¿Libre para quién? : El miedo a la libertad de Erich Fromm

septiembre 4, 2014

Por:

Arte, Extras, Literatura, Objetos, Random, Reseñas, Tacto, Vista

No hay comentarios


La libertad en su sentido más amplio, se entiende como el eje que vincula al ser humano con su iniciativa de crear y transmitir ideas. El fundamento de esto, se encuentra en el potencial que ha desarrollado para encontrar el sentido a la vida misma y a la trama social.

victor

Crédito:El bebedor de absenta,Víctor Oliva.

 Cuestionamientos sociales, lucha por la aceptación, miedo a la equivocación, más apariencia que realidad; forman parte de la descripción que limita la formación idónea de la autonomía en el ser humano. Esos detonantes, hacen del individuo un ser sin esperanza y con una debilidad inherente a su desempeño cotidiano; haciendo de la monotonía su mejor compañera e inigualable amiga.

 ¿Cuál es el miedo a la libertad? ¿Qué modera el comportamiento? Fromm menciona que el temor hacia la autodeterminación proviene desde los rasgos de carácter; estos tratan de diferenciar de individuo a individuo. El temor persiste, desde el momento en que nos forjamos a cierto patrón social y al no querer experimentar la sensación de plasmar nuestras propias emociones…a no dejarlas fluir. Si realmente estoy enojado, me es más fácil decir que no lo estoy y aparte, brindarte una sonrisa falsa e hipócrita (he ahí un claro ejemplo).

1057383089_c5b779a237

Crédito:Gantillano.blogspot.

 La mayor debilidad del hombre, es no someterse a su propio juicio y por ende, otorgar todos los imperativos necesarios a la sociedad, cuestión que lo aleja de ser reflexivo y poco crítico con sus decisiones que realmente no le pertenecen—, como lo dice Fromm:

“La conciencia es un negrero que el hombre se ha colocado dentro de sí mismo y que lo obliga a obrar de acuerdo con los deseos y fines que él cree suyos, mientras que en realidad no son otra cosa que las exigencias sociales externas que se han hecho internas.”

 Somos pasivos ante la vida, pertenecemos al deseo de otros…al sometimiento en su más clara expresión, corrompemos nuestros anhelos para darle gusto “al que dirán” y sobre todo, deambulamos sobre la falsedad de nuestro actuar. Raras veces cuestionamos nuestros pensamientos, pero si estamos a expensas de que es lo correcto y que no lo es.

 ¿Quién define lo qué es correcto? La sociedad está cargada de una doble moral, desde que el hombre no pensaba por si solo, sino solamente actuaba como una máquina autoprogramada que cuando se descomponía, era hora de configurarla respecto a los hábitos de la época en curso.

 En su afán por vislumbrar nuevos horizontes, se fue aislando y mediatizando con los propósitos sociales que no incurrían en su propio desenvolvimiento, olvidándose de su más grande deseo: La libertad en su propia esencia. Luchas sociales, protestas y demás situaciones; siempre buscaban y buscan un cambio en general pero dicha modificación va encausada a lograr la emancipación del ser humano desde distinta perspectiva (social, económica, política) pero el objetivo, en los mejores de los casos solamente cobra fuerza en un corto plazo. Y eso…es muestra del conformismo que se forma ante la existencia.

WalasseTing_HappyMay

Crédito:Tumblr.

 En la sociedad moderna (en estricta teoría), se dice que el individuo posee más capacidad crítica y analítica,mayor independencia y más confianza en si mismo. ¿Realmente es verdadero? Sí, bien es cierto que el hombre ha generado las pautas para ser más espontáneo en sus decisiones, pero por otra parte se encuentra en un estado de aislamiento que ha olvidado a su entorno y piensa que el centro, es solamente su existencia; y no la de los demás. Su principio de inviduación, superó los límites del psicoanálisis y eso desembocó en un padecimiento: La neurosis.

  El objetivo por obtener fama, prestigio y éxito; ha sido su gran enemigo como se ha visto y exacerbó su sentido ante si mismo, hacia su propio sueño: La garantía de ser libre. Pasando a ser su mayor pánico, el reconocerse ante el espejo y saber; que dicha figura no le pertenece..porque la dejó escapar con todo y su espíritu.

Alma Torres

El viaje es entre letras y utopías. Estudiante de Economía del IPN. Hagamos de la escritura, la revolución del amor mismo.