México, quiere conocerte

junio 3, 2014

Por:

Cine, Extras, Literatura, Reseñas, Reseñas

No hay comentarios

infame

Por Fausto Leyva

¿De qué forma se puede conocer y asimilar a la humanidad sin salir de casa? Sin duda uno de los mecanismos más efectivos de la comunicación son los conceptos audiovisuales, es por ello que el cine y la música son un lenguaje universal que nos lleva y conecta en cada latitud de este planeta. En base a esto, por ejemplo, que con el cine de EUA conocemos el poderío militar del que son capaces, de que serán los héroes en una invasión extraterrestre y colonizarán otros planetas en busca de la paz universal; de Francia tenemos la certeza que ahí existen los mejores amantes y las mujeres más liberales del mundo, siendo personajes de complejos razonamientos existenciales. Y de la música, pues nadie sabe rockear mejor que los ingleses o bailar y cantarle a la vida mejor que un cubano.

 Pero, ¿Cuál es la carta de presentación México ante el mundo? ¿Cómo se nos percibe en otras tierras? Alguna vez escuché a unos americanos preguntar en donde se encuentran los mariachis que inmortalizó Jorge Negrete o Pedro Infante, no encontré respuesta para ello, al menos no cerca del centro de la Ciudad de México, pero surgió otra cuestión: ¿Por qué creerían estas personas que México es así aún?

 Para responder esta pregunta me encontré con el libro, EL CINE MEXICANO DEL SIGLO XX: estampas de una negación nacional (1910-2000) de Obed González Moreno (editado por Raíz del Hombre y el Instituto Mexiquense de Cultura) en el cual, a manera de ensayo, reflexiona sobre la realidad que se ha retratado en una selección de películas indispensables en la historia del cine nacional.

los-caifanes

 Obed Gonzales propone un análisis de la sociedad mexicana con base en una selección de personajes y cineastas, desdeñando la perspectiva psicológica que se presentan en estas piezas artísticas. Entre las películas citadas se encuentran Los hermanos de hierro de Israel Rodríguez, Los Caifanes de Juan Ibánez y Rojo amanecer de Jorge Fons, entre otras, de las cuales extrae, por una parte, la perspectiva social que se acentúa en las obras, así como el simbolismo con el cual se intenta conectar al espectador con el discurso del actor o el cineasta. De esta manera y situando el contexto histórico de cada película, se nos muestra la evolución de la sociedad mexicana, la cual muchas veces se nos acusa de relajados, paternalistas, violentos, etc., cosa que desde Octavio Paz con su Laberinto de la soledad o Antonio Guadarrama y su Trilogía de los grandes Tlatoanis han dejado sobre la mesa de discusión de cómo es ser mexicano.

 Este libro abre la puerta a un sinfín de hipótesis y argumentos con respecto al ser colectivo, específicamente del mexicano, pero que igual da pauta a revalorizar y cuestionar nuestra forma de ver cine y las causas que este lleva. Sin duda, amable lector, me permito invitarles a leer este libro, así como seguir el trabajo de este autor.

Chulavista

Somos una plataforma multimedia que vincula proyectos productivos y participación ciudadana en la solución de problemas públicos. Arte y Cultura para cambiar nuestro entorno.