De: “La teoría del todo”, la historia de Stephen Hawking

enero 16, 2015

Por:

Arte, Cine, Extras, Gusto, Reseñas

No hay comentarios

La película está basada en un fragmento de la vida de Stephen Hawking, físico, teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico británico, quien, por mayor referencia ha ascendido a la categoría en que se hallan Darwin e Isaac Newton por los aportes hechos a la humanidad; el fragmento elegido es el que va desde el tiempo en que estudia en Cambridge, siguiendo la línea paterna, un tanto antes de diagnosticársele la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) que se acompaña de la pérdida del control neuromuscular y que por cierto, lo define. Porque si no lo ubican de nombre y aportación, sí por la innumerable cantidad de sátiras que de su persona se han hecho. 

“La inteligencia es la capacidad de adaptarse al cambio”

Stephen-Hawking

 A Hawking lo encarna Eddie Redmayne, el actor que por cierto, interpretó malamente a Marius en “Los miserables”, una tristeza de película aquella, por cierto, pero expresamente él, se lleva aquí los aplausos, está de diez, sea por la referencia de un ente vivo y específico, al que se tiene posibilidad de estudiar en movimiento, y expresiones o por lo que se ofrezca, pero de verdad que es un deleite, la frustración en la mirada, la viveza con que es capaz de emitir emociones apenas con el movimiento facial, la corporalidad exacta. Entonces uno es testigo de su relación con Jane Wilde, quien por cierto es el motor importante que le permite continuar en el camino elegido y tal vez por destino trazado. 

“La historia completa de la ciencia, ha sido la comprensión gradual de que los eventos no ocurren de manera azarosa, sino que reflejan un cierto orden subyacente, que puede o no ser de inspiración divina”

 Yo sé que de corriente, he tenido la tendencia a llamar “portentos” a varios entes de quienes he escrito en la revista, pero si no lo pensara no los hubiera elegido, entonces lo diré de Hawking, quien es un auténtico portento de la física, es una ironía; bien visto, es interesantísimo el hecho de que alguien que estudia y teoriza las leyes de la física, se mantenga atado a una silla de ruedas por una enfermedad que bien pudiera catalogarse de divina, una mente en movimiento constante, privilegiada, encerrada en un cuerpo que no le permite avanzar a libre voluntad, que lo hace dependiente en un elevadísimo porcentaje, ¿Qué será no poder sentarse a escribir, a leer un libro o la simpleza de irse a la cama después de un día de trabajo, cargar a sus hijos? 

 Entonces recuerdo a Beethoven y la carta que escribió en que se preguntaba porqué aquel ser lo había privado de la capacidad auditiva, precisamente a él que amaba y vivía por la música, y no a otros  seres inferiores que lo desperdiciaban, al Borges y la perdida de capacidad visual, a Dalí al final de sus días con parkinson que no le permitía pintar…

 Sólo por referencia, en el 2007 se desveló una estuatua de Stephen Hawking, en el Centre of Theoretical Cosmology de Cambridge, el edificio del Museo de Ciencia Stephen W. Hawking en San Salvador, el Stephen Hawking building en cambridge y el Stephen Hawking Centre en el Instituto Perimeter de Física Teórica en Canada. más las medallas: Eddington, Hufhes, Albert Einstein, Franklin, la de la Real Sociedad Astronómica y varios premios por supuesto. Hawking postuló la singularidad, una sola teoría que explicara el origen del universo entero, y todo lo que en él acontece, el todo, en una formula, y a los agujeros negros que son capaces de emitir radiación, evaporarse y desaparecer. Amparado por la teoría del Big Bang, a partir de un origen de temperaturas elevadísimas, el universo emerge y se expande, se expande, hasta alcanzar el acomodo que tiene hoy día, y que por cierto, sigue en lo mismo, que explica otras teorías como la incomunicación que sufrimos con otras galaxias a las que no se llega por la continuación del movimiento, así, a medida que avanzamos hacia ellas, éstas se alejan…

 Entonces… como la película fue un pretexto para hablar de Hawing, terminemos con ella: se estrenará el 16 de enero del 2015, la dirige James Marsh, actúan: Eddie Redmayne, Felicity Jones, Harry Lloyd y otros, y es de Gran Bretaña. Valdrá toda la pena verla, y entrarse en el mundo del portentoso cosmólogo.

Brenda Mitchelle

Licenciada en mercadotecnia, actriz, productora, directora de teatro y escritora con frecuentes vaivenes de fe en la humanidad y miedos portentosos de ella. Convencida de ser hombre desde los ocho años.