DU

Podría parecer que un conjunto de tambores de distintos tamaños solo sirven para causar ruido sin sentido, sin embargo, cuando se tiene la oportunidad de presenciar en vivo un evento donde Drums United se presenta, esta percepción cambia totalmente.

El día de ayer inauguraron el Festival Ollin Kan en el Teatro de la Ciudad, una noche plena, donde, a pesar del poco aforo, el grupo hizo prender a los presentes con el ritmo coordinado de las percusiones y sus ejecuciones, característicos de los distintos continentes del mundo: Áfria, Asia, América y Europa; desde el sabar senegalés, hasta los tambores venezolanos, la caja peruana y la batería occidental.

Du3

Los músicos son de lugares como Bangladesh, Senegal, España, Alemania, Surinam, Turquía y Venezuela. Quien es la cabeza de esta agrupación es el percusionista premiado Lucas van Merwijk. El trabajo en conjunto muestra como siete músicos, con calidad y constancia, pueden propaga a través de la música lo hecho y la forma de sonar de tan diversas y lejanas naciones.

La voz de Adinda Meertins, holandesa de padres de Surinam, el carisma de los senegaleses Moussé Pathé y Pape Thiam, hicieron de la participación del público una fiesta total, al poner a bailar al público, cantar y aplaudir al ritmo de los tambores y los silencios.

Du2

El evento fue inaugurado por José Luis Cruz quien resaltó la importancia de la propagación de eventos, culturas, música fuera de lo comercial, el Festival ha sobrevivido a partir de la gratuidad para el público y la plena disposición de los músicos por dar a conocer su trabajo, desde diversas partes del mundo, y recitando  los versos de un poema indígena abrió el evento “No vinimos a vivir al mundo, vivimos a soñar aquí en la tierra”

 

Recommended Posts