¿Cuándo es aquí? ¿Estamos ahora?

abril 14, 2014

Por:

Arte, Extras, teatro, Vista

No hay comentarios

“Algunos están dispuestos a
cualquier cosa, menos a vivir aquí y ahora.” 
John Lennon

Se abre un nuevo foro teatral en esta ciudad, ubicado en la calle de Lucerna, el Foro Lucerna, es un espacio acondicionado dentro del complejo formado por el Teatro Milán, el mencionado foro y el Liceo Milán Lucerna. Propiedad de los actores (y teatreros en general) Mariana Garza y Pablo Perroni, encontramos un grato espacio para el desarrollo del teatro de cámara. Para inaugurar este espacio, la puesta elegida es Aquí y ahoraSONY DSC

 La historia ubica a una pareja que se acaba de mudar a su nuevo departamento hace apenas 6 meses, tiempo en el que sus vecinos de enfrente estuvieron en un viaje bastante prolongado. Alicia y Benito (la pareja) habrían sufrido una gran pérdida justo al mudarse y lo que más desean es recuperar la tranquilidad en sus ritmos de vida. Cuando un día los vecinos de enfrente, los Izquierdo,  deciden ir  a visitarlos para conocerse mejor, poco a poco la situación se irá tornando entre densa y familiar, será como si lentamente invadieran sus vidas, hasta ponerlos a cuestionar si sus vidas son realmente las que estaban viviendo.

 Original de Catherine-Anne Toupin, traducida por Humberto Pérez Mortera, quien curiosamente es uno de los traductores de cabecera del director: Hugo Arrevillaga, este thriller es simplemente sensacional. Planteando desde el primer momento un aura de irrealidad danzante entre las situaciones, encontramos un discurso que nos habla acerca de la perversidad existencialista que se oculta tras la moral, tras el buen decir y el bien obrar, las decisiones, las costumbres, la verdad.

 Alicia y Benito serán los conectores para mostrar una imagen confusa, fuerte y directa. El texto comienza situándonos en un espacio y tiempo, para consecuentemente llevarnos por una pendiente en la que comenzamos a dudar de lo que acontece, es decir, vemos que está pasando pero ¿Está pasando?, o será simplemente una muestra de lo que a los personajes les gustaría que pasara.

 Los Izquierdo son una familia poco ortodoxa, conformada por Julieta y Gil, matrimonio de una edad ya avanzada, que viven en compañía a su hijo de 35 años Francisco. Cuando Julieta invade el apartamento de Alicia junto a Francisco, una frase retumba en la conversación, “Estarías muy bien aquí”, dice Julieta a su hijo, frente a la estupefacta impresión de Alicia que no entiende la referencia de la frase. Es así como Arrevillaga comienza a armar un rompecabezas propuesto por la autora, dónde las situaciones del presente están llenas de detalles que causarán una reacción directa al futuro y los verdaderos deseos serán la llave para desencadenar la ubicación de los seres.

 Arrevillaga logra implementar un ritmo ágil, con ya clásicos acentos de su dirección, como el señalar gráficamente el paso de las escenas para guiar notoriamente al espectador(En Estrellas por ejemplo, los personajes van mencionando en que escena van, aquí se proyecta el número de  la misma, como hace en Antes Te Gustaba La Lluvia) y el uso de un lenguaje bastante franco y directo, que va redondeando el conjunto en el que ubica a sus personajes, los cuales son delineados a mano, con detalles específicos, ademanes, movimientos de voz y psicologías complicadas. 

SONY DSC

 El espacio en el que ocurre la acción será  el departamento de la pareja, una escenografía bastante simple, funcional y conceptual de Auda Carraza & Atenea Sánchez, que se une a la perfección al buen diseño de vestuario de Jerildy Bosch. El director juega con su espacio cual si fuese una partida  de ajedrez, donde las blancas serán la pareja, y serán acorraladas poco a poco por las negras, moviéndose con inteligencia por el tablero, sin desaprovechar el espacio, poniendo atención minuciosa a la iluminación y los efectos de la misma y orquestando con suma delicadeza la inclusión de la música (la cual es una selección bastante adecuada); Así el público es testigo de este perverso juego mental.

 El elenco es simplemente una delicia, de las que pocas veces ocurren. Empatados totalmente en el tono necesario (y calibre actoral para llevar con maestría un drama construido en el suspenso, con un pesado humor en sus cimientos), Mariana Garza, Pablo Perroni, Concepción Márquez, Marco Antonio Silva y Antón Araiza dan vida a la puesta, ofreciendo una auténtica batalla de honestas y seductoras actuaciones, de la cual es muy difícil escoger a un ganador.

 Tensión, divertimento, impacto, catarsis, reflexión. Todo esto y más logra provocar el viajar con el titán teatral que es Aquí y ahora. Es inevitable pensar en cómo este equipo podría dar vida a más y más textos, de una manera tan interesante como lo hacen en esta ocasión;  por ejemplo, Agosto: Condado de Osage, Las 33 Variaciones o El Testamento de Mary. Amén por lo que venga Milán-Lucerna.

 

 

Saúl Campos

Comunicólogo, apasionado del arte y la información. Adicto al teatro.