Ensayo acústico de The Smösh en Ensayódromo

Hace unas semanas tuvimos el gusto de grabar uno de los ensayos semanales en Ensayódromo de The Smösh. A diferencia de los ensayos regulares en los que la banda está preparando el setlist para las próximas fechas de promoción de “7 Días De Oscuridad”, en esta ocasión se aventaron un acústico bastante especial. Les compartimos el resultado de aquella velada con los jóvenes de Tampico, Matamoros y D.F.:

 

 

¿Quieren más de los The Smösh? Escuchen su nuevo sencillo “Animal sin Voluntad” y descárguenlo completamente gratis por acá cortesía de Chulavista y The Smösh.

Ideas vestidas: Baudrillard y Monsiváis

Eso de la “cantinfleada” se les da a todos. Es más fácil decir nada con muchas palabras; es más divertido insinuarlo y que los demás entiendan lo que quieran. Si les gusta, lo compran, y si pasa lo contrario, también. Ya decía Carlos Monsiváis que si se trata de pasarla bien, los espectáculos dejan de ser buenos o malos y se convierten en arte a la medida del bolsillo.

Carlos Monsiváis
Carlos Monsiváis

 Propiamente dicho, el espectáculo se llevaba a cabo en las fiestas familiares y debajo de las lonas o carpas improvisadas de la calle. Los espectadores de dichos actos salían doblemente muertos y, por otro lado, salían con un nuevo motivo para sentirse gloriosos y felices. Quiero decir más muertos porque no sólo sentían deslomarse de la risa con los chistes propinados por el artista de barrio (a razón de que “callejero” representa otro nivel), sino también muertos de hambre, simplemente porque así es la costumbre del pobre.

 Lo que ellos nunca supieron, ni sabrán, es que a pesar de la carencia intelectiva de la función, nunca fueron estafados. Nunca. Los pobres, desde la incomodidad de la silla rota, pagarían poco por mucho de poco. Los pudientes, bien acomodados, pagan mucho por nada de nada. Ahora, si sólo desde las palabras podemos ser justos: la nada ya es algo. El rico juega a entender al mísero vecino desde las galerías. Quiere ser como él, pinta por él, canta por él, escribe por él, protesta por él.

No se trata de una burla ni de un juego hipócrita; por el contrario, se alude a una conciencia mutada y revertida. Esa sensibilidad artificial rompe con todos los esquemas vanguardistas. Rompe, pero no construye.

 El nuevo espectador oscila entre dos vertientes completamente opuestas; tiene que dejar de ser para luego no saber qué es lo que es o debe ser. La fragmentación entre artista-obra-espectador se traduce al ideario inocuo propio de nuestro tiempo. El arte ya no genera un discurso. La obra desarraiga el orden de espacio-tiempo; es decir, se perturba y se confunde la certeza de la comunicación. La obra no se sitúa ni maneja una percepción que nos identifique con la creación o con el artista. La obra y el artista se contradicen.

 Las ideas están vestidas. Vestidas de manera estrafalaria, desproporcionada. Dejan ver todo lo que no es. Por ejemplo: la guerra. Todos aquellos que necesitan hacer algo, acuden a la guerra. Disfrazan de encanto blanco el discurso político, la poesía y la música, cuando irónicamente, lo que genera la hostilidad es la muerte anunciada por los ídolos confundidos. Proponen la rebelión para generar incertidumbre y unir a todo aquel que le dedique el tiempo necesario para cambiarle a la televisión o leer el encabezado. ¿Cómo es posible que la izquierda pueda ser derecha frente a un montón de dinero? Pues sí, así se pagan las prótesis.

Jean Baudrillard
Jean Baudrillard

 Sin darse cuenta, tanto la prensa como la política, se transfiguran en la bella dama aclamada; sin embargo, la señora del pueblo que surgió a partir de la nueva base del estereotipo anteriormente ovacionado, es atacada, denigrada y, paulatinamente, olvidada. El rechazo hacia el mismo reflejo se va dando a través de los años de forma involuntaria; cegados por el propio deseo de una vuelta a los orígenes.

La belleza viene callada; se dirige y nos habla con poses y labial barato. El sexo está perdido en el performance de la mera improvisación que solamente busca miradas y portadas de revista. El líder casado con la empresa más cercana, mata dos gaviotas de un tiro. La imagen está adherida a nuestra piel, tan tóxica como es. El arte se vende y se cubre de la luz hasta que alguien lo quema desde un libro mal escrito. Los medios son la guerra; matan y acusan al artista de barrio que actuaba bajo la lona improvisada. El amor sigue sin existir hasta que alguien lo vea.

La imagen, los medios, los líderes, la belleza, el sexo, el amor, el arte. Víctimas de la confusión.

 ¿Cómo actuaría la señora del pueblo si se enfrentara a los principios naturales?

Basado en los ensayos:

Todos somos transexuales de Jean Baudrillard.

Instituciones: Cantinflas. Ahí estuvo el detalle de Carlos Monsiváis.

Te invitamos a la presentación oficial de Ensayódromo

 Ya sabes qué es Ensayódromo, ahora conócelo, ¡es tuyo!

PosterEnsayodromo (1)

Ya no hay misterios. Ensayódromo ya es una realidad y, para celebrarlo, Distrito Global, Concierto Cable, Revista Infame, Radio Trinchera, Joyride Magazine, TARES Taller de Arquitectura y Restauración, Zapoteco Films, Consejo Internacional de Derechos Humanos y Chulavista te invitan a la presentación oficial del programa en donde podrás aclarar todas tus dudas, gracias a la participación de los actores que se han unido en pro de los músicos mexicanos.

 También revelaremos a las bandas que estarán a cargo de estrenar el primer Ensayódromo de esta iniciativa, ubicado en  Avenida Universidad No. 178 (cerca de metro Copilco) con un concierto en vivo que podrás disfrutar el 31 de mayo a las 4:00 pm a través del portal de Concierto Cable

Además, “H” (Oswaldo Pichardo), “futuro representante de la escena electrónica de México” pondrá la fiesta estrenando los tracks de su próximo EP, “Universo”.

oswaldo pichardo
Oswaldo Pichardo, mejor conocido como “H” se presentará en vivo en el Espacio Polivalente del CCD.

 Chulavista Store tiene preparadas varias sorpresas para los asistentes y no sólo eso, Cerveceria Linda Vista DIY y Gelatieri, La Fábrica de Helados, también estarán presentes para consentir a todo el público en está fecha tan especial.

 La cita es este 23 de Mayo, en punto de las 5:00 pm en el Centro de Cultura Digital, ubicado en Lieja, Paseo de la Reforma Esquina, Juárez, Cuauhtémoc, 11100 Ciudad de México, Distrito Federal.

 La entrada es libre. El acceso al recinto empezará a las 4:30 pm.

 

Padre y memoria de Federico Campbell

“Soy, en la medida que me cuento. Cuento, luego existo.”

Siempre me ha costado trabajo decir: murió (no “se murió”, porque así como no “se nació” tampoco “se murió”); murió en tiempo pasado, porque sólo se muere una vez. Cuando llega el fin del tiempo, basta con que uno lo recuerde para que viva para siempre.

 Por eso los escritores nunca mueren, nunca fueron. Los escritores son y serán. Viven en nuestra memoria sólo para convertirse en parte de nuestros recuerdos. ¿Que no son nuestros recuerdos, nuestra memoria parte de nuestra identidad personal?  “Y es que la memoria nos constituye. El ser es memoria. La persona es la memoria y la memoria es nuestra identidad personal. Yo soy lo que he sido. Yo soy lo que recuerdo.12718

 Eso dice Federico Campbell, uno de los más grandes periodistas, ensayistas, narradores y traductores mexicanos. Obtuvo la beca J. S. Guggenheim en 1995 así como la beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en 1990; recibió el Premio de Narrativa Colima por “Transpeninsular”; en 1999 se convirtió en miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. De manera magistral figura en los libros de cuento y los ensayos, como por ejemplo: “La ficción de la memoria”, “El imperio del adiós”, “La invención del poder“, “Periodismo escrito”, etcétera.

 “Padre y memoria” es el último ensayo. Este trabajo antológico nos muestra que para Campbell, citar constituye todo un ejercicio de la retórica donde el escritor se convierte en ajustador. La riqueza en cuanto a referencias es notable.

 Franz Kafka, Juan Rulfo, Paul Auster, Sam Shepard, Ramond Carver, Eliseo Alberto…forman parte de lo que conforma “Padre y memoria”.

 Haciendo una revisión de textos de algunos de los más grandes autores y científicos, Campbell deja ver la influencia del padre en la literatura, empero no sólo como figura patriarcal, sino como memoria. Se sostiene que cuando el padre vive de su memoria, el hijo vive de esta; y más aún cuando el hijo realiza el ejercicio de las letras.

 Dice Campbell que los seres humanos jugamos entre dos dimensiones: la vida real y la ficción. Al hacer uso de nuestros recuerdos, la memoria no actúa fiel, no recordamos de manera lineal ni cronológica, nuestra memoria crea “la memoria inventa. No reproduce. No es un disco, ni un archivo, ni una cinta grabada. Recordar es siempre reconstruir, no reproducir.”

 Pensar en nuestra memoria es pensar en lo que imaginamos. Podemos comparar el sueño con la acción de escribir una novela; nos valemos de nuestros recuerdos para construir vidas y amores, espacios y tiempos. “Las ruinas circulares” de Jorge Luis Borges se detona uno de los peores miedos de la mente: imaginar que somos imaginados. ¿Seremos personajes del sueño de alguien más? “¿No será que, como el sueño, la vida también es una ficción?”

Nuccio Ordine: “la cultura es inútil”

En un lugar donde todo lo material es lo que que prevalece y que ha ganado terreno como elemento de máxima importancia, áreas como las humanidades, las ciencias o las artes han perdido el valor intrínseco que debieran suponer. El mundo avanza (o es lo que se nos dice) sin cesar, y ello nos obliga a mantenernos en constante evolución con él. ¿Por qué preocuparnos por materias como la Filosofía, la Ética o las artes en general que no parecen seguir ese patrón de desarrollo? Los problemas de las humanidades son, en varios casos, asuntos que llevan miles de años ahí, como esperando algo que, irremediablemente, no llega.

Nuccio Ordine (Diamante, 1958) debiera ser una de las personas más inútiles del planeta: matriculado en la Universidad de Calabria como filósofo y profesor de literatura italiana, ha enseñado en la Universidad de Yale, de Nueva York, la Sorbona de París o el Instituto Warburg en Londres; es, también, caballero de la Legión de Honor francesa. Una persona que se ha desempeñado toda su vida como eso que en algún momento de la historia se denominó “pensador”. ¿Qué piensa una persona como él en un mundo como este? ¿Piensa en verdad? ¿Hay algo qué pensar? Ordine cree que es así, de tal forma que utiliza la palabra escrita como vehículo para embestir contra la ignorancia promovida desde las instituciones:

“Si dejamos que nos roben el legado de nuestros antepasados y que se mutile el conocimiento, no es que dejemos de ser personas cultivadas: es que las generaciones futuras dejarán de ser personas en sentido estricto”.

ordine

La utilidad de lo inútil es el medio que Ordine utiliza para dar testimonio de las ideas que ha amasado durante algún tiempo. Éste, su último libro de ensayo, tiene como tesis central la idea de que la literatura, la filosofía y otras áreas de las humanidades no son inútiles (como podría inferirse del progresivo destierro que han sufrido de los planes educativos y los presupuestos gubernamentales) sino imprescindibles.

“El hecho de ser inmunes a toda aspiración al beneficio (material/económico) constituye una forma de resistencia a los egoísmos del presente, un antídoto contra la barbarie de lo útil, que ha llegado incluso a corromper nuestras relaciones sociales y nuestros afectos más íntimos”.

Pero Ordine no la tiene comprada, todo lo contrario: se trata de una embestida frontal (y, tal vez, brutal) de un individuo contra la idea básica del capitalismo: la acumulación material. “La gente piensa que la felicidad es un producto del dinero”, afirma, “¡se engañan!” El problema mayor reside en que semejante idea se ha extendido ya a todos los ámbitos:

“El utilitarismo ha invadido espacios en los que que no debería haber penetrado nunca, como las instituciones educativas. Cuando se recorta el presupuesto para las universidades, las escuelas, los teatros, las investigaciones arqueológicas, las bibliotecas… se está cercenando la excelencia de un país y eliminando cualquier posibilidad de formar a toda una generación”.

descarga

La utilidad de lo inútil resulta un texto acorde a los tiempos que vivimos, donde no solo se argumenta en contra de la deriva a la que nos lleva el utilitarismo: es, también, un manual pensado para superar lo que el autor denomina el invierno de la conciencia y para recordar, con Montaigne, que es el gozar, no el poseer, lo que nos hace felices.