La explosión del arte urbano en México

Por Abraham Bojórquez

@abrahambr

 

Donde hay una sociedad consciente y sensible, suele haber arte. Pero ahí donde además existen las condiciones de crisis y tensión social, suelen proliferar las más genuinas y estridentes formas que adopta el arte. En la época postmoderna de esta civilización globalizada, el arte urbano se ha convertido en un reflejo honesto, crudo y con frecuencia genial de los sentimientos y las protestas.

 

Los tiempos parecen propicios para el arte y en específico el arte urbano en México. Hay un despertar político y social entre la juventud que comienza a manifestarse en los muros, calles, postes y medianeras de la Ciudad de México. Iniciativas como Esténcil Móvil comienzan a surgir para promover la utilización del arte a manera de protesta.

El blog DisqueDF presenta una colección bimestral de fotografías de arte urbano tomadas alrededor de la ciudad. Algunas piezas con un claro mensaje político y otras simplemente comunicando ideas, pero todas comparten la característica de confirmar la creciente calidad de esta forma de arte en las calles del DF.

 

“El arte es una rebelión contra el destino” se leía en una de las mantas colgadas durante la primera Asamblea #YoSoy132 hace un par de meses en Ciudad Universitaria en el Distrito Federal. El tiempo del arte urbano en la gran ciudad apenas comienza.

Para más piezas, visita: disquedf.blogspot.mx

 

 

 

 

Originally posted 2012-08-08 13:30:32. Republished by Blog Post Promoter

Fuera opresión, bienvenida a la reflexión: Komal Collective y el esténcil

14507164931_dbce10bae7_z
Crédito: Komal.bligoo.com

Reavivar el arte libertario a través de la técnica del esténcil, es el elemento que define a Komal Collective, grupo activista que trata de promover la educación libertaria en diversos aspectos apreciados desde cualquier punto de la calle. Sus infinitos detalles en cada plantilla, hacen alusión a la falta de conciencia social que existe en diversos aspectos cotidianos que van desde lo político hasta lo económico.

 El descontrol de la sociedad, la inminente presunción en la que se encuentra y su poder de negación en torno a sus circunstancias más adversas, ha propiciado que el arte en sus diferentes modalidades, se manifieste para dar lo que necesita la gente y el mundo : libertad y rebeldía.

 ¿Cuántos no hemos pensado algo pero por “temor” no lo hacemos? ¿Acaso suponemos actuar bajo nuestros propios pensamientos? En un tejido social donde se olvida la fraternidad humana, donde la mayoría de las veces se vislumbra angustia, soledad y frustración, aparece el olvido de la hiriente realidad de los pasos. La reflexión del día llega seguida de un remordimiento, de una pesadez y entonces dejamos de lado nuestro sentido de ser.

14530599983_0d808947bf_c
Crédito:Komal.bligoo.com

9403033668_277f0838c5_z
Crédito:Komal.bligoo.com
10431007494_4733df387d_z
Crédito:Komal.bligoo.com

 El síntoma de descontento, no sólo se plasma en el habla sino también a la hora de adoptar cuestiones que a la misma sociedad no le son inherentes y atentan contra su integridad. La paradoja se encuentra en la yuxtaposición que existe entre querer y poder -–bien dicen que querer es poder–. Pero ¿poder no es querer? ¿anhelamos poder, pero no querer? El arte libertario, define claramente esta yuxtaposición: Somos la sombra de nuestros propios deseos y representamos la luz para la dominación de los que no acostumbran soñar.

 En palabras del propio colectivo, se expresa el sentir de una parte del desconcierto que existe, del querer mostrar una reflexión a través de lo siguiente:

“Nos gusta la intervención visual en la calle, es hermosa, sorprendente, y sugiere una sensación.Podría llamarse graffiti, instalación, plantilla, carteles, pegatinas. Finalmente, esto es lo que nos gusta hacer […] . Nosotros tratamos de llenar de color y de vida a la sociedad cada vez más muerta y perdida. Queremos hacer reflexionar a la gente y tocar su lado humano y tratar de cambiar el mundo”

 A través del trabajo que realizan, buscan darle sentido a su creación: El generar reflexión y tener un fundamento claramente sólido. Construir y plasmar ideas, son la base para forjar la expresión y sobre todo, el sentir humano. ¿Cuántas veces nos hemos sentido aislados y oprimidos por los cuestionamientos sociales? La mayoría del tiempo, atravesamos por el sentimiento culposo de nuestro actuar y a veces; de nuestro pensar. El hombre es libre de pensamiento, pero muy pocas veces es consciente de esto y trata de revelar su descontento hablando por detrás y poniendo cinta adhesiva en su boca para toda la vida.

14435344827_62a733c355_c
Crédito:Komal.bligoo.com

 Todavía queremos creer, por lo pronto sigue brillando esa lucecita en cada uno de nosotros. El ejemplo es Komal Collective, que a partir de sus plantillas muestra a la gente sus costumbres más arraigadas al modelo de dominación en sus diferentes modalidades. Conciencia y más conciencia, son las palabras que claman para corroborar que la capacidad reflexiva aún no se ha perdido.

 Gente que pelea, que lucha, que piensa, que opina y que no se sienta cómodamente en el sillón de su casa para decir ¡Ya para qué! ¡No se puede hacer nada!, forma parte de la descripción clara del colectivo que trata de hacer un proceso de coyuntura social, integrando los grandes retos que enfrenta la población; desafíos que van desde autonomía hasta el entendimiento de nuestra vida cotidiana.

10431157136_0151f242f3_z
Crédito:Komal.bligoo.com

 Se busca crear, vincular arte con libertad, unir a la sociedad a través de su independencia y de su sentir ante el dramático contexto por el que atraviesa constantemente; para poder darle color a las calles y al grito contenido en cada uno de nosotros.

 Manifestación y rebeldía, se fusionan para transmitir raciocinios alrededor de una nación que olvida su sentir y solamente, se establece bajo la monotonía de los que sembraron la indiferencia de un pueblo que ya no llora por gente que muere de hambre, por comunidades enteras que sufren de violencia en sus diferentes denominaciones, por miles de personas en sometimiento, por el olvido del 85% de gente en condición de pobreza en todo el país, por mujeres que trabajan doble jornada laboral en las maquilas, por la aniquilación de comunidades indígenas… y la lista podría ser más larga de lo que ya es. Pero el olvido del dolor, es lo que hace del mexicano un ser egocéntrico que se conforma con la mediatización del eje opresor.

 Ciertamente, la educación y formación libertaria desembocan como una luz magnánima entre los que no acostumbran gritar “Ya estamos hasta la madre” , en los que solamente chiflan y aplauden…esos que abandonan a su gente más afectada.

Sitios del colectivo:

http://komal.bligoo.com/

https://www.facebook.com/pages/Komal-Collective/302799353068863