El individuo frente a la modernidad: un acercamiento a la vanguardia literaria latinoamericana

octubre 3, 2014

Por:

Extras, Literatura

No hay comentarios

La modernidad es un tema que se puede debatir y abordar de diversas formas, sin embargo, es importante señalar que, a finales del siglo XIX y principios del XX es más tangible su presencia, sobre todo en América Latina gracias a su entrada en el capitalismo y la industrialización de las ciudades. Los cambios no sólo fueron en el ámbito socioeconómico, sino también dentro de los individuos que vivieron esa transición. Existen muchas manifestaciones artísticas que proyectan los sentimientos y hacen cognoscible esta realidad y, sin duda alguna, la literatura de vanguardia es una muestra importante de ello.

OJO: En este artículo no pretendo hacer un análisis exhaustivo de la misma, pero sí una descripción de sus características más importantes.

 vallejo

 “La ruptura de la tradición y la tradición de la ruptura”, es como comúnmente se denominan a las vanguardias, tanto en la literatura como en otras artes. Y es que las vanguardias sirvieron para eso, para romper con una tradición, lo cual venía muy “ad hoc” con el proceso de industrialización y el auge de las ciudades fabriles en la primera mitad del siglo XX. Esa nueva realidad parecía ensordecer frente a los ecos de la tradición literaria, la cual devino en un boom de contra cultura. Y también de contradicciones.

 Es muy difícil definir a la vanguardia literaria de manera formal, es decir, presentar un listado de características específicas que nos permitan tipificarla. Existen muchas formas de definirla y a la vez son escasas, ya que depende mucho del contexto y la forma en cómo se enuncia y quién la enuncia. Sin embargo, una generalidad que predomina es la incomodidad y el pesimismo frente a un mundo completamente nuevo, a la dificultad que representaba vivir en una sociedad fundada en la cultura de consumo y deshecho, pero al mismo tiempo, las ganas de romper con los esquemas tradicionales dominantes del arte.

 La verdadera modernidad se hacía presente al culminar la Primera Guerra Mundial y, en el nuevo orden (ahora) mundial, el progreso y el desarrollo arrasaban incluso también con las mentalidades y los valores. La estética de lo inacabado prima tanto en el orden plástico como en el literario, y toda Europa se sacude en una dialéctica en las opciones estéticas, así creando las tendencias que llegaron hasta América Latina.

 Sin embargo, la vanguardia latinoamericana tiene un proceso muy particular que difiere del futurismo europeo, aunque conserva esa predisposición a refutar los valores del pasado y la apuesta por una renovación radical. La vanguardia latinoamericana en sí, se produce a modo de utopía, ya que al hombre nuevo se le exige proyectar un imaginario a futuro. Ese imaginario necesita de la metáfora para poder hacer más, digamos “soportable” esa nueva realidad. Esta fue la característica principal en los escritos de los años 20, donde es fácil reconocer rasgos europeizados de esa producción literaria.

 No obstante, existe una cualidad importante dentro de los autores vanguardistas latinoamericanos más destacados, y es aquí donde entran las contradicciones, las cuales, irónicamente, nutren a la creación de una vanguardia latinoamericana genuina y producida desde una realidad diferente a la europea.

 Y es que algunos autores, tal es el caso de Jorge Luis Borges, quienes empezaron su producción literaria vanguardista desde Europa al volver a América, se dieron cuenta de que la realidad difería y que su postura parecía una mala copia de lo europeo. Pareciera que la ruptura prevalece en la vanguardia latinoamericana en todos los aspectos, ya que, los autores mismos rompen con sus propias percepciones, rayando en la incoherencia. Esa es la esencia de la vanguardia: la ruptura.

escritores-dibujados-palabras_08

 En una postura personal, creo que la vanguardia literaria latinoamericana es un reflejo del individuo frente a la modernidad y su miedo a reconocerse dentro de esa nueva realidad. Las artes también son un reflejo del carácter periférico de América Latina en el mundo y, por ello, es que los autores formados en la vanguardia europea al generar la crítica hacia ese tipo de literatura, quieren romper, también, con esa realidad. La hostilidad frente a la modernidad no sólo está dentro de los poemas o novelas vanguardistas, sino también dentro de sus creadores. La nueva sociedad de consumo transforma la cultura también en un producto que puede venderse y también desecharse. El miedo a no trascender pero también a quedarse en el pasado son características del arte en las primeras dos décadas del siglo pasado. “La ruptura de la tradición y la tradición de la ruptura” no es más que una contradicción/dialéctica.

Cynthia García

Casi licenciada en Estudios Latinoamericanos, FFyL UNAM. Tauro. Amo a los gatos. Amo la pizza. Hip-Hop. ¡QUESO! En la escritura he encontrado lo que jamás imaginé: libertad.