Con sabor al norte- ROOM por Emma Donoghue

agosto 26, 2014

Por:

Arte, Cine, Literatura, Oido, Tacto, Vista

No hay comentarios

Portada del libro en inglés

 Escribir un libro no es tarea fácil. Uno tiene que crear personajes con pensamientos complejos, mundos de fantasía, o tener la perspectiva de alguien muy peculiar. Yo, en lo personal y con base en lo que he leído, considero que no hay nada más difícil que escribir una historia desde el punto de vista de un niño. Por eso hablo de Room, porque ¡Dios mío! Enserio lo logró esta mujer. Emma Donoghue es una escritora Irlandés-canadiense con un proyecto que nació en 2010 y ahora va en camino para hacerse una película que, estoy casi segura, no será ni la mitad de buena que el libro.

Emma Donoghue

 La historia la cuenta Jack, un niño de cinco años que vive en La Habitación con Ma (de la cual, nunca se sabe su nombre). En La Habitación existen sus cosas favoritas como Cama, Mesa, Balón, etc. Lo curioso es que cada noche, Jack entra en Armario con Frazada para dormir antes de que entre El Viejo Nick.

Un croquis de La Habitación donde vivieron Ma y Jack

 Me tardé, más o menos, treinta páginas para darme cuenta que Ma era una muchacha secuestrada desde hace años y Jack había sido producto de ella con su secuestrador. La madre, para mantener al niño controlado, le mintió y le hizo creer que La Habitación era todo su mundo. Jack pensaba que nada de lo que aparecía en la televisión era real. Entonces, al cumplir cinco años, ella desmiente todo para pedirle a Jack que la ayude a escapar.

 Después de eso empieza el lento, doloroso y desesperante proceso de socializar otra vez. Es más complicado para el niño salir al mundo, cuando para su madre se vuelve molesto tratar con el niño que no entiende el sentido de libertad. Jack quiere volver a La Habitación mientras que Ma no desea volver jamás. Es por eso que pienso que la película no saldrá tan bien.

 Casi todo lo que habla el libro es acerca de lo que piensa Jack. Y existen ciertas situaciones horribles donde Jack no entiende a lo que se refieren los adultos, como cuando le preguntan si el Viejo Nick le ha lastimado y Jack dice que sólo lo tiró cuando trataba de escapar. No existe la malicia en el niño, no la necesita, con la descripción es suficiente para que trabaje la malicia del lector.

 En las películas es visual, pasó lo mismo con El Niño de la Pijama de Rayas (2006) por John Boyne. El tipo de escritura era el mismo con Bruno, que tenía ocho años. Por lo tanto era el fin de su inocencia. Bruno entendía más el mundo, solo tenía problemas para entender el maltrato hacia los judíos.

Escena del Niño de la Pijama de Rayas donde Bruno conoce a un niño judío llamado Shmuel

 En la película El niño de la Pijama de Rayas estrenada en el 2008 por Miramax fue un film que hizo a muchas personas llorar. Sin embargo, pierde completamente el sentido de la novela ya que no puedes conocer los pensamientos de Bruno como pasó en el libro. Ver las situaciones como un ente omnipresente hace que pierdas todo el encanto de ver las cosas con los ojos de niño. Con Room es muy seguro que pase lo mismo y sea una experiencia completamente distinta a la que ofrece el escritor.

 Les recomiendo que lean el libro antes de ver la película. Yo sí considero que hay películas que le ganen a los libros, pero en esta ocasión no tengo ese presentimiento.

Alix Reyna Flores

Soy estudiante Lasallista, egresada en la carrera de Ciencias de la Comunicación y me dedico a la Investigación en Ciencias Sociales y los videojuegos en línea