Especial Ghibli (Origenes): El Castillo de Cagliostro

septiembre 1, 2014

Por:

Arte, Cine

No hay comentarios

Continuando con las travesías del apenas naciente Studio Ghibli por la pantalla chica, y tras la realización de varias series de aceptable éxito, los dos amigos animadores sin saberlo estaban llegando a la culminación de sus sueños justo cuando se encontraban trabajando en la serie Lupin III (Rumpan Sansei, 1967), esta serie es quizá el mayor logro televisivo de estos dos artistas nipones, ya que se trata de un concepto que fue muy bien recibido por el público, contó con más de 200 capítulos realizados, películas animadas, live action, musicales, videojuegos y hasta obras de teatro.

 La historia se centraba en las aventuras de Arsene Lupin III, creado por el novelista Maurice Leblanc, uno de los más grandes y carismáticos ladrones jamás conocidos, quien con la ayuda de su inseparable colega, Daisuke Jigen, llevaban a cabo todo tipo de misiones peligrosas y emocionantes, siempre huyendo del alcance del valiente y noble, pero algo torpe, inspector Koichi Zenigata. Se trata de un concepto que contaba con historias entretenidas, secuencias de acción que incluso asombraron al mismísimo Steven Spielberg y unos personajes con quienes era prácticamente imposible no simpatizar.

Disney__s_Castle_of_Cagliostro_by_Gradyz033

 Hablar demasiado a fondo de esta serie tomaría mucho tiempo, por lo que me limitaré a hablar de la segunda película (la más representativa) basada en esta serie. Se trata no sólo de la aventura más conocida de Lupin III, sino el debut oficial como director de largometrajes de Hayao Miyazaki. La película en cuestión fue nombrada El Castillo de Cagliostro (Rupan sansei Kariosutoro no shiro, 1979).

 En esta cinta, Lupin y Jigen comienzan a notar que sus últimos robos se han visto afectados por un misterioso falsificador que ha estado cambiando el botín por copias de dinero. En un intento de resolver esta situación, deciden ir al ficticio ducado de Cagliostro, en donde suponen se encuentra el falsificador. En su camino se cruzan con una hermosa joven que huye de un grupo de sicarios, poco a poco los protagonistas descubrirán que esta jovencita es en realidad heredera de una importante familia que está siendo obligada por el perverso Conde Cagliostro para casarse con ella. Lupin siente que algo en esa chica le resulta familiar y es así como decide ayudarla, pero dicha aventura no le resultará nada fácil considerando la intromisión de la interpool, el inspector Zenigata (su eterno rival) y los siniestros planes del Conde, quien resulta ser un villano en verdad despiadado.

lupinIII-3

 A pesar de su estilo clásico, la película tiene una animación que raya en la perfección, un diseño de arte extraordinario, un guión sólido que aunque en momentos peca de ser demasiado estrafalario y hasta absurdo (característica de Miyazaki), una historia emocionante y conmovedora e incluso un nivel de suspenso que muchos thrillers para adultos desearían. Es una película que no sólo marcó la llegada a los cines del gran Miyazaki, sino que fue un parteaguas para muchas cintas de este género. Una joya de la animación y la cinematografía que nadie puede darse el gusto de perderse. Denle una oportunidad y verán cómo este ladrón terminará robando su atención, y eventualmente, su corazón.