Charles Bukowski bebe un pulque

febrero 25, 2015

Por:

Arte, Extras, Literatura, Vista

No hay comentarios


El sueño apendeja, la cafeína no tanto, sangra un verbo  inactivo  sobre los enunciados  que circulan, debo  escribir  para  activar la  mezcalina  heredada, conservo la esperanza  de que beberé  mezcal dentro  de un vaso de  cristal  verde con un gusano en el fondo.

Charles  Bukowski  me invitó a una pulcata  brava desde la que  le gusta observar  Cálidas nalgas,  pidió  un curado de  3 horas 16 minutos y 30 segundos,  de corazón   se llena la vista, el vaso se  llena de  pulque, la pulquería se  llena de  gente y  la  gente se  llena  de nada, pero.

¿ Te llenaste  Bukowski con la puta que se llevó tus poemas?

¿Te llenaste cuándo  saliste a morir  y   tus imitadores  tomaron el  barco en el  naufragio de los días  que  corren como  caballos  salvajes  por las  montañas?

O la vida se  trata  de un trago  y una larguísima nota de  rechazo en estos tiempos de  escupirlo todo, en tanto o  mientras  tanto, el amor se  revuelca como un perro en el infierno, con mujeres y música de  cañerías.

Te  miré  rascarte  los sobacos  mientras observabas  al  cabrón junto  a la  barra  al que  lo que más  le  gusta  es  rascarse los huevos.  Entonces  escribiste una nota:

“Se busca  una mujer,  que  sea una maquina de  follar y  que  toque  el piano borracha”

Dulce viejo indecente, tengo que decirte que todos  queremos atravesar el fuego, que  todos  estamos  a solas con todo el mundo, que todos abrazamos  a  la  oscuridad  y   en secreto tenemos  un pájaro  azul.

Mira , Heinrich, Henry, Karl, Charles  o simplemente  Bukowski, el  realismo sucio del mundo se  incendia  como  la vieja Biblioteca pública  de Los Angeles. Termina tu curado, no  digas  nada, no  respondas, si no  te  sale  ardiendo,no lo hagas, sé  que  dirás:

No lo  intentes

Ne essayez pas

 Don´t  try.