¿Por qué lo naco es chido?

septiembre 5, 2014

Por:

Random

No hay comentarios

Naco02

Naco es chido”. ¿Qué piensas cuando oyes esa frase?, ¿en Botellita de Jerez y su guacarock?, ¿en adornos de popote en las fiestas de cualquier colonia popular?, ¿en la Virgencita y San Juditas hechos de lentejuela y bordados en una bolsa de mercado?, ¿en reggaeton y chacas?, ¿en Los Temerarios?, ¿en que el lugar de la casa donde duerme tu perro sea la azotea?

De gustos culposos y osos

Los tiernos gustos culposos…hablando de ellos, me permito compartirles una experiencia muy personal. Cuando tenía 10 años, mis papás me regalaron el álbum “Amor Prohibido”, de Selena. Esto porque desde chiquita me gustaban sus canciones, la película y todo eso. Fue así como desde entonces, lo único que sonaba en mi discman era ese CD. Sin embargo, tiempo después fueron llegando a mis oídos otras cosas, por ejemplo el rock, que si bien siempre había estado presente por herencia de mi abuelo, fue en la adolescencia que quise adoptar su estética, tanto en la música que oía, como en la ropa que vestía y, claramente, en la actitud. Y una de las características de mi “nueva actitud” era despreciar toda la música que no fuera rock o metal o cosas así, y dentro de todo esto, se encontraba Selena, ya que sólo en La Z, o en los barrios feos donde nadie sabe de música, se escuchaba a la reina del Tex-Mex. Y eso, para mi mala suerte, era naco.

 Y, ¿qué tiene que ver mi desafortunado rompimiento con Selena con el título del presente artículo? Simple: no podemos negar que dentro de lo que llamamos naco, corriente, de mal gusto, existe un goce estético que, de algún modo, nos hace sentir bien, nos gusta, no pone chidos. Y eso era lo que yo sentía cuando escuchaba a Selena y veía su película.

 Pero, ¿qué es ser naco? Según lo que nos dice internet, naco se refiere a un individuo con gustos toscos en su manera de vestir, hablar y comportarse, así como también, deriva de ‘totonaco’, haciendo alusión al indio, ignorante, sucio, de piel morena, etc., así mismo repulsivo para la gente blanca y limpia. Finalmente, sabemos que es una palabra con connotación negativa, y tiene su raíz en el mal gusto.

 Eso me recuerda, por ejemplo, a viajar en metro o pesero, comer pescuecitos de pollo rostizado con salsa Valentina, comprar piratería, escuchar a Los Bukis, ver las películas del Santo, beber “aguas locas”, meterse al mar en ropa interior y/o una camiseta blanca que de tan vieja se ve transparente y usar maquillaje en exceso en el caso de las mujeres. No nos atrevamos a negar que todos, al menos una sola vez en nuestra vida, hemos hecho algunas de estas cosas, y nos hemos sentido chido, pero a la vez con culpa, porque qué oso…

Entre más corriente, más ambiente

No hablemos sólo de gustos musicales o de maneras de vestir, porque está claro que lo naco puede ser expresado de mil y una formas, y la frase de arriba engloba a varias de ellas.

 Por ejemplo, celebrar nuestro cumpleaños en una pulquería de mala muerte en el Centro Histórico, ir al sonidero y bailar hasta sacarle brillo a la pista, embriagarse con Tonayan y terminar hasta las manitas en las “trajas” (trajineras de Xochimilco); traer salsas y cumbias en el iPod, cuya lista de reproducción lleva por nombre “para las fiestas”, pero que con mucho gusto te echas en el trayecto de la casa a la escuela. Queramos o no, lo naco prende, pone contento y desata a los demonios más interiorizados de la persona en cuestión.

nacacia-y-nacaranda

139831198023

Saliendo del clóset de la naquez

Pero, ¿por qué es tan catastrófico que tu mamá guarde el centro de mesa de la fiesta de XV años de tu prima? En parte tiene que ver con la poca cultura y eurudición que tienen los nacos, ¿no? Y simplemente, tomando en cuenta mi episodio con Selena y el rock, damos cuenta de esto: la “gente normal” no soporta a los nacos porque los nacos no saben ni de música, ni de moda, ni de ambiente, ni de nada. ¡EXACTO!

 Y, por otro lado, la televisión mexicana se ha encargado de fortalecer esta postura hacia lo naco, con programas como La Hora Pico o María de Todos los Ángeles, donde de manera exagerada, se hiperboliza esta tendencia a ridiculizar a quienes llamamos nacos. Sin embargo, no voy a negar que todos esos programas me han arrancado una que otra carcajada de aquellas, y sí, en la actualidad y tomando en cuenta el sector en el que me desenvuelvo (la Universidad) resulta más naco que nada ver estos programas, pero ni modo.

 Para finalizar, creo que lo naco merece que se le quite esa connotación negativa, y la única manera de hacerlo es saliendo del clóset. Sí, saliendo del clóset, porque estoy casi segura de que el grueso de los eruditos que leerán esta modestísima nota, tienen dentro de sus gustos más privados esa canción de Daddy Yankee, ese par de zapatos feos y ese capítulo del Chavo del 8 que los hace sentir bien chidos.

licor-de-agave-tonayan1

Cynthia García

Casi licenciada en Estudios Latinoamericanos, FFyL UNAM. Tauro. Amo a los gatos. Amo la pizza. Hip-Hop. ¡QUESO! En la escritura he encontrado lo que jamás imaginé: libertad.