Contribuiré al despegue de nuevos talentos de la animación: Yamamura

“Si puedo contribuir en algo para que los jóvenes realicen sus proyectos y, de esta forma, ayudarlos a despegar en el ámbito de la animación, esa es la tarea principal que pretendo llevar a cabo en la vida”, expresó Koji Yamamura, quien actualmente se ha convertido en un icono de la animación japonesa y ha influenciado los trabajos de nuevas generaciones que buscan incursionar en este arte.

Durante el Foro de Animación Contemporánea, Animasivo, se llevó a cabo una entrevista pública realizada por Nobuaki Doi, también animador japonés, a Yamamura, en la cual este personaje hizo énfasis en su interés por impulsar a nuevos talentos dedicados a este arte, ya que la caricatura comercial ha ganado terreno y ha impedido a los jóvenes realizar y promocionar sus proyectos de animación.

“Actualmente, las universidades japonesas están incorporando departamentos dedicados a la animación, lo cual es un gran acierto, pues hay mucho talento y es triste que no se pueda desarrollar por falta de apoyo en cuanto a recursos económicos y técnicos”, mencionó Yamamura, quien también es profesor en la Universidad de las Artes en Tokio, Japón.

Koji Yamamura 4
Monte Cabeza, Koji Yamamura.

Nobuaki Doi, quien considera que la creación más importante de su colega es Monte Cabeza, misma que cataloga como una obra “fundamental en la historia de la animación a nivel mundial”, cuestionó a Yamamura sobre el proceso creativo de este cortometraje y el éxito del mismo; al respecto, el entrevistado respondió que dicho proyecto plasma su esencia tal cual, pues volcó en él las ideas sobre la identidad japonesa que había arrastrado desde su infancia, por tanto, “únicamente me dediqué a elaborar lo que  siempre quise ver en pantalla, sin pensar en la aceptación que tendría, ésta fue un extra que tuve por el simple hecho de hacer lo que me gusta”, externó.

Durante este diálogo público, Doi cuestionó a Yamamura sobre su propia perspectiva del desarrollo de la animación en Japón, cuyos orígenes se remontan a la década de 1960; sin embargo, la tecnología que hizo posible la realización de este tipo de proyectos se perfeccionó a finales de la los 70, por lo cual el máximo esplendor de este arte se dio hasta los 80, cuando los jóvenes fueron atraídos por él y surgió la necesidad de crear talleres universitarios en esta materia, los cuales abrieron las puertas a la creación de cortometrajes de mejor calidad artística, mencionó Yamamura.

Los hilos de Muybridge, Koji Yamamura.

Aunado a esto, surgieron grupos de estudiantes encargados de producir y difundir pequeños filmes animados, entre ellos Animación 80, al cual perteneció Yamamura, quien agregó que otro factor que permitió este boom fue el Festival Internacional de Hiroshima, en 1985, el cual dio a conocer proyectos extranjeros en Japón, los cuales incentivaron la creación de cortos en esta nación. Sin embargo, la producción enfrentó una crisis en la década de 1990 debido a que las productoras comerciales obstaculizaron a los animadores independientes, explicó.

Por otra parte, Yamamura también habló sobre el proceso creativo de algunas de sus obras y las anécdotas que vivió durante su realización. Además de Monte Cabeza, el cual fue nominado al Premio de la Academia a los Mejores Cortos Animados en 2002, otras de sus producciones más famosas han sido El cocodrilo viejo, El médico rural y Los Hilos de Muybridge.

Regresar al inicio
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com