La  poesía armada  hasta los  dientes: Roque Dalton

noviembre 28, 2014

Por:

Arte, Extras, Literatura

No hay comentarios

“¿Para qué debe servir
la poesía revolucionaria?

¿Para hacer poetas
o para hacer la revolución?”

— Roque Dalton

quijotedaltonQué hay de los poetas que toman la pluma, cortan cartucho y  disparan cual fusil,  como dice Karloz Atl: “el poeta es un revolver en medio del dolor mundo”.  Hay mucha poesía lejos del mantel y la  academia. Roque  Dalton  García  fue  uno  de  ellos, crítico irreductible, sarcástico, irreverente y prolífico; creía  que la  poesía  era  el pan de  todos, pero no esa poesía que se esconde detrás del papel, Roque era  partidario de  la militancia activa, miembro de la llamada  Generación comprometida  de El Salvador; su pensamiento  anti dogmático lo distinguía, dio vida a la  poesía y  la poesía le dio vida.

 ¿Por  qué  hablar de Roque? Porque la literatura  se  vuelve, en muchos  casos, un terreno  de  discursos  fatuos, oportunistas, pedantes y no  comprometidos. Roque  fue uno de  esos  poetas que  hizo de la  poesía  un método de  denuncia, misma que respaldó siempre con su accionar; fue la  voz de los que no tenían voz,  hizo  honor a los  tiempos  remotos, en los  que  el  chamán, el  huey tlatoani, el jefe  la  tribu e incluso el  sacerdote, ostentaban  la  palabra, con ella  dirigían, educaban, transmitían y guiaban a  sus  comunidades.

 

“Poesía
Perdóname por haberte  ayudado a comprender
que  no  estás hecha sólo de  palabras”

— Roque Dalton (Arte poética 1974)

 Pero ¿quién fue Roque Dalton? Haré  un  breve  esbozo  biográfico.

 Roque Dalton nació  el 14 de  mayo de  1935 en San Salvador, El Salvador. Estudió  jurisprudencia durante once meses en la Universidad de Chile 1953 y  1954 se  incorporaría a la Universidad de El  Salvador. Para 1955 Dalton colaboraba con el periódico El Independiente y era  activista  estudiantil. En 1956 publica sus primeros poemas en la revista Hoja (Amigos de la Cultura), y en el Diario Latino de San Salvador, año en el que también funda el Círculo Literario Universitario, movimiento literario integrado por Otto René Castillo (poeta guatemalteco exiliado en El Salvador), Roque Dalton, Roberto Armijo, José Roberto Cea, Manlio Argueta y Tirso Canales (años después se les conocería  como la Generación comprometida).

sem-miguel2

“El hecho es que los policías y los Guardias

siempre vieron al pueblo de allá para acá

y las balas sólo caminaban de allá para acá.

Que lo piensen mucho

que ellos mismos decidan si es demasiado tarde

para buscar la orilla del pueblo

y disparar desde allí

codo a codo junto a nosotros”.

— Los policias y los guardia, Roque Dalton

 

 Además  de ser periodista, como escritor se  desenvolvió  en  géneros  como el  ensayo  y  la  novela,  sin embargo, su  increíble  capacidad quedó  plasmada  en su  obra  poética, Benedetti y Cortázar fueron algunos autores  que  subrayaran su  valía como poeta. Su pensamiento político era  el de un comunista  comprometido (no dogmático), militante; Roque  hizo de la participación política  y la poesía  una sola  cosa, motivo por  el cuál fue perseguido y encarcelado en su país.

“Hablar con Roque era  como  vivir más  intensamente, era como  vivir por dos”

Julio Cortazar.

En 1961, el   Directorio  cívico-militar llegó a el Salvador y por  otro  lado Roque  Dalton se  dirigiría  al  exilio, recorrió el mundo,  viajó a la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Corea del Norte, Vietnam, lugares en los que afianzó  su  postura  política. Vivió algún tiempo en Checoslovaquia, en La Habana y en México; siendo éste último el lugar en  donde cursó algunas materias de Antropología  y  Etnología  en  la Universidad Nacional Autónoma de México.(UNAM), además de conocer a poetas  como Efraín Huerta.

descarga (2)

 En 1969 ganó el premio de Casa de las Américas de La  Habana por  su  obra: Taberna y otros lugares. En el ocaso de 1973 regresó al pulgarcito de América (título no oficial de El Salvador acuñado por Gabriela Mistral) con el seudónimo de Julio Delfos Marín.

 Se  integró  al Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), cruzó las  montañas con la guerrilla hasta que, el 10 de mayo de 1975 muriera  asesinado por sus mismos compañeros. Aún no hay nada claro sobre  su asesinato, se  desconoce  en qué  lugar están sus  restos, en algunas  versiones se  le acusa de espía y de  formar  parte de la  Central Intelligence Agency  (CIA) lo cual es mentira— en   otras  lo  tildan de agente cubano  e incluso, de mujeriego  y borracho. Lo cierto es que Roque es el poeta  más reconocido de El Salvador. El imperdonable comprometido.

Los  hijos de los días,Eduardo Galeano, pp 156

Los hijos de los días,Eduardo Galeano, pp 156

 En  Los  hijos de los  días, Eduardo Galeano, le  dedica el  pasaje del 10 de  mayo, por otra parte la canción el Unicornio de  Silvio Rodríguez está dedicada a Roque, según un texto publicado por Silvio en 1982.

Todo empezó por un amigo muy querido que tuve, un salvadoreño llamado Roque Dalton, quien además de haber sido un magnífico poeta fue un gran revolucionario, compromiso que le hizo perder la vida cuando era combatiente clandestino”

—Silvio Rodríguez, Abril del 82 (Otras Inquisiciones, «La página de las Preguntas y las Conjeturas»).

 Como Roque, creo en la poesía, en la vida, en el amor y el amor a las  palabras, porque son el  re-descubrimiento del mundo, la re-creación, la re-apropiación de las dimensiones, son la posibilidad de concebir mil o mil millones de universos habitables, van de lo macroscópico a lo microscópico, de  lo subrepticio a  lo  supraterrenal, de la poesía al unicornio, del unicornio a la  revolución.

 “Y que mis venas no terminan en mí
sino en la sangre unánime
de los que luchan por la vida,
el amor,
las cosas,
el paisaje y el pan,
la poesía de todos”.

— Roque Dalton.

¿Te  interesa leer su poesía? pásale  por aquí