Frecuencias de sonidos… Músicos y músicas

 

¿Alguna vez te has preguntado qué tan compleja es la vida de un músico?

Ser músico no es fácil. A través del tiempo, su imagen en la sociedad ha cambiado mucho. En sus inicios, la música era un medio para acercarse a los dioses y a lo sagrado. En cambio hoy, con toda la tecnología y el desarrollo del sistema económico y social, la música se utiliza no sólo para transmitir sentimientos o ideas sino también para vender. De ahí que en ocasiones la imagen relacionada con los músicos que la producen venda más que la música en sí.

Por un lado, la industria nos ha hecho olvidar que la música tiene el poder de revelarnos secretos inimaginables sobre nosotros mismos. Si bien los antiguos incluían la música en la educación como un medio de contacto con lo divino, en la actualidad esta expresión artística puede ser un medio para reencontrarnos con nuestro yo y crear un vínculo bastante estrecho con la vida. Por otro lado, y aunque no siempre lo tenemos presente, se puede viajar en el tiempo con las diferentes músicas y músicos; vivir y revivir millones de historias, enseñar y aprender mil aspectos de la vida, y registrar nuestra propia existencia.

collage music
Collage por Kimama

No se sabe a ciencia cierta cómo es que las frecuencias de sonido pueden ser un factor decisivo en el humor del ser humano. Sin embargo, muchas veces, el músico compositor y el intérprete, consciente  o inconscientemente, tienen la habilidad de estimular cada sentido de las personas a través de la combinación de los sonidos en el tiempo y el espacio. Esto puede ser un punto clave para que el músico tenga éxito.

En la música, cada timbre de cada instrumento, cada intensidad de cada nota, cada fórmula musical y cada fórmula rítmica, se reúnen en una fiesta sonora donde las tensiones y relajaciones a ratos juegan, a ratos bailan: se toman de la mano y se sueltan, se rozan, y se respiran. Te des cuenta o no, un montón de colores inundan tus sentidos, y después de algo así tus ojos no miran la vida como siempre lo han hecho pues la música es un reflejo de la vida misma.

Dicen que hasta para escuchar música hay que saber cómo, pero nada de malo tiene escucharla y simplemente seguir el instinto de mover la cabeza, los ojos, las manos o hasta sacudir el cuerpo entero y es que seamos conscientes, o no, del efecto que la música produce, éste siempre estará ahí.

music1
Ilustración por Jacob Livengood

El músico es un científico de las emociones y del espíritu. El músico de academia es consciente de su ciencia. El músico lírico, puede no ser igual de consciente de cada proceso sonoro, pero es dueño de sus instintos y éstos, a su vez, son el contacto más noble con el público.

Ahora bien, el buen músico logra encontrar el camino para llegar al aplauso extasiado del público, que puede ser académico o lírico o una combinación de ambos. En realidad, no importa el género musical que se elija ya que el buen músico será capaz de dar al público un paseo mágico por sus emociones.

Originally posted 2013-11-11 16:55:00. Republished by Blog Post Promoter

2 Responses

  1. Me gusta cómo dices “El músico es un científico de las emociones y del espíritu”, me suena como a regalo otorgado con toda la calma del mundo, esperando pacientemente la reacción de sonrisa en los ojos que en el festejado se mira, cuando por fin es consciente de sentir plenamente, en todo su ser, el deleite que significa estar vivos… Gracias Zilin 🙂

Comments are closed.

Regresar al inicio
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com