De músicos y músicas… en el Garage

enero 13, 2014

Por:

Oido

No hay comentarios

por Sofía Huitzilin Flores, con la colaboración de Daniel Gutierrez

Actualmente, con todos los medios de comunicación que tenemos al alcance, es muy fácil escuchar a nuestro grupo de música favorito o descubrir a otros, sin embargo pocas veces nos ponemos a pensar en lo que implica que un proyecto funcione y jale buen público. En esta ocasión y con motivo del inicio de los nuevos inicios, hablaré un poco de el trasfondo en el medio musical tratando de que lo dicho funcione también como una referencia para quienes estén pensando en iniciar una banda o los que ya estén en eso.

En primer lugar, es necesario encontrar a las personas que coincidan tanto en actitud como ambición y gusto musical. Es importante que todos tengan la misma visión y el mismo deseo de hacer las cosas para que no haya choques y no tengan problemas con las decisiones que tome el líder, en caso de que alguno en el grupo tome ese rol, pero también cuando todos son líder o nadie lo es, debe haber un acuerdo común entre los integrantes.

Quizás parezca inherente, pero otro aspecto esencial para que funcionen bien las cosas es el apoyo de la gente que rodea a los elementos del grupo, influye mucho la situación que todos tengan en sus propias casas. De esto va a depender mucho la expresión que se logre en la música y también el rendimiento de cada quién. De igual manera la disponibilidad del tiempo y el contar con un buen lugar para realizar ensayos, son aspectos que deben poder resolverse fácilmente.

Muchos músicos podrían asegurar que el equipo de sonido con el que se cuenta y el nivel económico son determinantes para el desarrollo de la banda.  En efecto, puede ser una gran ventaja tener la posibilidad de invertir en buen equipo de sonido, porque muchas veces en los lugares donde se presentan las bandas no se tienen el equipo ideal o completo, además cuando se ensaya con el sonido aproximado con el que se presentan, el ensamble es mejor. Sin embargo, no en todos los casos resulta necesario tener  esto.


Cuando los instrumentistas se esfuerzan suficiente y  logran ensamblar un sonido que le guste a todos, llega el turno de buscar lugares para presentarse en público. Al buscar escenarios es importante poner atención en la organización de estos, el ambiente y la gente con la que se va a tratar. Deben asegurarse de que el proyecto no peligre de abusos. Generalmente cuando se realizan eventos colectivos, entre las mismas bandas se crea un vínculo de hermandad que permite esfuerzos en conjunto: en ocasiones se comparten escenarios, se intercambian contactos y se prestan equipo. Así pues, muchas bandas crecen juntas.

Quizás con todo lo dicho anteriormente, no parezca fácil tener una banda, pero todo se puede lograr con decisión y dedicación. Mucho de lo esencial se puede dar de manera natural y sin forzar nada, cuando las cosas suceden así, todo resulta mucho más sencillo y duradero. Así pues, es debido a todo este trabajo que se comparte y se reparte, que los integrantes de cada banda se unen y se vuelven cómplices no solo en el escenario, sino de la vida. En conclusión, es por el resultado que se puede obtener, que todo el trabajo detrás de cada tocada, vale la pena, y la mejor muestra de reconocimiento de este trabajo, es un fuerte y numeroso aplauso.

 

 

Chulavista

Somos una plataforma multimedia que vincula proyectos productivos y participación ciudadana en la solución de problemas públicos. Arte y Cultura para cambiar nuestro entorno.