Especiales Navideños Animados: Parte 4

diciembre 25, 2014

Por:

Arte, Cine

No hay comentarios

El canal de televisión de paga para niños, Cartoon Network, fue famoso durante bastante tiempo por los especiales de navidad que presentaba en épocas decembrinas. En dichos maratones contaba con algunas películas festivas, así como de capítulos navideños de sus series, las famosas Cartoon Cartoons. Desgraciadamente estos especiales ya difícilmente se encuentran en la programación del canal, sin embargo los que tuvimos la dicha de verlos los recordamos con cariño y nos queda claro porque esa etapa es considerada por muchos como la época de oro del canal.

 Dos de esas series eran el inigualable Johnny Bravo (Johnny Bravo, 1997); y de las mentes que nos trajeron maravillas como El Laboratorio de Dexter (Dexter´s Laboratory, 1995)y Las Chicas Súper Poderosas (The Powerpuff Girls, 1998), llegó una interesante propuesta de caricatura llamada Mansión Foster para Amigos Imaginarios (Foster´s Home for Imaginary Friends, 2004). La primera de estas caricaturas nos contaba las desventuras de un hombre atlético y bien parecido que a pesar de sus esfuerzos por ser atractivo para las mujeres terminaba siendo rechazado y hasta golpeado brutalmente por ellas debido a su carácter en ocasiones machista y a su no tan abundante inteligencia. La segunda caricatura trataba de Mac, un niño que tras haber creado a Blu, su amigo imaginario, lo lleva a una casa especial (una especie de asilo) donde estos amigos eran recibidos y atendidos; logrando así una colección de curiosos personajes que se volvían también colegas del muchacho.

jpg

 Elegí estas dos series porque a pesar de que todos los Cartoon Cartoons tuvieron su especial de navidad, estas dos creo que tuvieron algo extra que aportar. En el caso de Johnny Bravo, el capítulo hace homenaje al cantico navideño “La Noche Antes de Navidad”, narrado enteramente en rimas nos relata la forma en que Johnny accidentalmente hiere a Santa Claus cuando lo confunde con un ladrón que intenta entrar a su hogar, y como castigo, debe tomar su lugar. Sí, es una premisa que ya habíamos visto en otros especiales, sin embargo no es la historia, sino la ejecución la que vale la pena destacar en este especial.

 El humor de la serie era exagerado y a veces crudo, digamos que una suerte de humor negro donde el personaje era torturado de mil maneras por miembros del supuesto “sexo débil”. En este especial es muy peculiar que ese elemento vital en el show (las mujeres) prácticamente no aparezca, al menos no como nos tenían acostumbrado. Aquí se destaca el amor a las mujeres pero desde el lado familiar, el lado navideño. Johnny muestra un gran amor por su madre al tratar de protegerla e incluso querer darle un gran obsequio de navidad. Pero no piensen que el humor s sacrificado por el lado tierno, hay mucho humor picaresco en este episodio. Cosas como un Santa gruñón hasta una esposa que se enfada con su marido por recibir un regalo equivocado (una prenda femenina destinada a alguien que no es ella) hacen de la noche buena de Johnny Bravo una opción muy divertida y agradable para ver.

johnny-bravo-twas-the-night-08

 En el caso de Mansión Foster la trama gira en la desilusión de Mac cuando su fe en Santa Claus comienza a desaparecer. Tras las burlas de su hermano mayor y otra serie de eventos que ponen en tela de juicio la existencia del gordito bonachón, el niño entra en crisis. Una escena muy destacable es cuando Mac, rezando, le pide a Santa que le dé una señal de su existencia; para ello, le dice que por esa ocasión su regalo consista en ropa interior (lo que nadie quiere recibir). Aquí me parece un gran referente a cuando la gente hace penitencia o renuncia a algo que desea con el motivo de su fe, en este caso reflejada en un niño que con tal de seguir creyendo, renuncia a sus juguetes.

968full-foster's-home-for-imaginary-friends-screenshot Además, es interesante pensar que un niño que vive en un mundo donde los amigos imaginarios realmente existen, que puede verlos, oírlos y tocarlos, pierda la fe en algo. Aquí nos demuestra una fase del ser humano donde a pesar de vivir siempre rodeado de magia, comienza a dejar de creer en ella. Quizá un guiño a la monotonía, quizá una crítica al ser humano de que no ve lo que tiene enfrente de su nariz, quizá sólo una historia navideña más. Sin embargo, el capítulo es en serio divertido y hasta conmovedor, y nos demuestra una de las más grandes lecciones navideñas, las cosas existen cuando nosotros hacemos que existan con nuestros sueños

 Si les es posible ver estos y más especiales de Cartoon Network, háganlo. Son episodios hechos para todo público y todas las edades. Un canal que en verdad se tomaba en serio la época decembrina y siempre buscaba satisfacer, mediante sus series originales, las expectativas de su público. Los invito a buscarlos y disfrutarlos, son una grandiosa opción que no los dejará decepcionados.