De caligramas: breve historia de la poesía visual

agosto 15, 2014

Por:

Extras

No hay comentarios

apollinaire caballo

Los caligramas buscan formar la figura más acorde al tema del poema escrito, mediante el acomodo de versos, frases, palabras y letras que lo conforman. Si tuviéramos que ir al punto exacto en que se genera la idea nos veríamos perdidos entre cientos de años de historia, es dicho que las tendencias al poema visual se encuentran presentes ya en la caligrafía árabe y se conservan según se sabe en forma escrita, algunos ejemplares desde el periodo Helenístico Griego,  pero sí, existe la certeza de que debemos al poeta francés Guillaume Apolinaire y a él atribuímos la expansión de los mismos en el siglo XX. Su influencia en la poesía posterior a 1918 supuso la creación de numerosos ejemplares de caligramas en gran variedad de culturas y países.

 Existe la teoría de que llega un punto en la historia de la humanidad en que ciertos “descubrimientos” de corrientes llegan y son difundidos de un modo u otro, por una necesidad de desarrollo y por la gestación precedida incapaz de ser controlada, del mismo modo en que no puede ser detenido un alumbramiento, un poco más concretamente el cubismo literario, el creacionismo y ultraísmo son los generadores del esparcimiento, o del re descubrimiento de los poemas visuales procurando justicia en la relación.

 Vamos a asirnos del leño del cubismo, entonces, éste nace a mediados de 1907 en París y es, dicho sea de paso de los movimientos más significativos de la pintura desde el Renacimiento, el  cubismo, por recuerdo,  busca representar la esencia de la realidad mediante el uso de las formas geométricas; el cubismo literario entonces nace a su vez del pictórico, como del surrealismo pictórico parte la poesía surrealista.

 En 1910, en Francia,  Apolinaire ya poeta cubista, experimenta juegos de palabras a los que se nombra caligramas, nombre al parecer propuesto por él en 1918, es de decirse que en lo que se refiere a los poetas del movimiento, se echa de menos lo auditivo y el enfoque como podemos apreciar, lleva el interés a lo visual.

 En 1913 el poeta chileno Vicente Huidobro incluye su primer caligrama “Triángulo armónico” en Canciones en la noche, poema largamente criticado en cuanto a contenido se refiere y del que en apariencia lo rescatable lo encontramos en la  “osadía” de perder el sentido estricto del acomodo de los versos.

  En lo que se refiere a  literatura hispánica mencionaremos a Juan José Tablada, mexicano; Francisco Acuña de Figueroa, uruguayo; Carlos Oquendo de Amat, Jorge Eduardo Eielson y Arturo Corcuera, peruanos, los españoles Guillero de Torre, Juan Larrea y Gerardo Diego y el argentino Oliverio Girondo.

 Lo enigmático e interesante de los caligramas está directamente relacionado con la transgresión a la palabra escrita en orden, y a la expansión cercana del tema a lo visual y la pérdida de exclusividad del texto, pero la necesidad de éste para la figura y la relación directa e imprescindible de ambos, las impresiones encuentran distancia entre que si el poema en sí mismo es bueno no debiera hacerse necesario el uso de “el artificio”, de un modo u otro, la literatura es siempre la que lleva la batuta.

huidobro_triangulo

Calligramme

Brenda Mitchelle

Licenciada en mercadotecnia, actriz, productora, directora de teatro y escritora con frecuentes vaivenes de fe en la humanidad y miedos portentosos de ella. Convencida de ser hombre desde los ocho años.