Paul Banks, solo otra vez

Por Daniel Martínez

@Gibbsteak

 

 

A veces pensamos que el compositor o líder de una banda puede ser el reflejo de su banda, que al emprender un proyecto solista éste se escucharía como el de su banda, o viceversa.

No es el caso de Paul Banks quien, cuando desarrolló su proyecto solista Julian Plenti -alter ego de Paul Banks-, incluyó la influencia de Interpol pero trabajó en otorgarle un sonido propio.

Ahora, ya sin el pseudónimo, lanza su nuevo esfuerzo como solista, titulado sencillamente Banks.

Todo inicia con “The Base” muchos bajos y sonidos vibrantes, las guitarras dando profundidad a la canción y creando una atmósfera que recuerda a Turn On The Bright Lights. “Lisbon” continúa con un sonido que nos similar al new wave  de los 80 como Talk Talk. En la hermosa balada “Arise, Awake” figura una voz contrastante y es aquí cuando la música de Banks tiene la capacidad de transmutar de compleja a complicada, aunque parece complacerse en sus experimentos.

Por momentos el sonido de Banks puede ser amigable, otras veces más denso y difícil de digerir. El polifacético músico ha logrado ser cada vez menos predecible.  Ahora, sin alter -egos, sin banda, Paul muestra lo que tiene que decir, y lo dice sin titubeos.

El jueves salió el primer sencillo de Banks, a continuación lo puedes ver.

Originally posted 2012-10-29 18:00:21. Republished by Blog Post Promoter

Ciclo de Cine Express: Nuevo Ciclo

Por Abraham Bojórquez

@abrahambr

A las infundadas interpretaciones del calendario maya que auguraban que el final de los tiempos tendría lugar el pasado 21 de diciembre, habría que añadir aquellas interpretaciones que postulaban no un final, sino simplemente un cambio de ciclo.

¿Qué tipo de cambio? Las opiniones variaban, pero casi todas coincidían en que a partir de dicha fecha, la humanidad experimentaría un “despertar de conciencia” y, también en la mayoría de los casos, se asumía que dicho cambio sería positivo y estaría íntimamente relacionado con nuestra relación unos con otros y también con nuestro hogar, el planeta Tierra.

A decir verdad, estas optimistas interpretaciones tienen el mismo valor científico que las apocalípticas –ninguno-. No tenemos elementos para pensar que un cambio así podría darse simultáneamente en las mentes de todos los miembros de la especie, y tampoco resulta factible explicar de dónde podría provenir una intervención de ese tipo. Los argumentos parecen partir de un ingenuo moralismo ambiental que pretende dictar lo bueno y lo malo con respecto a nuestro comportamiento ecológico.

Pero, por un momento, olvidemos el hecho de que la moralidad no existe en la naturaleza y de que la Tierra es tan indiferente hacia nosotros como nosotros lo somos hacia ella. El mensaje de “la nueva era” o “el nuevo ciclo” que rodeó el 2012, ha sido a pesar de todo el catalizador de un contagioso optimismo que nunca sobra.

Este Ciclo de Cine Express está dedicado a la esperanza y la posibilidad de cambiar para bien y construir un lugar pacífico y justo en el cual vivir.

2012: Time For Change es un repaso del postulado que se menciona sobre el “despertar de las conciencias”, el cual incluiría una transición de la competencia e individualidad a la colaboración y comunidad. (en inglés con subtítulos en ¿?)

Here Comes The Sun es un documental sobre la crisis energética y cómo puede ser resuelta mediante el aprovechamiento de la luz solar, cuya energía durante media hora es suficiente para abastecer al mundo entero durante un año. (en inglés con subtítulos opcionales en inglés)

Growing Change: A Journey Inside Venezuela’s Food Revolution es un recorrido por una Venezuela poco mencionada en las noticias mainstream. Después de una severa crisis alimentaria, el gobierno de ese país ha logrado la soberanía en este rubro mediante educación, programas sociales y apoyo al campo. (en inglés son subtítulos opcionales en inglés)

Hope In A Changing Climate presenta una visión optimista del cambio climático y postula la idea de que la reparación a gran escala de vastos ecosistemas es una posibilidad, como se ha visto en lugares como Etiopía, Ruanda y China. (en inglés sin subtítulos)

Edible City relata el movimiento de alimentación local que ha transformado el área de San Francisco y que puede ser utilizado como un modelo alimentario más justo y sustentable para ser aplicado en cualquier otra región. (en inglés sin subtítulos)

 

 

 

Originally posted 2013-01-23 20:30:41. Republished by Blog Post Promoter

OMA 2012: Justice mata festival

 

La brecha de Octubre del 2011 hasta este pasado fin de semana para la promotora Vive One Entretainment ha sido un aprendizaje constante. Mientras la primera edición del Festival One Music & Arts se llevó acabo en un solo día, en espacios poco adecuados tanto para la audiencia como para los artistas que en él se presentaron, este año fue el Infield del Hipódromo de las Américas (un espacio abierto que ya ha sido utilizado para la realización de otros festivales musicales y conciertos), el sitio que recibió durante dos días, a un número mucho mayor de asistencia y a un line-up mucho más espectacular que el año pasado.

A pesar de que el Festival One Music & Arts ha tratado de establecer una línea que solo contenga a artistas de la música electrónica, lo ecléctico del mismo fue impuesto de una manera muy clara, al poner de headliners a Tim Bergling, mejor conocido como AVICII, dueño del trance y de las noches en Ibiza; así como a Justice, el dúo francés que, desde 2003 ha impuesto una nueva escuela de producir y remezclar la música electrónica que, paralelamente a la escena de Bergling, se ha desarrollado en París en los últimos años, al grado de poner a temblar a sus pioneros, Daft Punk.

Mientras el primer día del OMA 2012 fue una noche dedicada a un público mucho más tradicional en su manera de trasnochar con AVICII, Martin Solveig, Dimitri Vegas & Mike Like y Sultan & Ned Shepard, entre otros, el cierre de este festival se adueñó de la ocasión con Justice, M83 y Breakbot, actuales exponentes de la creciente ola de la electrónica francesa y culpables de cambiar el paradigma de cómo realmente se puede hacer una fiesta. Paralelamente, la participación de Miami Horror, demostró que el dance-pop australiano también puede tener un fuerte eco hasta este lado del mundo, mientras, el dúo newyorkino, Holy Ghost, hizo lo suyo por segunda vez consecutiva en este festival.

Queda claro que, sin importar qué tan espectacular pueda haber sido este line-up a comparación de y junto con el OMA del año 2011, aún quedan muchas cuestiones de logística que atender: Los horarios poco adecuados para una venue poco céntrica, las cuestiones técnicas de sonido (igual atribuíbles a ciertos artistas), y el hecho de que no todo festival que se haga llamar “Music & Arts Festival” es, efectivamente, un festival dedicado también a aquellas artes que no solo se limitan a la música; quizá las pocas instalaciones de graffitti no fueron suficientes para hacerse llamar así.

Sin importar los detalles, una sola cosa es certera: El One Music & Arts Festival no fue, ni del hypeado sonido de AVICII y Solveig, ni de M83 y su soberbia actuación, ni de Miami Horror y el horror de sus covers populares (“Hey ya” de Outkast), ni incluso del insoportable frío que entumía cualquier extremidad humana. La noche fue tan sólo una usura de Justice, aquellos franceses que ya deben estar acostumbrados a robar y arrebatarlo todo, menos las ganas de cualquiera que logre presenciar su set de sacudir su cuerpo como si el día de mañana no fuera a llegar nunca.