Manzanas para la discordia, o el escape

octubre 6, 2014

Por:

Arte, teatro, Vista

No hay comentarios

“La juventud quiere mejor ser estimulada que instruida.”

Goethe

Antes de comenzar a hablar sobre el montaje Manzanas, original de Richard Milward, adaptación de John Retallack y dirección de Alberto Lomnitz; que se presenta en el Teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque, me permitiré introducir 3 materiales previos a esta obra que son base del análisis prosiguiente:

 En 1995, Larry Clark fue duramente criticado por mostrar un panorama crudo y desolador sobre la juventud. Ubicándose en Estados Unidos en medio de brote de contagios de VIH, a través de la cinta Kids, retrató un día  en la vida de un grupo de adolescentes neoyorkinos, una rutina que incluía vandalismo, consumo de sustancias nocivas, alcoholismo, sexo sin protección  y ausencia paternal. 

unnamed

 Para  2006, la dramaturga alemana Anja Hilling (Mi joven corazón idiota), marcó de nuevo la presencia destructora de las drogas en los jóvenes a través de la obra Estrellas (montada este año en nuestro país bajo la dirección de Hugo Arrevillaga), dónde cuatro jóvenes se disponen a entregarse a los efectos de las drogas denominadas estrellas, un marco agresivo de la pérdida de la inocencia.

 Como eslabón final, Klip, película serbia del 2012, dirigida por Maja Milós y recientemente distribuida en nuestro país, apunta la situación actual de la juventud expuesta a la tecnología, sexualidad pública, hedonismo y banalidad material. Todo a través de la mirada de una joven que documenta su fiestera, desvinculada familiar y sexualmente irresponsable vida, tras la lente de video en  su celular.

 Quise presentar primero esos tres materiales para sembrar la curiosidad y que así querido lector, usted se les acerque. Ahora bien, ¿Qué tienen que ver estos elementos con la obra de la cual hablaremos?, la respuesta es que todos hablan de la juventud en medio de una crisis existencial sujeta a las vías de escape falsas de cada época con detenimiento y efectividad. Las tres son crudas y retratan los aspectos desalentadores de las situaciones para gestar el mensaje de necesidad de cambio social, algo así pasa con Manzanas, bueno, casi.

 Dentro de la edad más compleja del ser humano: la adolescencia, Eva, Adán, Clara, Gabo, Debbie y Berna construyen un ideal de vida entregándose a la fiesta, la violencia, el sexo y las manzanas, un denominado para drogas. Suma a esta historia la condición de clase media alta de estos adolescentes. Dónde cada uno sufre por el amor verdadero, la toma de responsabilidades, la paternidad, la disfunción familiar.

 Lomnitz busca reflejar la búsqueda constante de los individuos jóvenes por encontrarse a sí mismos y satisfacer los deseos que sus mentes elaboran. Marca a las figuras adultas como síndicos a cada acto, más que como acompañantes. En resumidas cuentas: la versión de la historia de la vida, por parte del adolescente incomprendido.

 El problema aquí es que Manzanas se siente como algo ya visto. Una historia conocida pero contada con nuevos nombres y casuales elementos. Podríamos olvidar los clichés a partir de la primera parte en inmiscuirnos en la historia que se sirve cruda y fría, para después intensificar el drama. Sin embargo a partir de su segunda parte deja de existir una evolución en la dramaturgia. En vez de sentir empatía por los personajes uno siente repele y hasta gusta de sus infortunios.

 Esto último acaba con el discurso de la obra, convierte a la reflexión analítica en simple morbo y no cuaja. El ritmo es además otro jugador en contra al ser lento y repetitivo. Hay elementos que hacen llevadero el producto, como los cuadros de violencia bien coreografiados que atraen de nuevo la atención, pero la fuerza cae de nuevo y se diluye el texto.

 Por eso es difícil afrontar este tipo de temáticas sin caer en lugares comunes. Tanto que en vez de mostrar a las drogas como el método de escape fácil equivocado, se llega a justificar, sin querer, su uso. Será importante resaltar también que la adaptación no conecta con la audiencia. Sí, los jóvenes son iguales en todo el mundo, puesto que al fin humanos somos, pero no hay ningún conector a la sociedad mexicana, a sus problemas reales, sólo la insoportable y cruel destrucción.

 Al final uno se queda sin poder pensar en cuan pretensiosa ha sido la obra y lamenta su  insipiente esencia. Se disfrutan plenamente las actuaciones en general, resaltando a Sofía Espinosa, Fernanda Echevarría (genial en sus arcos dramáticos) y Armando Espitia; pero si no hay congruencia ni un hilo conductor firme todo falla.

Sin título

Saúl Campos

Comunicólogo, apasionado del arte y la información. Adicto al teatro.