Sun Ra Arkestra en México. Back to the 50’s

Sun Ra Teatro

Una noche llena de gala. Un viaje al pasado, a la época del jazz de Chicago, aquellos años cuando Sun Ra comenzó con su Arkestra  a ser parte del movimiento musical de esos entonces, cuando afirmaba ser ajeno a este planeta, sin embargo, a partir de su visión cósmica y mitológica, marcó un momento con su trabajo dedicado a lo cósmico, a lo espacial.

La noche del 15 de mayo en en Teatro de la Ciudad será recordada por muchos como esa excursión sonora, con una orquesta liderada por Marshall Allen ante un recinto prácticamente lleno y un público muy joven quien se divirtió, meneó cabezas y manos a ritmo de ese jazz de hace por lo menos cincuenta años, ante un espectáculo que pocas veces se tiene la oportunidad de observar, sobretodo con figuras de talla histórica, en nuestra ciudad.

El conjunto hizo bailar al ritmo de los saxofones, los tambores y demás instrumentos, además de la bailarina vestida a una manera egipcia que contagiaba a la multitud al candor de sus movimientos. Los músicos, tocaron, cantaron, se divirtieron, y con la gala de su atuendo, mostraron como su concepto puede transmitirse de esa manera, un poco más teatral, sin el atascamiento visual que muchos de los asistentes están acostumbrados a ver en una presentación musical, en los ropajes se condensó la elegancia de las lentejuelas brillantes, lo cósmico, con esa fusión mitológica egipcia en los adornos y sombreros.

El trío Cosmic Brujo Mutafuka fue el encargado de abrir la noche con su free jazz que sorprendió a la asistencia con la armonía de la improvisación ejecutada por la batería, el contrabajo y el sax del estadounidense Marco Eneidi, el mexicano Itzam Cano y el suizo Gabriel Lauber.

La presentación de la Arkestra nos deja como lección, qué se quiere hacer para prolongar el legado de un músico como Sun Ra, de aquél que ha hecho cambios y marcado su tiempo, si evocar al pasado, con piezas extraordinarias, pero carecer de inventiva ante el talento de los diversos músicos que pueden llegar a tocar en una orquesta de tal renombre. La velada fue un viaje a los cincuenta, sí, sin embargo, cuáles son los aportes que pueden dar en este siglo XXI para continuar con la magia musical.

Regresar al inicio
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com