¿Qué?

¿Qué ha sido de la nieve?

¿Qué de mi literario encierro?

Y el empedrado de aquel Pueblo

El lejano recuerdo de la rosa de la montaña

¿El rumor del río?

Y mis pies desnudos, helados

como rojos pececitos.

Inundados…

El jadeo en el cielo abierto

Enmarcado amor en los peñascos del tiempo

Y el eco

Y la certidumbre de un eterno

El lejano aullido

El temor a la embestida de un toro ficticio

Esperar la nieve

Esperar que pase la tormenta

Esperar, siempre esperar, esperarte

Y también lo aquello y lo incierto

Y lo falso y lo inexistente

Y lo efímero y lo que nos pervierte

Y  vienen de ti, emergen, de ti vienen

Repito: los adjetivos que nos pervierten

Porque lo mío es decirte los ojos niños

es decir el sol y los trinos

y alimentar a mis demonios

de tu carne y de tu sino…

 

 

Regresar al inicio
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com