Jorge Gutiérrez, el nuevo rostro del México animado.

octubre 23, 2014

Por:

Arte, Cine

No hay comentarios

El nombre de Jorge R. Gutiérrez ya es mundialmente conocido luego del estreno de su primer largometraje, El Libro de la Vida (The Book of Life, 2014). No obstante, este gran artista mexicano pasó algún tiempo en el anonimato aún a pesar de ser el creador de diversos conceptos de gran calidad para la televisión, el cine y el internet. En esta ocasión hablaré brevemente de sus obras más renombradas.

IMG_5637-0.JPG

 El estilo de Gutiérrez es inconfundible, desde el estilo de sus personajes hasta la paleta de colores (en su mayoría cálidos y brillantes) que usa en sus producciones. Pero eso sí, la marca de la cultura mexicana es sin duda el rasgo más fascinante y destacable en el trabajo de este animador en su compañía Mexopolis. Usualmente hace referencia al día de muertos, luchadores enmascarados y corridas de toros. Esta característica la vimos por primera vez en su cortometraje Carmelo (Carmelo, 2000), un trabajo modesto pero muy bien elaborado que nos narra la trágica historia de un niño que sueña con ser torero.

 Este cortometraje está hecho en animación 3D y en cierta forma representa los orígenes del libro de la vida, ya que al igual que este trabajo, los personajes parecen muñecos de madera. Además, la ambientación es muy similar, me atrevería a decir que fue uno de los primeros intentos de hacer la película que hoy en día podemos disfrutar en los cines. La historia de este corto es muy triste, pero a la vez hermosa, ya que encontramos a un pequeño que en su afán de ser como su padre, intenta seguir sus pasos aún a pesar del peligro que corre. Algunos lo verán como una advertencia de lo que no se debe hacer, sin embargo, yo lo veo como una metáfora de seguir nuestros sueños de forma cuidadosa y paciente. Es importante no renunciar a nuestros objetivos, mantenerlos siempre que se pueda, pero considerar que las cosas siempre tienen sus tiempos y sus formas por lo que no debemos querer correr antes de caminar.

 Tenemos también el concepto del Súper Macho, un personaje que Gutiérrez hizo para internet y que marca más a detalle los estándares de su labor. Aquí sale a relucir el gusto de este artista por la lucha libre mexicana, misma que también reflejó cuando trabajaba en la serie ¡Mucha Lucha! (¡Mucha Lucha!, 2004), que no fue de su creación, pero es evidente la influencia que tuvo en ella. Recordemos que además ha trabajado en otras series como Mad (Mad, 2010), donde aunque no se reconocen personajes mexicanos, también su estilo es incomparable con parodias de personajes de Street Fighter y Mario Bros, además de una siniestra pero a la vez encantadora representación de la muerte.

joel dos

 

 Por último pero definitivamente no menos importante, tenemos la serie animada que fuera producida por Nickelodeon, dirigida por Dave Thomas y que sirviera como carta de presentación para su reciente película; El Tigre: Las Aventuras de Manny Rivera (El Tigre: The Adventures of Manny Rivera, 2007). Esta serie disfrutó de gran éxito en Estados Unidos y en México, consiguiendo muy buena aceptación que además la hizo acreedora de promociones como los famosos Tazos de la marca Sabritas.

joel tres

 En esta serie, Gutiérrez refleja parte de su infancia representándose en Manny Rivera, un niño con poderes especiales y heredero de una larga dinastía de súper héroes y villanos. Este muchacho es en realidad El Tigre, un personaje que vive bajo la sombra de su padre, el súper héroe White Pantera, y su abuelo, el villano Puma Loco. El Tigre sufre ante la incógnita de no saber qué lado elegir, el bien o el mal. En sus aventuras es acompañado por su mejor amiga, Frida Suárez, una adorable niña con espíritu rebelde. Además, enfrenta a grandes villanos como la malvada Sartana de los Muertos (una versión aterradora de la Catrina).

 Esta serie no sólo planteó un concepto distinto al género de los súper héroes, sino que su estilo visual fue sencillamente impactante para el público de Nickelodeon. Desagraciadamente no se trata de la serie con más seguidores y hasta la fecha no se ha podido desarrollar una nueva temporada de la misma, pero un gran sector de seguidores sigue esperando que algún día eso sea posible.


970013646_BYASRMEGGNAIVXV

 El personaje de Manny Rivera es verdaderamente humano, un chico con buen corazón que desea ayudar a otros, pero que puede sucumbir ante las tentaciones que todo niño tiene. Resulta muy agradable y cómico ver versiones mexicanizadas de los héroes y villanos, que van desde mostachos golpeadores, sombreros robóticos, guitarras mágicas entre otros. Inclusive hay referencias a figuras legendarias como El Santo, los Caballeros Águila y por supuesto, los luchadores enmascarados. Además en el lado de los villanos tenemos referencias a figuras como el fallecido Malverde y el famosísimo guitarrista Carlos Santana.

 Desafortunadamente un sector del público ha tachado esta serie como “racista” y que se burla del mexicano por la imagen estereotipada que le da (sombreros, jorongos y que viajan en burro). Este pensamiento ha alejado a algunas personas, más bien les ha impedido darle una verdadera oportunidad y descubrir lo grandiosa que es la serie. Personalmente yo veo esta representación del mexicano mas como un homenaje que como una burla. Seamos honestos, es la imagen cultural que le damos al mundo así como los orientales dan una imagen de ojos rasgados, los africanos de piel morena, los escoceses usando faldas, etc. Pueden ser estereotipos, pero no es algo que deba tomarse como ofensivo, es casi como decir que nos enojamos porque nos comparan con los aztecas.

 El Tigre es una muy buena serie que además tiene mensajes ocultos; la escuela a la que asisten los personajes es la catedral metropolitana del zócalo, los personajes principales son una clara alusión a Diego Rivera y Frida Kahlo. La ciudad misma donde se desarrolla la historia se llama Miracle City (Ciudad Milagro) y al lado de ella un enorme volcán humea todo el tiempo… exacto, estamos hablando de la Ciudad de México (mismas iniciales) y el volcán Popocatepetl. Ciertamente los gustos son muy variados y no puedo prometer que todo mundo amará la serie, pero si tan sólo pudieran darle una oportunidad y ver un par de capítulos, seguro encontrarán muchas cosas positivas y divertidas.

 Y es así como un gran artista se va abriendo un muy merecido camino en los corazones y en la historia de la animación. Un hombre que junto a su esposa, Sandra Equihua (quien ha sido un gran apoyo en sus proyectos) lleva la imagen y el nombre de México a otro nivel y que estoy seguro que vale la pena no perder de vista ya que estamos ante uno de los más grandes genios de nuestra época.