Arthur Rimbaud: Qué NO hacer en caso de ser un poeta

(NO) conservar la calma: la tinta es un océano que se antoja indomable, intempestivo; cabalga a discreción pero jamás en silencio. Gira la luna alrededor de los nombres, y es su luz un faro contra la nostalgia. Identifica el origen de las llamas. Acércate. Más. Más. Un verso más. Sí, tenías razón: la poesía dinamita el mundo.

Es poderosa la voz cuando se le acompaña con música; el canto hilvana las letras. Vocal, CONSONANTE, vocal, consonante, VOCAL, consonante, y cobra ritmo la palabra: Rimbaud, Arthur. Los nombres nacen de cabeza; el poeta a los quince años. Francia es madre de la poesía maldita. Francia es madre de la poesía maldita.

Francia es madre de la poesía maldita.

Maldita poesía.

Maldita, Francia, estás llena de poesía.

Tratar de apagar a un hombre es inútil.

Arthur Rimbaud engarza las palabras después de muerto, nos conduce al desasosiego de lo increíble; juega con la voz de sus manos. En 1869 compone versos en latín y gana un certamen académico con presumible facilidad. A los quince años, Rimbaud ya planeaba librarse del domicilio que nadie le preguntó.

(NO) incurrir en el crimen del extintor: alimenta el fuego de tus entrañas hasta volverlo palabra entrañable. Arthur leía a escondidas Los Miserables de Victor Hugo por temor a las represalias de su madre, Vitalie Cuif; y qué nos importa. Valioso es no ceder al embate de la restricción siempre a destiempo. Finalmente, Rimbaud escapó de casa a los 16 años: se arrojó a soñar.

 

Arthur Rimbaud en 1871

 

(NO) solicitar el auxilio del mundo: la aprobación del resto es un tronco que se nos viene encima, y no hay caso: son astillas innecesarias. La ayuda arribará en su justo momento. Georges Izambard, Paul Verlaine, Victor Hugo, Charles Cros y André Gil son tan sólo algunos de los personajes que convidaron su ayuda a un poeta damnificado.

Durante sus más de tres fugas de casa, el poeta asume un motivo político. El entorno sociopolítico de la Francia de siglo XIX determina el cantar poético de un errante navío de carne y hueso. Para entonces, su admiración por Charles Baudelaire ya es innegable. El niño muda el patio de juegos en páginas grabadas con insomnio. No se detiene.

Paul_Verlaine-bar-ret

(NO) temer a la desazón de un beso: los labios, esa mayúscula felicidad y desdicha, describen a las personas que cruzan por nuestro camino. Tienen memoria propia. Rimbaud se enamora de Paul Verlaine. Verlaine viaja junto al chiquillo por Londres y Paris. Juntos, sortean los pensamientos de un niño mayor o un hombre inmaduro mientras se toman de las letras, y así, entrelazados en su delirio, ambos terminan recluidos en su propia distancia. El amor no fue culpable.

RIMBAUD

 

(NO) resignarse: en exactas palabras, Rimbaud señaló alguna vez que “el poeta debe hacerse vidente a través de un razonado desarreglo de los sentidos”, su filosofía es lapidaria: el verdadero poeta es indómito, y jamás será de rodillas un arropado entre el resto. Ahora lo saben, el próximo 10 de noviembre se sumará un año más al ficticio deceso de poeta parisino. Finado a los 37 años, su poesía arde todavía. No se salven nunca mujeres y niños.  Arthur Rimbaud aún canta. Soñar nos mantiene despiertos.

 

 

Originally posted 2013-11-04 19:54:29. Republished by Blog Post Promoter

La sensibilidad e irreverencia de Arthur Rimbaud


La poesía francesa de Arthur Rimbaud (1854-1891), instantáneamente transporta a un mundo de melancolía, a un paisaje fuera de órbita, que va más allá del sentimiento humano. No se le podría afirmar como una emoción que altere negativamente los sentidos, tampoco algo que sea en un término de mera benevolencia. El desaire y la hostilidad eminente del siglo XIX, tocaba la puerta de los más sensibles y con pocas veneraciones hacia lo que sólo se adecua de año a año; a esta clase de personas, inteligentes, brillantes, con un apego hacia la humanidad misma, pertenecía el poeta francés. Con una gran pasión y contrato hacia lo inadmisible, apareció la exquisita lírica de su extensa obra.

Rimbaud

“El nuevo año ha consumido ya la luz del primer día;

luz tan agradable para los niños, tanto tiempo esperada y tan pronto olvidada,

y,envuelto en sueño y risa, el niño adormecido ha callado…

Está acostado en su cuna de plumas; y el sonajero ruidoso calla,junto a él, en el suelo.”

-Fragmento“El ángel y el niño”

  Paul Demeny (poeta destacado de aquélla época) fue su gran inspiración, formando en el joven Rimbaud una pieza de artilugios sobre letras y expresiones que le permitían ir más allá de lo que se veía en la creación literaria parisina. Fue el eco de la rebelión y de la subversión ante quien no aceptaba sus acciones de libertad. Un lapso de tiempo que se desplumaba por una actitud pueril, que no permitía que el talento de un ingenio se llegará a percibir con la magia que destilaba en cada poema.

 Presa de lo difícil , del hecho controversial, trató de salir airoso, alejándose en primera instancia, de sus raíces primarias y luego del círculo intelectual francés. Víctima de una infancia precaria -emocionalmente hablando-, buscó el hueco sobre la prosa desde muy pequeño, el arreglo hacia su dolor se plagó de instantes llenos de sensatez y hostilidad también.

“En la horca negra bailan, amable manco.

Bailan los paladines,

los descarnados danzarines del diablo;

danzan que danzan sin fin

los esqueletos de Saladín.

¡Monseñor Belzebú tira de la corbata de sus títeres negros, que al cielo gesticulan,

y al darles en la frente un buen zapatillazo

les obliga a bailar ritmos de Villancico”

-Fragmento “El baile de los ahorcados”

 El invierno fue una estación del año decisiva en el francés, ya que en 1870 el Colegio de Charleville (al cual había asistido) se convirtió en un hospital militar, lo cual ocasionó un extraño sentimiento en el joven de 16 años, que regresaba después de una fuga; razón de esta fue la horrible voluptuosidad social a la que se veía sujeto.El regreso le provocó una oleada de sensibilidad mayor, y su desarrollo en la poesía se enalteció conforme se separaba más de la burguesía. Desde sus escritos, se notaba un cierto resentimiento hacia la clase que manipulaba constantemente el trabajo de los artistas; los que se salían de dicha área, no eran bien aceptados, como lo fue para él, ya que desde el principio se le trató de desprestigiar.

“Mi triste corazón babea en la popa,

mi corazón está lleno de tabaco de hebra:

Ellos le arrojan chorros de sopa,

mi triste corazón babea en la popa:

Ante las chirigotas de la tropa

que suelta una risotada general,

mi triste corazón babea en la popa,

¡Mi corazón lleno de tabaco de hierba!

¡Itifálicos y sorcheros

sus incultos lo han pervertido!”

– Fragmento de “Cartas del vidente, primera: El corazón atormentado.”

 Un gran aventurero de la vida y la muerte, incidentes que van desde lo ocurrido con Paul Verlaine (que atentó contra su vida) hasta la unión en el ejército colonial holandés. “Las iluminaciones” y “Una temporada en el infierno” han sido de sus máximos escritos que han permitido que el legado de Rimbaud prevalezca hasta el presente siglo.Llena de suspenso, melodrama y caos, su obra aparece como la rebeldía de una flor que se negaba a marchitar, como un lobo que se aferraba al frío de la temporada, como un depredador sobre la mejor víctima y con el enorme amor hacia los desafíos que se presentaban.