Mi abuelo el luchador: cultura popular para niños

mayo 26, 2014

Por:

Ilustración, Literatura, Reseñas, Vista

No hay comentarios

Uno se despierta con la terrible sensación de fin de semana, incluso nos duele el pecho: es domingo. Prendemos la televisión por la mañana. Evidentemente no hay nada interesante. ¡Claro!, es domingo y es la mañana. La famosa y eterna “catafixia” dejó de ser interesante a los 5 años.

Santo "El Enmascarado de Plata"

Santo “El Enmascarado de Plata”

 Apretamos una y otra vez hasta llegar a nuestro destino…”El santo contra todo lo ridículo que se les pueda ocurrir”. Héroe nacional. Casi casi nos dio patria por cada triunfo frente a las mujeres vampiro, las momias, la Llorona, los marcianos, las lobas (y no precisamente las que conocemos ahora); grosso modo, “El Enmascarado de Plata” ganó a todos los miembros del mundo oscuro y temible.

 Del ring, pasó al corazón del pueblo. Estoy enteramente convencida de que ahí sigue, para siempre. Tanto el enmascarado como la lucha libre, se han convertido en icono y en cultura. La cultura popular bien se podría fragmentar en elementos distintivos que identifican al pueblo sincero de entre todos los demás.

 Bajo la lona del artista improvisado -diría Monsiváis-, hasta  las esquinas de un cuadrilátero, el mexicano se ve bajo la máscara y lucha en silencio.

Mi abuelo el luchador (Ediciones El naranjo), libro infantil y mexicano, rinde un homenaje a todos aquellos que emprenden la contienda diaria, la más difícil: el amor.

 El abuelo Ignacio, es aquel luchador anónimo y adorado, invencible. Alto como un edificio, capaz de cargar una tonelada de fideos y hacer cachorro a un feroz lobo. Es así como su nieto lo ve, como el más grande y poderoso.

MI ABUELO EL LUCHADOR

MI ABUELO EL LUCHADOR

 Durante la lectura, el niño lector logra entender 2 aspectos importantes: para llegar a ser el mejor, es necesario recorrer un largo camino; ese camino es más fácil recorrerlo cuando tienes a quien amas  a tu lado.

 Máscara (texto): Antonio Ramos Revillas, cuentista mexicano originario de Monterrey, nació en 1977. Entre sus múltiples reconocimientos, destacan el Premio de Literatura Joven Universitaria y el Premio Nacional de Cuento Salvador Gallardo; a su vez, ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, también lo fue de la Fundación para las Letras Mexicanas.

 La publicación de Mi abuelo el luchador forma parte de la obra de este gran cuentista, junto con “Todos los días atrás”, “Sola no puedo”, “Habitaciones calladas”, entre otros.

 Cabellera (ilustración): Rosana Mesa Zamudio, ilustradora y artista veracruzana, ha sido expositora tanto en la capital del país como en algunos estados de la República. Su participación como ilustradora se extiende hacia varias editoriales y diversas publicaciones. El trabajo de esta artista dentro de Mi abuelo el luchador es simplemente maravilloso. Diera la impresión de un boceto a lápiz salvo la intensión de resaltar algunos detalles con color. Cada una de las ilustraciones escenifica y plantea el texto tal cual es.

 Con una simple hojeada es fácil para cualquiera sentirse fascinado hacía este libro, hacia el dibujo, el niño narrador, el abuelo, la historia.

lucha

 Fue el Santo, fue mi abuelo, quizá el tuyo, fue el papá de algunos, tío de otros. Nadie lo puede saber. El héroe lo son todos.