Review: La Leyenda de las Momias de Guanajuato

noviembre 3, 2014

Por:

Arte, Cine

No hay comentarios

He de admitirlo, soy fan de las aventuras de Leo San Juan. Amé La Leyenda de la Nahuala (La Leyenda de la Nahuala, 2007) y me encantó La Leyenda de la Llorona (La Leyenda de la Llorona, 2011) y por lo mismo, cuando supe que se preparaba una tercera parte de esta saga, en esta ocasión haciendo uso de las míticas momias de Guanajuato, sencillamente no podía ocultar mi emoción. Esta ilusión creció conforme fueron apareciendo los posters, y el tráiler de la cinta, y finalmente este fin de semana tuve la oportunidad de ver la tan esperada película.

 En esta ocasión, Leo San Juan y sus amigos llegan a la ciudad de Guanajuato en el año de 1810 (Así es, cuando la independencia estaba formándose, y de hecho por ahí hay una mención a esos eventos) donde conocen a Valentina, una osada niña que se ha propuesto luchar contra las malvadas momias que aterrorizan el lugar, y que aparentemente han secuestrado a la amiga de Leo, Xochitl. Valentina además trata de limpiar el buen nombre de su padre, un jefe de mineros que desapareció el mismo día que las momias atacaron, y no pasa mucho antes de que decida unir fuerzas con los recién llegados para enfrentar esta amenaza.

La_leyenda_de_las_momias_de_Guanajuato-716010040-large

 La trama es buena y atractiva. La animación muestra una mejora considerable a sus predecesoras y el diseño de arte está extraordinariamente bien logrado. Las panorámicas de Guanajuato son muy agradables a la vista y los que han tenido la oportunidad de visitar este lugar, en especial de noche, notarán que capta esa esencia casi mágica que sus calles guardan. No obstante, debo decir que de las tres películas esta resulta ser la menos encantadora.

 La cinta no es mala, es bastante disfrutable pero da la impresión de haber sido hecha mas por el compromiso de terminar la franquicia que por el deseo de hacer una nueva aventura de los personajes creados por Ricardo Arnaiz. El trazo de los personajes se ve muy grueso y en una pantalla de cine solo le da una apariencia más de animación de Adobe Flash, aunque esto no lo tomaría como un defecto, sino como el estilo que quisieron dar.

MO_SS_01

 A mi parecer, el mayor problema de la película recae en el guión. La historia, como dije, cumple. Es interesante encontrar con una historia que no sólo refleja la amenaza de las fuerzas del más allá, sino la maldad y el egoísmo humano ante un villano capaz de sacrificar todo y a todos por lograr su meta, sin embargo, el problema es que las famosas momias resultan ser una amenaza casi nula. En varias partes de la película se maneja la broma del ataque zombie, y a decir verdad, eso parece. El concepto de las momias (incluido su proceso natural de momificación por los minerales de la tierra) se pierde y nos deja un concepto muy similar a cualquier capítulo de The Walking Dead (The Walking Dead, 2010).

Una de las cosas que me gustó mucho de la segunda película fue el diseño en serio aterrador de la Llorona, el cual causaba horror aún siendo un dibujo animado; en el caso de las momias, que prometían mucho mas terror (aun considerando que es una película para niños… que aceptémoslo, ya aguantan más cosas en las películas que muchos adultos) simplemente no se logra. Los diseños son aceptables, pero pudieron explotarlos mucho más en ese sentido.

MO_SS_03

 Otro detalle son los constantes chistes que considero salen sobrando. Menciones a elementos como el facebook, el Wi Fi, los Likes, celulares y otras cosas, que si bien aportan humor a la cinta, se sienten fuera de lugar en una época donde ni siquiera existía la luz eléctrica. En la nahuala, los chistes eran similares pero más centrados a la época, mas creíbles en ese aspecto y aunque suena mal decirlo, más inteligentes. También elementos que jamás nos terminan de explicar como la aparición de un segundo Alebrije, que si bien es un personaje muy simpático, resulta confuso su presencia cuando en la primera película se hablaba claramente que esta especie habita únicamente en el mundo de los muertos (y de hecho hay tres alebrijes en la película). Tan sólo creo que pudieron y debieron explicar el porqué de estos personajes, mas no creo que estén de más en la trama.

 El trabajo de doblaje es bueno aunque insisto en que no se compara con el trabajo ya antes hecho por Andrés Bustamante, Martha Higareda y Germán Robles, siendo la voz de Rafael Inclán la única que respetaron en las tres cintas. El estilo de Ánima es bueno, pero desde la película anterior se notó un cambio de imagen en los personajes mucho más sencillo y lineal. Un cambio que se entiende fue llevado a cabo para facilitar y acelerar el proceso de producción, pero si vemos las momias y la nahuala, descubriremos que el estilo de la primera película es mucho más limpio, artesanal y agradable a la vista.

MO_SS_04

 En conclusión, la película podrá gustar al público muy infantil aunque algunos elementos de humor fueron más cuidados para el público adulto. Hay unos cuantos albures ocultos para los que logren captarlos, aunque esto creo que también fue una debilidad en la cinta, ya que una familia se salió de la sala donde me encontraba cuando escucharon el primero de estos “chascarrillos”. ¿Es una mala película? no, pero si es para un público muy definido, quizá un público ya cautivo por las cintas pasadas. ¿Tiene calidad? sí, aunque no tanta como sus predecesoras. ¿Tiene elementos rescatables? muchos. Por desgracia, ¿es tan maravillosa como la primera o al menos la segunda película? temo que no. Aún así, como siempre los invito a verla y juzgar ustedes mismos, al menos un rato agradable en familia podrán lograr al verla.