La poesía armada hasta los dientes: Subcomandante Marcos

diciembre 5, 2014

Por:

Extras, Literatura

No hay comentarios

 

 “Pobrecitos de nosotros, tan pequeños y con toda la revolución por hacer”.

– Subcomandante Marcos (Instrucciones para tenerse lastima).

Y si  viajamos a  la  Selva Lacandona, nos metemos entre las  filas  de las  guacamayas  rojas, saludamos a dos que tres monos araña, jugamos a las  miradas  con los  jaguares y, luego les preguntamos por  Marcos, Galeano o Rafael –según se  lleven con él– seguramente nos  harán cruzar unas  cuantas  laderas,  virar  en  repetidas ocasiones  por las mesetas,  levantar unos  cuantos cientos  de  piedras,  rodear  algunos fusiles,  escarbar  en  el tabaco  de  la pipa, y mirar por  debajo  del pasamontañas.

 El  Ejército  Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)  se  formó el  17 de  noviembre  de 1983  en  las  montañas del  sureste  mexicano, sin embargo, el hoy Subcomandante Galeano –antes Marcos– fue conocido globalmente  desde  su aparición aquel amanecer del 1º de  enero de 1994, cuando se  dio  a conocer  el EZLN.

Subcomandante-Marcos Marcos es el ícono actual del guerrillero latinoamericano, tras doce días de combate, la figura del  Subcomandante emergió como humo,  como  el  fantasma  necesario para  que el EZLN se  pudiera afianzar, para  que  se  balanceara a través  del  teje  y maneje de los  medios  de comunicación,  con su  humor mordaz, el  vocero, el  distractor, el  delegado  cero,  el sub o la botarga, tal y como se nombró así  mismo el día de  su último discurso  como Marcos: Entre  la luz  y la  sombra.

El 21 de Febrero de 1994  la revista Proceso publicó  una  entrevista  hecha  a Marcos por Vicente Leñero –quien por cierto, en paz  descanse– que  comienza con una  cita  del  Sub:

 

 

“Lo aposté todo a la montaña; estoy viviendo de prestado y por eso escribo como loco; si no les gustan mis cartas, me vale madre”

 El sub le  ha  escrito  cartas a un sin fin de  personajes como  Luis Villoro, la inolvidable  Carta a  Magdalena, a Joaquín Sabina, a Eduardo Galeano, a los  diarios,  al Movimiento  Ciudadano por la Paz 5 de junio, en resumen, a  los pueblos  del mundo; cuando se  levantó,  no sólo  levantó  las  armas, levantó su pluma y su inteligencia, siendo  la pluma su más  feroz, filosa y efectiva arma.

“Sáquese despacio ese amor que le duele al respirar. Sacúdalo un poco para que despierte. Lávelo con cuidado, que no quede ni una sola impureza. Limpio y oloroso proceda a doblarlo tantas veces como sea necesario para tener el tamaño de la uña del dedo gordo del pie derecho. Espere el paso de una hormiga, ser noble y generoso, y pásele la pesada carga.

Ella lo llevará a guardar en alguna profunda caverna. Hecho esto, vaya y rellene, por enésima vez, la pipa de tabaco frente al mar de oriente. El olvido llegará conforme se termine el tabaco y el mar se acerque a usted. Si quiere recuperar ese amor que ahora olvida, basta escribir una larga carta hablando de viajes desconocidos, hidras, molinos de viento, oficinas y otros monstruos igualmente terribles. A vuelta de correo tendrá su amor tal y como lo envió, acaso con un poco de polvo y sueño en la cubierta…”

 – Subcomandante Marcos (Instrucciones para olvidar y recordar)

 Por otra parte es admirado y respetado  por  intelectuales como Noam Chomsky, Régis Debray(quién lo considera el mejor escritor latinoamericano), Rigoberta Menchú, en su momentos Paz y Monsiváis, Zack de la Rocha; fue  entrevistado  por  figuras de la literatura y el periodismo de la talla de Gabriel García Márquez, Juan Gelman, Vicente Leñero, Julio Sherer García, entre muchos  otros.

“El manejo del lenguaje que hacen ellos, la descripción de la realidad, de su realidad, de su mundo, tiene mucho de elementos poéticos. Eso como que removió la trayectoria cultural normal o tradicional que traía yo en literatura y empezó a producir esa mezcla que asomó en los comunicados del EZLN del 94.”

–Juan Gelman.

 El 9  de febrero  de 1995 el  gobierno mexicano dio a conocer que  la  identidad del  Subcomandante Marcos era  la de Rafael  Sebastián Guillén Vicente quién  es oriundo  de Tampico Madero, Tamaulipas, y  nació  el 19 de  junio de 1957. Fue  alumno  de  la  Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma  de México (UNAM) e  impartió  clases  de  diseño en la Universidad Autónoma Metropolitana(UAM) plantel  Xochimilco.

marcos

 El  28  de  agosto  del mismo  año Lourdes Valderrama,  una  exalumna de Rafael le  entregó a Vicente Leñero –cómo  lo  vamos a  extrañar– la  famosa  foto  en  la  que  está  pintando  caracolitos, esto  según  un reportaje  especial  que se  publicó  tras  la muerte  del periodista. El profesor de Diseño para  la  Comunicación Gráfica,  lector  empedernido de Louis Althusser, Marx, Mao, Foucault  entre  otros, se  convertiria  en el  guerrillero poeta que hoy  conocemos.

I

Constrúyase un cielo más bien cóncavo. Píntese de verde o de café, colores terrestres y hermosos. Salpíquese de nubes a discreción. Cuelgue con cuidado una luna llena en occidente, digamos a tres cuartas sobre el horizonte respectivo. Sobre oriente inicie, lentamente, el ascenso de un sol brillante y poderoso. Reúna hombres y mujeres, hábleles despacio y con cariño, ellos empezarán a andar por sí solos. Contemple con amor el mar. Descanse el séptimo día.

II

Reúna los silencios necesarios. Fórjelos con sol y mar y lluvia y polvo y noche. Con paciencia vaya afilando uno de sus extremos. Elija un traje marrón y un pañuelo rojo. Espere el amanecer y, con la lluvia por irse, marche a la gran ciudad. Al verlo, los tiranos huirán aterrorizados, atropellándose unos a otros. Pero… ¡no se detenga!… la lucha apenas se inicia.

– Subcomandante Marcos (Instrucciones para  cambiar el mundo).

 Rafael, Marcos, Galeano, es  un poeta de estirpe, una paradoja, la  distracción poética, la ironía de  la pluma zapatista, el personaje que  se nos  hizo  humo, pero que  nos  ha  dejado muchas  palabras  como  armas. Vale  la  pena escucharlo, ahora  que  es  muy  fácil decir  revolución, ahora  que todos  son poetas “revolucionarios”.

Instrucciones para despedirse

“No mire hacia atrás. Suele bastar con eso…”

 Te interesa  leer  los  poemas publicados por  la revista Rebeldía, que escribió entre 1984-1989, pásale por aquí.