Tal vez era solo una cuestión de tiempo. Tal vez no. En todo caso, buena parte del mundo cultural parece satisfecho con la noticia de que la escritora mexicana Elena Poniatowska (nacida en París en 1932) recibirá el máximo galardón de las letras españolas. Aunque el favorito parecía ser el también mexicano Fernando del Paso, la situación giró a favor de Poniatowska que ni siquiera figuraba entre los nominados.

Aunque su obra literaria no es tan extensa, sí posee una calidad notable. Libros como “Tinísima”, “Hasta no verte Jesús mío” o “La noche de Tlatelolco” le han otorgado un lugar distinguido dentro de la literatura contemporánea, que goza además de varias traducciones a otros idiomas. Tal vez su labor más importante se encuentra dentro del periodismo, en el que marcó diversas pautas a seguir por otros que vendrían después de ella: en aquellos años, el periodismo era una cosa de hombres (como tantas otras actividades) que poco a poco comenzó a ser conquistada por mujeres capaces como Poniatowska.

1384893369_054933_1384893493_noticia_normal

Es tal vez por esto que se decidió premiar a una mujer (la cuarta galardonada con este distintivo, y la primera mexicana en recibirlo) en esta ocasión, una dama que ha sabido dar voz a aquellos desprotegidos y violentados por los regímenes autoritarios a través de la palabra escrita. En todo caso, alegra saber que un personaje entregado a la cultura y las causas sociales más nobles del país que le dio acogida recibe un muy merecido reconocimiento a su amplia trayectoria literaria.

Recommended Posts