Feminismo: El eufemismo de la actualidad

enero 19, 2015

Por:

Críticas, Extras

No hay comentarios

1394132506_744595_1394213801_album_normal-1El feminismo se convertido en una tema de conversación pero sin dejar de ser un eufemismo social. ¿Por qué es que llega a ser un tema tan agresivo y brusco? Solo llega a ofender a los que mas han dañado a nuestro género. Los hombres llegan a tomarse tan personal este término, siendo ellos los que intentan denigrar nuestros derecho fundamentales. En Living History (Simon & Schuster, 2003), Hillary Clinton relata el momento que visita Romania en 1996. En este viaje se encuentra con la devastadora crisis infantil de Sida. Todo comenzó como ella lo cuenta, cuando Ceaussescu prohibió el control natal. El gobierno contrato doctores cuyo trabajo era revisar las mujeres cada mes y asegurarse que no hayan interrumpido su embarazo. Los doctores obligaban a las mujeres a desvestirse frente a ellos y muchas veces hasta humillándolas. Todo empeoró cuando los bancos de sangre rumanos se infectaron a causa del sida, enfermando a miles de niños. Todas las mujeres hemos experimentado alguna clase de violencia a lo largo de nuestras vidas. Hemos sido tratadas con alguna clase de ofensa entre las cuales destacan la privación de algún derecho básico o maltrato físico y/o verbal.

Lo que nunca se dice es que las mujeres debemos ser más ambiciosas y enfocadas porque nunca tuvimos la oportunidad. Tuvimos que luchar por votar, para trabajar fuera de nuestras casas, por trabajar en un lugar de trabajo libre de acoso sexual, para ir a la universidad de nuestra elección, y también nos tuvimos que probar a nosotras mismas una y otra vez para recibir un poco de consideración.
– Roxane Gay

 En un país como México donde se celebran las osadías hacia las personas y modos de vivir, no es de extrañarse que en una actualidad tan avanzada aín sigamos lidiando con problemas tercermundistas de violencia de género y el consentimiento del curso de tales hechos. El problema reside en seguir permitiendo la dominación masculina sobre un género violentado y humillado.

 Aunque hayamos sido capaces de reducir varias transgresiones y estemos informados sobre el feminismo, varias mujeres siguen sufriendo de algún tipo de abuso día con día. Nos debemos de sentir ofendidas como mujeres y personas, al sentir cada ataque hacia la mujer como nuestro, por que cada mujer es una extensión de nosotras. Sin importar de nuestros antecedentes seguimos en una lucha contra el sexismo. Desde la mutilación genital en Egipto, violencia domestica en Afganistán o abusos sexuales en tierras de nadie en Chiapas, la solución no es el desprendernos nuestros semejantes, sino buscar una cierta independencia creando un pensamiento resolutivo al educar a las jóvenes y alentar a las mujeres a denunciar cualquier tipo de falta. Aumentando la sanciones judiciales hacia los criminales que atentan con percutir la entidad femenina y creando una cultura equitativa para hombres y mujeres. Hay que reconocer que ciertas actitudes misóginas son el problema de la sociedad y evidenciarlos para que los jóvenes sepan que no es normal el humillar o burlarse de una mujer por sus elecciones de sexualidad, vestimenta o modos de vida. No queda más que seguir luchando por los derechos que nos merecemos y por jamás quedarnos calladas cuando queramos ser escuchadas.