La gran enfermedad

enero 30, 2015

Por:

Críticas, Random

No hay comentarios

¿Qué le está pasando a mi país? Está convulsionando y botando espuma por la boca.

 Todos los días al despertar, lo primero que hago es leer las noticias en mi celular. Es un hábito que no me gusta, pero que siento necesario. De antemano ya sé que serán malas noticias porque a diario pasa algo malo, más malo que el día anterior y mientras el día avanza va empeorando. Pareciera que día a día nos volvemos más resistentes al virus, a la enfermedad cuyas causas son: la indiferencia, la desigualdad y la violencia. Los síntomas a veces son inexistentes. Pueden pasar años y cuando menos se espera, la enfermedad ataca cada centímetro del cuerpo, invade los órganos vitales de nuestro país.

 Somos enfermos terminales de la desigualdad social más grave, no del mundo, sino de entre los tipos más agresivos. Nadie es compatible con nuestro tipo de sangre y quienes sí lo son, nos han dado las espalda dejándonos agonizar y prolongar más nuestro sufrimiento. La violencia pareciera ser el factor que nos hace inmunes y resistentes a la posible cura de este padecimiento que provoca miedo y una maldita parálisis que nos tira a la cama durante días, meses o a veces años. No existe vacuna.

 Nos han dicho que día con día la gran enfermedad podría empeorar, nos podría llevar al límite. La muerte nos acecha a diario de la manera más cruel. Es como si todas las muertes que suceden en el día fueran pequeños derrames cerebrales que nos dejan en estado vegetativo. Vivos pero muertos por dentro.

 Somos como aquél fumador con enfisema que sigue fumando dos cajetillas al día, como aquél alcohólico con cirrosis que bebe hasta quedar deshidratado y con vómitos.

 Nuestra sociedad está enferma. Enferma del “esto no me afecta a mí, que se chinguen los demás”, enferma de “el que no tranza no avanza”, enferma del “te violaron por puta”…

 Entre más agonizamos, más nos hemos aferrado a seguir en este mundo. Nos hemos acostumbrado a sufrir. Es por eso que recibir malas noticias día a día se ha normalizado y nos ha deshumanizado. Un humano no vive estando muerto al mismo tiempo.

MÉXICO ROTO 3

Cynthia García

Casi licenciada en Estudios Latinoamericanos, FFyL UNAM. Tauro. Amo a los gatos. Amo la pizza. Hip-Hop. ¡QUESO! En la escritura he encontrado lo que jamás imaginé: libertad.