Los nuevos rostros de la danza

La danza ha evolucionado, ya no es la misma danza ritual que se bailaba en los albores de la humanidad ni es la silenciosa danza de concierto donde el simple tac,tac de las zapatillas de punta era demasiado ruido. La danza se ha nutrido de otras artes y se ha transformado y reinventado. Es más, la danza se ha revelado, ha dejado de ser muda, la música ya no es imprescindible, el uso del espacio ya no es el mismo, la danza de nuestros tiempos tiene otro rostro.

Veronique Doineseau de Jerome BelPor ejemplo:  el coreógrafo francés Jerome Bel ha creado reveladoras y conmovedoras coreografías en las que a veces no se baila, a veces se hace uso del silencio y otras de la voz. Bel ha explorado lo que tienen que decir los intérpretes; los miedos y las luchas que ocurren detrás del telón. Al llevar al escenario esta experiencia viva, la danza adquiere un aspecto más humano y el “hechizo” que ocurre en el escenario se desvanece, no para revelarnos costuras y clavos, sino para crear un universo más cercano más conmovedor y a veces más dichoso.

La coreógrafa contemporánea Marie Chouinard hace uso de elementos como tubos, arneses, muletas y bastones para modificar el cuerpo de sus bailarines. Extiende el cuerpo, lo amplía, lo caricaturiza, lo tortura, lo sublima. Además, utiliza tecnología de sonido para usar la voz de los bailarines para generar su propia música.

En México es posible experimentar este tipo de danza que “se sale de la línea al colorear”; sin embargo, a veces como espectadores nos sorprendemos pues esperamos la danza de antes, esa que es muda y que está doblegada a la música. La danza es siempre sorpresa, es impulso, y como tal responde a la variedad de emociones y mensajes que tiene el ser humano. Sobre todo, la danza es libertad y como tal no tiene límites.

Mira a Jerome Bel y Marie Chouinard

 

Originally posted 2013-10-09 11:15:07. Republished by Blog Post Promoter

Regresar al inicio
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com