La animación 2D y el por qué debe quedarse

Uno de los primeros tipos de animación, y quizá el más conocido, es la animación en segunda dimensión. Las famosas “caricaturas” nos han acompañado desde siempre volviéndose el clásico referente de lo que a este arte se refiere. Desde aquel Mickey Mouse navegando en su pequeño barco de vapor en blanco y negro, hasta el detallado y proporcionado estilo del animé, la animación 2D es un agasajo visual, una maravilla que, desafortunadamente, parece estar a punto de desaparecer.

 

La animación (como se mencionó en la entrega anterior) se trata de múltiples imágenes que, al ser vistas de forma rápida y consecutiva, crean la ilusión del movimiento. Una buena animación 2D requiere no sólo de cierta habilidad para el dibujo, sino de una enorme dedicación y paciencia. Cada dibujo debe estar tan detallado como el anterior y los cambios que sufre para crear movimiento son mínimos. Contrario a la animación 3D, Stop Motion y Motion Capture, en esta categoría es preciso re-dibujar absolutamente todo, y puede que este sea el motivo por el que a muchos ya no les agrada llevarla a cabo.

Pero todo depende de los gustos del artista. La enorme cantidad de trabajo durante el proceso de animación es un elemento que le baja el ánimo a cualquiera, pero ciertamente una gran ventaja es que el 2D puede facilitar el proceso y darle al animador más control sobre el movimiento que se está creando. Claro que tampoco es obligatorio hacerla. Habiendo diversas formas de animar, uno puede elegir la que más le acomode.

l-idem-barcelona-character-design-3-cinema-de-animacion-3d-2d

El punto aquí es la preocupación que a algunos animadores ha causado la llegada de la tecnología. La animación es un medio digital y sin los avances técnicos no se podría llevar a cabo, en ningún momento se busca criticar dichos avances. Hay enorme belleza en la animación más avanzada, sin embargo recordemos que siempre vale la pena no olvidar lo clásico.

Los dibujos animados no sólo pueden mostrarnos tanta majestad como la vida misma, un paisaje puede verse tan hermoso como uno real. Además, logra que la estética de un personaje de mal aspecto sea tierno y agradable, como fue el caso del Jorobado de Notre Dame de Disney. Y ya para terminar y aprovechando que se mencionó este estudio, siempre se pueden hacer pequeñas “trampitas” para reducir el trabajo. Les compartimos un video donde se puede apreciar como este famosísimo estudio pudo reciclar secuencias y ahorrarse muchas horas laborales.

Nos emociona ver cada día animaciones más impactantes, más detalladas y realistas. Esperamos que siga avanzando y sorprendiéndonos, pero eso no significa olvidar la escuela antigua. A pesar de los años, aún tiene mucho por enseñar.

Regresar al inicio
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com