Incitación

agosto 1, 2014

Por:

Extras

No hay comentarios

Compañero, ¿no crees que podríamos experimentarnos más,
ser de verdad amables el uno con el otro, estrenar ámbitos
en que nuestra masculinidad pruebe, por concordia,
los sabores de su mismo género animal?
Donde, por compartir dicha sin igual,
frotemos nuestros pechos duros como aceros
que trabajan por una misma meta, uno contra otro,
para medirnos el ímpetu, los bríos en simpatía,
todos los sentimientos que nos hacen tan fuertes.
Donde nuestras lenguas, como moluscos,
compitan en defensa de la territorialidad;
y el ahínco estalle en una abundante eyaculación de dos.

Yo, por mi parte, no tengo mesura en aceptar
que mi atención hacia ti se podría extender
hasta el apoyo, la protección, el favor más íntimos y sinceros.
Te regalaría mi mediana posesión de orgullo;
lamería, sin contrición, como perro desesperado,
el sudor que esmalta tus pies.

El hombre escoge, por naturaleza,
de sus semejantes aquel con quien congenia más.
Vamos, andemos ese camino de libertad.
¿Quién mejor si no otro hombre, por propia experiencia,
sabrá cómo, en dónde, para el regocijo palparte?

Hombres: seres de pasión, compartiendo el mismo cuerpo
multiplicado en otros héroes.

 

— Poema tomado de Descargas eléctricas ligeras, 2009.

 

Aleqs Garrigóz

(Puerto Vallarta, México 1986). Empieza su carrera publicando Abyección (2003). Trabajos posteriores son: Luces blancas en la noche (2004), La promesa un poeta (2005), Páginas que caen (2008, 2013), La risa de los imbéciles (2013). Ha publicado poemas en diversos medios impresos y electrónicos de varias ciudades de México, España e Hispanoamérica. Figura en algunas antologías literarias editadas en México.