Ya que he explicado los diferentes tipos de animación y di ejemplos de ellos, hablaré sobre algunos conceptos de este arte que suelen entenderse incorrectamente. Una vez definida la animación y su identidad como arte, abordaré algo que ya he mencionado anteriormente: la animación es un estilo y no un género, como lo es el cine y la TV.

¿Qué quiero decir con esto? Existen diversos géneros cinematográficos, como el drama, la comedia, el suspenso, la fantasía, el horror, etc., y muchas veces las personas piensan que la animación es un género que define una película y de inmediato la coloca en la categoría de lo infantil. Me refiero a la animación como “caricaturas”, y aunque en algunos casos sí aplica, pero no en todos.

Existen producciones de cine, televisión e incluso videojuegos para todas las edades y con sus respectivos géneros. A continuación cito algunos ejemplos de producciones hechas en animación para mostrar cómo a pesar de que todas son “caricaturitas” no van dirigidas al mismo tipo de público.

Ciertamente, las caricaturas han evolucionado mucho y el concepto de la animación de hace varios años no es el mismo que actualmente conocemos. El humor se ha vuelto en sí menos “inocente” por lo que es complicado hablar de la diferencia entre un programa para niños y uno para adultos. Por lo pronto no me enfocaré en el lenguaje, sino en el argumento y un poco en los gráficos.

Tenemos como opción infantil (y muy infantil) ejemplos como “Jake y los Piratas del País de Nunca Jamás”, un concepto muy similar a “Dora la exploradora”, orientado a un público muy pequeño; sin embargo, con una animación y una estética muy agradable para cualquiera que lo vea.

 

En el caso opuesto tenemos el anime “Highschool of the Dead”, el cual presenta un apocalipsis zombie visto desde la perspectiva de unos estudiantes. Es cruda, a veces exagera en mostrar partes privadas de las jóvenes, pero es una historia sólida que se enfoca en la evolución de los personajes más que en los zombies. Es un programa que, aunque en ocasiones parezca muy extraño, tiene los elementos suficientes para atrapar a los amantes del horror, la acción, el drama y la aventura, gracias a sus personajes bien construidos y a su historia que no es más que fascinante.

 

Estos son ejemplos muy extremos para hacer más notoria la diferencia entre los targets que puede abarcar la animación y buscar que el público que hace a un lado la animación pensando que no tiene variedad se anime a darle una oportunidad. Como verán, hay para todas las edades y gustos, sólo es cuestión de que busquen según sus necesidades.

 

Recommended Posts