La canción libertaria: Sueños y fantasmas

octubre 6, 2014

Por:

Arte, Ilustración, Música, Objetos, Oido, Tacto, Vista

No hay comentarios


Me niego a vivir en un mundo hostil. Me remito a no absorber el temor. Me dolerá mucho el corazón, pero nunca agacharé la mirada. Me disgustaré con la indiferencia de mi país, y por eso, de aquí para allá, vamos construyendo… poco a poco, sin prisa ni miedo.

ezln

Crédito:Tumblr.

 La canción libertaria, surge de lo más profundo del alma, de los consuelos –que quizá sólo los guerreros entienden–, de la lucha por una voraz y suculenta trampa, por la negativa hacia el olvido y sobre todo, por constatar la memoria de cada huella al andar. La rebeldía es la parte primordial de sus letras y de sus sueños por plasmar en cada matiz y acorde.

Siempre, 
llega el enanito 
siempre oreja adentro 
con afán risueño 
de enmendar lo roto

– Reparador de sueños, Silvio Rodríguez.

libertad

Crédito:Kalmaioga.com

  Porque con el canto y la luz de día, se aclama la llegada de un nuevo amanecer, lleno de gritos, abrazos y amor con el compañero y amigo, y juntos gritaremos rebeldía y subversión. Porque creíamos haber muerto, pero estamos en el mismo barco, donde esperanzas y conmociones entrelazan sus manos, por ansiar un comienzo lleno de destellos entre cada pausa. La libertad por transmitir es la base para la creación más bella entre prosa, verso y una singularidad por expresar el amor a la vida, donde el odio parece no tener cabida. Porque en la quimera más recóndita, habita el miedo hacia lo que corrompe la existencia misma. ¿Por qué tanta aversión hacia la supervivencia? ¿Las canciones libertarias son el escape? Sabríamos de golpe, que con escuchar ese grito soslayado y quebrantable, romperíamos en llanto y tal vez, con los primeros tres minutos estaremos sonriendo de nuevo.

 Esos cambios tan abruptos en la música libertaria, son el elemento primordial de la vida.En el vaivén de los logros e infortunios, a cada momento se presentan diversas situaciones que nos hacen mezclar el anhelo de vida/muerte. Con la fragancia de la libertad se viaja por el mundo, por la felicidad y el infortunio, por la maldad y la benevolencia. Porque el hecho de reír o llorar, no hace distinción entre las diversas clases sociales, eso es lo que verdaderamente nos hace portavoces de nuestros ideales: La capacidad de sentir a diestra y siniestra, sin importar tabú alguno.

tumblr_static_libertad

Crédito:Tumblr.

 Cantan para el mundo, sus letras se mantienen en el corazón de cada uno de nosotros, la vida plasma un sentimiento inadmisible hacia la sonoridad del alma, y mientras truene o relampaguee, seguiremos cantando y reproduciendo una vez más, la reflexión de los días, de los años y de la eternidad.

Al despertar 
A un nuevo sol 
Vuelvo a nacer 
Vuelvo al amor 
Puedo cantar 
Este dolor 

Vienes a mí 
Ángel guardián 
Traes mi voz 
Mi libertad 
Puedo decir 
Al despertar 
Que el mundo es luz 
Y oscuridad 

La hermosa voz 
De la hermandad 
Atravesó 
Mi ventanal 
Una oración 
Puede curar 
Con esta fe 
Voy a cantar 

La razón es tu mirar 
La razón es la igualdad 
Es la niñez lejos del pan 
Mi identidad recuperar 
Al despertar agradezco a la vida 
Dejarme andar como luz peregrina 
Al despertar nueva emoción 
Vuelvo a nacer vuelvo al amor

– Al despertar, Mercedes Sosa.

 La razón de ser, de seguir, de luchar y de caminar se vuelven una sola, donde una guitarra cobra vida para darle al mundo el placer de reivindicarse con sus propios motivos de pertenencia. La clave para darle matiz, es esa flor de rebeldía que pide a gritos un nuevo amanecer, un día despejado sin contratiempo alguno y que nos permitirá vivir soñando con lo poco o mucho que queda por hacer por este mundo.

images

Crédito:Blogspot.

 Somos como la cigarra – canción que interpreta Mercedes Sosa–, salimos del hoyo una y otra vez, con la cabeza muy en alto, a pesar del malestar emocional en el que nos encontremos, y sobrepasando las propias barreras que en el camino tratan de mutilar nuestros deseos… para decir “Esto es bello”. Porque de los sueños se hacen estrellas para cada uno, y de ésas, salen miles de constelaciones para cada persona.

El día en que dejemos de gritar y escuchar a nuestro corazón, el planeta se habrá de caer a pedazos y en esos trozos, dejaremos algo que pudo ser, alguien que pudo construir y uno que otro que pudo soñar.

Alma Torres

El viaje es entre letras y utopías. Estudiante de Economía del IPN. Hagamos de la escritura, la revolución del amor mismo.