perspectiva sería confuso, acabarían sin entender la historia, o lo que es peor, la comprenderían a la perfección y eso indicaría que estuvieron en ese mundo.

Rocita llegaba con su vestidito rojo y un osito cianótico con doble vuelta de cordón umbilical en el cuello, cuando los tiempos eran difíciles. A veces a Cándida le costaba trabajo tranquilizarse: se agitaba, gritaba y su madre corría de un lado al otro, regañándola, utilizando duchas de agua helada para calmarla.

En los tiempos de abulia, Rocita aparecía con un vestidito blanco y el osito menstruando.

La niña mágica era su compañía, su amiga, a veces la imaginaba sin el vestidito y quería tocarla, a veces Rocita le vendaba los ojos al osito y eran amantes.

Su vida había mejorado, ya casi no se daba cuenta cuando su madre la dejaba encerrada y salía a trabajar o huía con el vecino para olvidarse un poco de ella.

Tal vez estaba concentrada en su amiguita o se había perdido en los estrambóticos ojos del osito cianótico que no sospechó nada cuando el cuarto cambió, cuando las sábanas se hicieron blancas y la habitación comenzó a oler a desinfectante y algodón. De vez en cuando entraba un hombre de barba en su campo visual y le hablaba. La interrogaba por ratos. Era difícil enfocarse en lo que él le pedía cuando Rocita le recitaba poesía de los infrarrealistas al oído.

Era ensordecedor, cuando la niña mágica le pasaba el micrófono que llevaba escondido entre las tetitas, al osito menstruante, y él daba una perorata sobre los niños hambrientos del África, tal vez por todo esto no se dio cuenta cuando su madre se desvaneció y unas mujeres de blanco la suplantaron. Le daban pastillas que tragaba con jugo de naranja o licuado de frutilla.

Poco a poco los días se hicieron largos. Dormía mucho y cuando despertaba, se quedaba en la cama sin poder caminar, con las piernas tan pesadas que si se levantaba seguramente produciría grietas en el piso gris.

Por esos días comenzó a darse cuenta de los cambios. El hombre de barba entraba y le preguntaba cómo estaba su día, que sentía, en que pensaba o que opinaba del país. Y un miércoles, lo sé con exactitud porque fue el día del gran despertar, se descubrió sola, tan sola que dolía, tan sola que asfixiaba, tan sola y desesperada que le costaba trabajo recordar a Rocita y sus tetitas florecidas, al osito y su diatriba. La asepsia, el blanco y el silencio del lugar le produjeron una hendidura en su cordura. ¿Quién le había quitado su mundo, quien la arrastró a ese cuarto de sonidos enmudecidos?, ¿Dónde estaba el ardor, el amor, los gritos, las ganas de vivir?, ¿Fueron las pastillas, las inyecciones, los licuados o el maldito doctor de barba que la interrogaba?

El jueves se negó a comer y el viernes se preparó para su visita. Se sentó en la cama y no sacó los ojos de la puerta hasta que lo vio entrar, con su chaqueta absurda, el cuaderno negro y la lapicera salvadora. Con esa misma lapicera corre Cándida por las calles, nadie se anima a detenerla, lleva en la punta, clavado, un globo ocular. Ríe compulsivamente, llora por ratos, grita devorada por el odio. Nadie se acerca. Rocita no existe. Tiene la certeza de que ese mundo estuvo en algún rincón de su mente y que fue extraído con saña, burlándose de la felicidad que sentía cuando vivía en él. Grita rabiosa y en un intento inefable por causarle aún más daño a quien la dejó muerta en vida, muerde el globo ocular que estalla con un pequeño chasquido. Lo mastica sentada en la calle, desahuciada.

El ojo del muerto, reventado y jugoso, no trae el alivio que esperaba. Los curiosos la rodean, el mundo es tan nítido que el auto que dobla en la esquina pareciera traer una bandera blanca flameando a un costado, seguro es la paz que necesita.

Se levanta y corre a su encuentro.

REVELACIONES

Texto que podrán encontrar en:

http://issuu.com/revistaliterariainfame/docs/5to

Originally posted 2014-06-23 22:41:07. Republished by Blog Post Promoter

PERO NO DE AMOR

infame

Por M.Nery

Tengo el veneno de tus malditos besos atorado en el pecho.
Soy monstruo, demonio, porquería,
maldigo la noche, el día y tu puta sonrisa.

Me duele respirar,

 reír e incluso despertar,
odio las voces que articulan mi nombre.

Maldito sea,

maldito nombre sin sentido,
dolor sin consuelo, embrujo sin remedio,
quiero sacarlo de mi ser,

gritar, pedirle al viento que se lleve tu recuerdo.

Ya habré de morir
habrán de enterrarme y será un bonito funeral.

(No hay frases de amor para hoy)

Soy el ultimo viajero de un tren al olvido,
soy quien predica mierda de Dios
piedad, piedad al infierno
viaje seguro a mi destino
eso, esto soy yo.

Duele, me dueles,

me extingo.

22000_688806607802447_1730000463_n

Texto que podrán encontrar en:

http://issuu.com/revistaliterariainfame/docs/5to

Originally posted 2014-06-30 23:02:56. Republished by Blog Post Promoter

Una Balsa en el Encierro

infame

Por: Andrea Candia Gajá

La balsa navegaba a la deriva. Siempre con un tripulante aferrado y, a veces, algún visitante. No se vislumbraba horizonte cercano; ni un pedazo de tierra que ofreciera la certeza de llegar a algún destino en aquella inmensidad. Tonos azules y rojizos se mezclaban en la enormidad de un espacio desconocido.

 Así pasaba sus días, viajaba sin rumbo, con el viento que escurría entre sus dedos y acariciaba su alma. Si tenía pasajero, le hablaba sobre una época en que la lucha por la libertad era posible. Si el viaje era en solitario, disfrutaba del libre albedrío de la mente humana.

 No hacía falta cerrar los ojos, porque, a pesar de ser presa de paredes grises y barrotes a medio pintar, sus sueños vagaban en libertad en un espacio que jamás le arrebatarían.

Dibujo Uriel 76 copy

Texto que podrán encontrar en:

http://issuu.com/revistaliterariainfame/docs/7to_lucidez

Originally posted 2014-07-28 09:07:44. Republished by Blog Post Promoter

México, quiere conocerte

infame

Por Fausto Leyva

¿De qué forma se puede conocer y asimilar a la humanidad sin salir de casa? Sin duda uno de los mecanismos más efectivos de la comunicación son los conceptos audiovisuales, es por ello que el cine y la música son un lenguaje universal que nos lleva y conecta en cada latitud de este planeta. En base a esto, por ejemplo, que con el cine de EUA conocemos el poderío militar del que son capaces, de que serán los héroes en una invasión extraterrestre y colonizarán otros planetas en busca de la paz universal; de Francia tenemos la certeza que ahí existen los mejores amantes y las mujeres más liberales del mundo, siendo personajes de complejos razonamientos existenciales. Y de la música, pues nadie sabe rockear mejor que los ingleses o bailar y cantarle a la vida mejor que un cubano.

 Pero, ¿Cuál es la carta de presentación México ante el mundo? ¿Cómo se nos percibe en otras tierras? Alguna vez escuché a unos americanos preguntar en donde se encuentran los mariachis que inmortalizó Jorge Negrete o Pedro Infante, no encontré respuesta para ello, al menos no cerca del centro de la Ciudad de México, pero surgió otra cuestión: ¿Por qué creerían estas personas que México es así aún?

 Para responder esta pregunta me encontré con el libro, EL CINE MEXICANO DEL SIGLO XX: estampas de una negación nacional (1910-2000) de Obed González Moreno (editado por Raíz del Hombre y el Instituto Mexiquense de Cultura) en el cual, a manera de ensayo, reflexiona sobre la realidad que se ha retratado en una selección de películas indispensables en la historia del cine nacional.

los-caifanes

 Obed Gonzales propone un análisis de la sociedad mexicana con base en una selección de personajes y cineastas, desdeñando la perspectiva psicológica que se presentan en estas piezas artísticas. Entre las películas citadas se encuentran Los hermanos de hierro de Israel Rodríguez, Los Caifanes de Juan Ibánez y Rojo amanecer de Jorge Fons, entre otras, de las cuales extrae, por una parte, la perspectiva social que se acentúa en las obras, así como el simbolismo con el cual se intenta conectar al espectador con el discurso del actor o el cineasta. De esta manera y situando el contexto histórico de cada película, se nos muestra la evolución de la sociedad mexicana, la cual muchas veces se nos acusa de relajados, paternalistas, violentos, etc., cosa que desde Octavio Paz con su Laberinto de la soledad o Antonio Guadarrama y su Trilogía de los grandes Tlatoanis han dejado sobre la mesa de discusión de cómo es ser mexicano.

 Este libro abre la puerta a un sinfín de hipótesis y argumentos con respecto al ser colectivo, específicamente del mexicano, pero que igual da pauta a revalorizar y cuestionar nuestra forma de ver cine y las causas que este lleva. Sin duda, amable lector, me permito invitarles a leer este libro, así como seguir el trabajo de este autor.

Originally posted 2014-06-03 01:48:07. Republished by Blog Post Promoter

LA FERIA

infame

Por Alberto Puebla

Tuve un sueño. Estábamos planificando las vacaciones, por lo que me pidieron visitar las pozas que estaban en una formación rocosa, similar a una montaña pelada. Todo era piedra roja y ardiente. En la entrada había una caseta de cobro, pero el resto era naturaleza.

 El lugar tenía concurrencia, pero no era insoportable la conglomeración. El agua se concentraba en albercas de piedra azul y verde. El piso relucía como un estampado metálico, un mosaico de estaño y cobre. Todo era juventud y belleza. El silencio sólo se matizaba con el tropel de agua y las risas asépticas, nítidas, de plata.

 Estaba ebrio de calor. Escuché entonces un estruendo extraño al mundo salvaje. Un miedo infantil me sobrevino. Sonaba un chirriar de rieles, como el de la montaña rusa cuando cae de su loma más alta; los gritos de niños, su furor, su miedo.

 Siempre he odiado las alturas, las ruedas, el metal, como una feria llena del espanto de las máquinas. Miré hacia el cielo. En el esplendor de la luz se destrozaba un avión. Caían ángeles quemados, cenizas jóvenes, carne de niño. Y como un confeti fino, luminoso, para celebrar la llegada de la feria al pueblo: el acero retorcido, el cristal, papelitos varios, coloridos.

32340_503599169660015_1555525685_n

Texto que podrán encontrar en:

http://issuu.com/revistaliterariainfame/docs/7to_lucidez

Originally posted 2014-07-07 21:33:38. Republished by Blog Post Promoter

Te invitamos a la presentación oficial de Ensayódromo

 Ya sabes qué es Ensayódromo, ahora conócelo, ¡es tuyo!

PosterEnsayodromo (1)

Ya no hay misterios. Ensayódromo ya es una realidad y, para celebrarlo, Distrito Global, Concierto Cable, Revista Infame, Radio Trinchera, Joyride Magazine, TARES Taller de Arquitectura y Restauración, Zapoteco Films, Consejo Internacional de Derechos Humanos y Chulavista te invitan a la presentación oficial del programa en donde podrás aclarar todas tus dudas, gracias a la participación de los actores que se han unido en pro de los músicos mexicanos.

 También revelaremos a las bandas que estarán a cargo de estrenar el primer Ensayódromo de esta iniciativa, ubicado en  Avenida Universidad No. 178 (cerca de metro Copilco) con un concierto en vivo que podrás disfrutar el 31 de mayo a las 4:00 pm a través del portal de Concierto Cable

Además, “H” (Oswaldo Pichardo), “futuro representante de la escena electrónica de México” pondrá la fiesta estrenando los tracks de su próximo EP, “Universo”.

oswaldo pichardo
Oswaldo Pichardo, mejor conocido como “H” se presentará en vivo en el Espacio Polivalente del CCD.

 Chulavista Store tiene preparadas varias sorpresas para los asistentes y no sólo eso, Cerveceria Linda Vista DIY y Gelatieri, La Fábrica de Helados, también estarán presentes para consentir a todo el público en está fecha tan especial.

 La cita es este 23 de Mayo, en punto de las 5:00 pm en el Centro de Cultura Digital, ubicado en Lieja, Paseo de la Reforma Esquina, Juárez, Cuauhtémoc, 11100 Ciudad de México, Distrito Federal.

 La entrada es libre. El acceso al recinto empezará a las 4:30 pm.

 

Originally posted 2014-05-20 10:30:20. Republished by Blog Post Promoter

INSTRUCCIONES PARA SOÑAR

infame

Por Kevin Cárdenas

Aquel que desee ampliar su propia consciencia y desdoblarla en el plano onírico comenzará por preguntarse con la diligencia propia de un investigador las siguientes cuestiones: ¿Esto es un sueño?, ¿Estoy verdaderamente despierto? . El interrogatorio debe repetirse constantemente durante el devenir de los días, y la finalidad de hacerlo reside en encontrar una respuesta bien fundamentada, sea ésta negativa o afirmativa.

 Una vez desarrollado el hábito de cuestionar la realidad, el aspirante a soñador deberá disponer de un lecho donde reposará su integridad física. El lugar no requiere de ninguna condición especial, pues, válganos para esto la cita de Doña Eduviges Dyada: “El sueño es muy buen colchón para el cansancio.”

 El siguiente paso consiste en embonar cada pestaña del párpado superior con su semejante y respectiva del párpado inferior, de manera que sólo pueda observarse el interior del subconsciente. Entonces, a modo de rezo o mantra, el usuario deberá repetir hasta el abatimiento las palabras: Estoy soñando.

 Si el procedimiento fue llevado a cabo con el ímpetu necesario, la siguiente vez que abra los ojos, el ejecutor de la técnica se hallará envuelto en una fabulosa realidad manipulable a placer.

 El soñador, una vez consciente de su situación y de su condición, puede prescindir de éste o de cualquier otro instructivo, puesto que la cantidad de posibilidades a explorar es infinita y por ende no admite un conteo total, ni mucho menos una descripción de cada una de ellas.

 Como paso opcional, y para fines de memorizar lo ocurrido, es recomendado por los más ávidos registrar la experiencia justo después de despertar. Para esto sírvase el soñador de su método y herramienta preferidos. Se sugiere usar una pluma, una grabadora de voz o un lienzo.

 946789_650580411625067_1224604085_n

 Texto que podrán encontrar en:

http://issuu.com/revistaliterariainfame/docs/7to_lucidez

Infame presenta: La Horas


infame

 

 

 

Hoy comenzamos un nuevo camino acompañados de nuestros amigos de Chulavista Art House, quienes nos brindan un pequeño espacio destinado a la literatura, principalmente. En esta sección encontrarán textos publicados de la revista literaria Infame (Placer consumado en letras…) a lo largo de siete números. Encontrarán diferentes géneros literarios como: poesía, cuento, ensayo, mini ficción, entre otros; así como algunas recomendaciones de cine, música y libros que nuestros propios autores comparten.

 Esperamos que esta alianza sea de su agrado, el único fin que pretendemos en común es incentivar el hábito de lectura, dar a conocer escritores emergentes; además de  acercarlos a las diferentes disciplinas que integran al arte en general y sus variantes. Sin más preámbulo, los invitamos a que lean nuestra sección. ¡Bienvenidos!

 LAS HORAS
Joyce S.Flores

Presiento que esta noche

estoy a punto de morir de una manera turbia,

con las uñas agrietando las paredes

y los dientes mordiendo las almohadas.

De pronto todo sucede,

oscurece y el mundo calla.

Me sobreviene el insomnio,

una cobija sostiene mi cordura.

El hombre que duerme junto a mi ya no escucha

como para saberme, hablo.

(Desafío al sonido espectral del reloj que quiere dejar de correr.)

Después pienso en el trascurrir del tiempo,

en los minutos caprichosos

que no quieren crecer,

que se detienen

y nos asfixian.

Ansiedad y sudor se impregnan.

(Hace una hora que comencé a rezar.)

Sé lo que ocurrirá.

Con mis últimas fuerzas trato de sostenerme de las manecillas,

deshacerme de ese horrible hedor a tiempo que me mata.

Solo logro desgarrarle la piel a las horas

que se van apresuradas, sangrantes

mientras se pierden en la profundidad.

Escucho al reloj burlándose de mí,
viéndome morir hacia el amanecer.

(Viéndome morir, igual que ayer.)

Soledad

Ilustración: María Zavala / Soledad

*Texto que podrán encontrar en:

 http://issuu.com/revistaliterariainfame/docs/6to_tiempo_transici__n_inexorable