Shadowbang: Música contemporánea, gamelán, rock y (¿por qué no?) títeres

marzo 27, 2014

Por:

Discos, Música, Reseñas

No hay comentarios

 En el 2003 salió a la venta un disco bastante peculiar, Shadow Bang, resultado de la colaboración del compositor Evan Ziporyn, el ensamble Bang On a Can All-Stars y el titiritero balinés I Wayan Wija. Esta magnífica obra de arte resulta muy relevante por su eclecticidad tan característica como arriesgada, su tremenda originalidad y su manera única de expresar emociones. En una hora dividida en ocho movimientos, Ziporyn nos deja en claro por qué es uno de los exponentes más importantes de la música contemporánea.

Evan Ziporyn

Evan Ziporyn

 Evan Ziporyn -que además de compositor es clarinetista- es ciertamente un creador posmodernista. Desde la música académica hasta el rock, pasando por lo oriental, este gran artista es capaz de moldear sus materiales musicales de maneras inusitadas.

 En Shadowbang, Ziporyn nos demuestra que hoy en día la música popular y la música “culta” en realidad ya no están tan peleadas. Como buen exponente del totalismo musical, utiliza recursos de la música culta (como la variación constante de su material, la instrumentación y el uso de ritmos extremadamente complejos) así como de la popular (el uso de instrumentos como la guitarra eléctrica, el bajo y la batería; el uso de patrones de repetición; y la selección de una armonía hasta cierto punto reducida).

 Un muy buen ejemplo es el quinto movimiento, “Meditasi – Pesta Raksasa”, donde se pueden escuchar al mismo a las percusiones y al contrabajo realizando un patrón rítmico con tintes jazzeros, a una guitarra eléctrica coloreando el espacio con ruidos provenientes de rasgar las cuerdas con las uñas, a una segunda guitarra y un clarinete cantando melodías fragmentadas y a la voz gritando y gimiendo a su propio tempo (es decir, a una velocidad y ritmo distintos de los demás instrumentos).

Bang on a Can All-Stars

Bang on a Can All-Stars

  Si quieren saber más acerca del movimiento totalista, un género musical con una libertad sin precedentes, pueden leer este artículo.

Es importante mencionar también la influencia oriental en Shadowbang. Ziporyn estudió un tiempo en Bali (una pequeña isla de Indonesia), donde aprendió gamelán y tuvo contacto con la vida musical de ese lugar (para conocer lo que es vean este maravilloso video). En el material, esto resulta patente en el uso de polirritmias complejísimas (cuando un instrumento lleva un ritmo que se contrapone al de otro instrumento, creando un efecto como de “disonancias rítmicas”), los colores (son característicos los timbres metálicos), la temática (los textos fueron extraídos de una historia del Ramayana) y, sobre todo, el uso de cantos influenciados por la tradición balinesa. El proveedor de dichos cantos es ni más ni menos que el famoso titiritero balinés I Wayan Wija, un maestro del teatro de sombras que es toda una celebridad en su país de origen. I Wayan Wija nos cuenta una historia extraída de los textos sagrados del hinduismo, mezclando la prosa con el canto en un alarde de comicidad y frescura.

Teatro de sombras balinés

Teatro de sombras balinés

 No queda más que insistir en que escuchen este maravilloso disco, que se puede conseguir fácilmente en iTunes Store o en Amazon.

En una época donde la música contemporánea se encuentra en total desconexión con el público, este tipo de piezas buscan tender un puente entre el artista y el espectador y, la verdad, lo hacen de una manera formidable.

Chulavista

Somos una plataforma multimedia que vincula proyectos productivos y participación ciudadana en la solución de problemas públicos. Arte y Cultura para cambiar nuestro entorno.